La Inteligencia Artificial También En Los Videojuegos

Investigadores de la Universidad de Tubingen, en Alemania, han reprogramado el clásico juego Súper Mario Bros dotándolo con inteligencia artificial, lo que le permite al mítico fontanero escuchar, hablar, aprender y responder, una experiencia totalmente innovadora en la relación de los videojuegos y las emociones. Este novedoso proyecto compitió junto con otros ejemplares en la tradicional conferencia anual de la Asociación para el Avance de la Inteligencia Artificial (AAAI).

Si alguna vez soñamos con interactuar emocionalmente con los personajes de los videojuegos, ese momento ha llegado. Expertos de la Universidad de Tubingen en Alemania utilizaron la inteligencia artificial para recrear un nuevo Mario Bros. Este tipo de inteligencia es considerada un área multidisciplinaria que, a través de diversas ciencias como las de la computación, la lógica y la filosofía, estudia la creación de máquinas capaces de pensar.

El proyecto llamado "Mario Lives" dota a Mario de una capacidad de construir conocimiento basado en experiencias previas que le permite responder de forma apropiada a diversas situaciones, además, tiene sentimientos que le dan la motivación para explorar su mundo.

"Tomamos un clon del personaje que ha sido desarrollado por los demás y le dimos los conocimientos básicos para su comportamiento" indicó Martin Butz, jefe de modelado cognitivo de la Universidad de Tubinga y uno de los pioneros de la investigación. Por ejemplo, el mítico fontanero aprende que si salta en una moneda que desaparece, su número de recompensas aumenta y ya no tiene hambre. Por lo tanto, cada vez que tenga hambre buscará monedas.

Mario también aprende cómo formular esta experiencia en el habla. Explica el investigador que el personaje puede hablar por generación de voz, y puede comprender una frase, que luego pasa de regreso a su base de conocimientos. Originalmente, esta base es prácticamente vacía, pero al igual que el clon del personaje, interactúa con más objetos lo que le permite acumular reglas de conocimiento.

El usuario también puede modificar el estado de ánimo de Mario, afectando su nivel de felicidad, su espíritu aventurero o qué tanta hambre tiene. Esto cambia el modo de juego: Si se siente aventurero, va a recorrer todos los rincones de un nivel. Butz comenta: "Nuestra motivación era ilustrar lo que la ciencia cognitiva hace y si estos principios se pueden implementar y utilizar para generar agentes vivos autónomos, y capaz de comunicar esto". Por el momento el Mario con inteligencia artificial, es sólo un prototipo.

Fabian Schrodt, uno de los investigadores responsables de "Mario Lives" indicó que la inteligencia artificial funciona tan bien como un componente habitual de videojuegos, y agregó que la partes más interesante del proyecto es la capacidad de la inteligencia artificial para adaptarse e incorporar principios de psicología. Schrodt añadió que el equipo tiene previsto continuar el mismo proyecto pero con Luigi, el fiel fontanero amigo de Mario. El objetivo es dar a los dos personajes voces para que puedan comunicarse entre sí, compartir información y enseñarse unos a otros los conocimientos adquiridos.

El video del proyecto de los Investigadores de la Universidad de Tubingen fue subido a YouTube y en solo cuatro días obtuvo más de 200 mil visitas y era uno de los principales candidatos a llevarse el premio de la Asociación para el Avance de la Inteligencia Artificial, AAAI Video Competition 2015, un concurso de videos en el que universidades e institutos de todo el mundo mostraron sus trabajo y cuyo ganador es elegido por el público, votando por su video favorito. La ceremonia de premiación se llevó a cabo el 29 de enero en Texas, EE.UU., donde los autores de los vídeos premiados recibieron "Shakeys", trofeos que llevan el nombre del robot Shakey del SRI, un prototipo pionero en inteligencia artificial.

En esta novena edición, 18 videos se presentaron de los cuales 11 fueron nominados y 3 recibieron premios basados en la revisión de profesionales del sector y en los votos del público. Todos los ganadores recibieron sus Premios Shakey los cuales poseían gran semejanza con los premios Oscar.

Entre los 11 finalistas, se destacaron un robot que puede aprender a escribir como un niño, u otro ejemplar que realiza y aprende diversas tareas del hogar como limpiar vidrios, lavar platos, barrer, entre otras decenas de actividades. "Mario Lives" ganó el People's Choice Award, es decir el premio que surge de la votación del público que participa del evento.

La (AAAI), se fundó en 1979 por varios científicos que buscaban promover el uso responsable de este tipo de
inteligencia artificial. Desde 1980, la agrupación realiza la conferencia anual en distintas ciudades de EE.UU, donde se lleva a cabo la competencia, que estará auspiciada entre otras empresas por Microsoft, Yahoo, Google, y Disney.

Las principales actividades de la AAAI se basan en la organización y patrocinio de conferencias , simposios y talleres, la publicación de una revista trimestral, publicación de libros , actas y la concesión de subvenciones, becas, y otros honores .

Aunque muchos videojuegos actuales que se venden en el mercado usan distintas formas de inteligencia artificial, para que los personajes no sean monótonos y así hacerlos más impredecibles, la fórmula aún no está siendo explotada, pero Butz cree que podría serlo en el futuro: "Hasta ahora las compañías no se han interesado en dar distintas dinámicas a los juegos, pero tal vez este video de Mario Lives, sea un impulso para la industria".

Tema de debate

Sin embargo, el debate sobre los peligros de la inteligencia artificial continúa polarizando a los gurús de geeks. Bill Gates, cofundador de Microsoft, volvió a asegurar que el género humano debería estar preocupado por el avance de la tecnología, en particular de la inteligencia artificial, de esta manera el también magnate y filántropo reconoció que forma parte "del sector que está preocupado por la súper inteligencia".

"Al principio, las máquinas serán capaces de hacer un montón de trabajos para nosotros sin ser súper inteligentes. Eso puede resultar positivo si conseguimos gestionarlo bien", dijo Gates. "Décadas después, la inteligencia será tan fuerte que supondrá una amenaza", agregó.

Sin embargo, a pesar de lo que representa Gates para su empresa, incluso dentro de Microsoft hay oposición, al menos en lo que a visión del futuro se refiere. De esta manera, en la línea contraria a Gates, uno de los responsables de investigación de Microsoft, Eric Horvitz, afirmó que no considera la inteligencia artificial una amenaza. Horvitz, que recibió el premio AAAI Feigenbaum por sus avances en la materia, reconoció que existe preocupación por la proyección que a largo plazo puede tener la inteligencia artificial y una posible pérdida de su control, pero aseguró que no cree que "eso vaya a pasar".

La división en la que trabaja Horvitz es la responsable, entre otros avances, de Cortana, el asistente virtual de Microsoft. Además, la compañía con base en Redmond, Washington, trabaja en un agente personal que, en palabras de Gates, será capaz de "recodar cualquier cosa y ayudarte a encontrar cosas y a prestar atención a lo que le interesa al usuario".

Por lo tanto, las declaraciones del cofundador de Microsoft destacan sobre todo por su contradicción, principalmente porque bajo su ala da cabida a aquello de lo que se muestra receloso.

No sólo el cofundador de la compañía responsable de traer Windows al mundo se encuentra preocupado por los perjuicios que el avance de la tecnología artificial pueda traer a la humanidad.

El pasado año, Musk, cofundador de la empresa de comercio electrónico PayPal, así como de SpaceX y Tesla Motors, afirmó, durante una charla en el MIT Aeronautics and Astronautics Department's 2014 Centennial Symposium, que "con la inteligencia artificial estamos convocando al demonio". Así mismo, otros científicos han demostrado en los últimos meses un gran pesimismo a la tecnología futura como Stephen Hawking que hizo patente su inquietud sobre el tema.

Al respecto, el científico británico dio pie a la controversia luego de que dijera que en un futuro "las máquinas harán de los humanos seres redundantes". De esta manera, las declaraciones de Hawking sólo contribuyeron a avivar esta polémica relativamente reciente. Sin embargo, también hay quien dice que aunque los temores de Hawking no estén tan alejados de una realidad posible, lo cierto es que no están sustentados en las razones adecuadas.

Finalmente, sea cual sea el motivo de la desconfianza albergada por los grande especialistas en materia de ciencia y tecnología, lo cierto es que no hay una prueba tajante de que la humanidad peligre ante el avance de la inteligencia artificial. Al menos por ahora.


 

 

Fuente:www.hngn.com, www.newsweek.com y www.aaai.org

 

 


 
Banner
Banner
Banner