La Mayoría De Los Habitantes De Fortaleza Está En Contra De Legalizar El Juego

Mientras en el Senado brasileño se tramita el proyecto de ley que va a regular la explotación del popular Jogo do bicho, bingos, casinos y otras modalidades de juego, una encuesta de opinión en la ciudad de Fortaleza mostró que la mayoría (54 por ciento) de sus habitantes cree que la práctica debería seguir prohibida mientras el 37 por ciento dijo estar a favor.

Legalizar este tipo de juegos es una de las propuestas del gobierno de Michel Temer (PMBD) para reactivar la economía, sin embargo la reunión de la comisión del Desarrollo Económico del Senado, que debía analizar el proyecto de ley 186/2014 el miércoles pasado, fue cancelada.

Según la medición de O POVO/Datafolha, el 54 por ciento de los habitantes de la ciudad brasileña de Fortaleza están en contra de la liberación de los bingos y casinos, mientras el 37 por ciento dijo estar a favor y un 9 por ciento no tiene opinión al respecto.

Según la muestra, el rechazo a los juegos de azar es mayor entre las mujeres (57 por ciento), en el segmento de personas escolarizadas (58 por ciento) y con una renta mayor a dos salarios mínimos (57 por ciento). Por otra parte, el juego tiene más apoyo entre los hombres (42 por ciento), los jóvenes de entre 16 y 24 años (47 por ciento), entre las personas con educación superior (43 por ciento) y de la franja con una renta mayor a cinco salarios mínimos (45 por ciento).

Los posicionamientos en contra u a favor de los juegos de azar, parecen estar influenciados principalmente por conceptos cercanos a la superstición o al gusto personal, que a criterios más amplios. Muchas de las personas encuestadas, que dieron su opinión en contra de la legalización del juego, dijeron que aborrecen este tipo de prácticas debido a que genera un universo clandestino, corrupción y manipulación. Además, los contrarios argumentaron que la industria necesita de aquellos que les
gusta jugar para asegurar su sustento.

De un extremo al otro, están los que defienden la liberación de los juegos para permitir una supervisión eficaz. La mayoría de este segmento admite que apuestan por el juego do bicho y les gusta jugar al bingo, pero no excesivamente. Asimismo declaran que el gobierno debe legalizar el juego para aumentar los ingresos de las arcas públicas, ya que el juego clandestino no recoge ni un real. Resumiendo, el tópico más opinado por los que están a favor de la legalización es que es mejor para liberar y supervisarlo que quede clandestino y sin control.

Por otros lado, el jefe de Policía para la represión de los crímenes de los organizados (Delefaz) de la Policía Federal, Madson Vieira, señaló que la liberación de los juegos de azar requiere una organización del control del Estado. "Si se va a gravar, ¿cómo será las transacciones financieras de estas empresas?", Se preguntó. "No basta con soltar el juego para que la economía mejore y los crímenes dejen de producirse", recalcó.

En Brasil, el juego es un delito menor desde 1946. De acuerdo con la Constitución, los que se encuentren jugando juegos de azar, ya sea como un puntero o apostador, incurrirá en una multa de entre 2.000 y 200 mil reales. La policía federal reprime la explotación de máquinas tragamonedas y de video póquer, pero el control es difícil. "Las máquinas vienen en forma de placas, escondido de todos modos", dijo Madson Vieira. Según él, así como se va a fomentar la adicción, los juegos traen problemas como la evasión de impuestos y lavado de dinero.


 

 

Fuente:www.opovo.com.br

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner