El Efecto Chile También Impacta En Los Casinos

El festival de compras de los turistas argentinos en Chile durante la temporada estival, debido a la diferencia sustancial de precios, no sólo apuntó a electrodomésticos y ropa, sino también a gastos relacionados con hoteles y casinos, que según se informó aumentaron más de 14 por ciento. Según la Cámara Nacional de Comercio de Chile (CNC) cada argentino gastó entre 400 y 500 dólares, lo que significó un incremento real del 104 por ciento en 2016.

Pero mientras los turistas argentinos han gastado mucho más, los demás visitantes extranjeros en Chile desembolsaron un 3 por ciento menos que el periodo anterior. La diferencia de precios de los mismos productos de un lado y otro de la frontera, y la liberación de las restricciones cambiarias hizo que los visitantes argentinos gastaran en restaurantes del 13,8 por ciento más en el último trimestre del 2016 y apostaran un 14,9 por ciento más en los casinos chilenos.

Según el Servicio Nacional de Turismo (Sernatur) de este país, en 2016 fueron 2.900.709 los argentinos que llegaron a Chile. Eso significa la mitad de todos los turistas que llegaron al país trasandino durante el 2016. La cifra de enero último, 647.955, representa una suba del 45,9 por ciento respecto del mismo mes de 2016. En febrero también aumentaron y, de los 660.176 extranjeros que visitaron Chile, 424.030 eran argentinos.

En la región de Coquimbo, una de las más beneficiadas por el aluvión de compras de los turistas argentinos, se generó un 90 por ciento de reservas hoteleras, según cifras del Sernatur, tendencia que se espera se mantenga para las mini vacaciones de Semana Santa que se inician el 13 de abril.

La policía de Investigaciones de Chile (PDI) espera que al menos 2000 argentinos crucen el paso Agua Negra, con lo que se mantendría el récord histórico en el complejo fronterizo dependiente de la gobernación de Elqui. Sólo por este paso, 49.486 argentinos ingresaron a Chile esta temporada, en un total de 13.710 vehículos, lo que significó un 33 por ciento más que la temporada anterior, según explicó el gobernador de Elqui, Américo Giovine.

De esta manera, y en todos los lugares turísticos del país, el sector se está preparando para replicar, e incluso superar, las cifras de ocupación hotelera las cuales durante el verano llegaron a picos del 95 por ciento de ocupación en La Serena y en el Valle de Elqui, y con un promedio regional de un 84 por ciento durante los meses de enero y febrero, según datos de Sernatur.

En el feriado que pasó, por ejemplo, unas 35.000 personas decidieron cruzar la Cordillera, mientras que durante la temporada estival se registró un promedio diario de unos 2.000 autos particulares (entre 8.000 y 10.000 personas diarias), según las autoridades argentinas. Los números del Servicio Nacional de Turismo de Chile confirman esta tendencia para este año, con un promedio diario de 10.000 personas que ingresen a su territorio, lo que representaría un 30% más que el año pasado. Lo que no dejan de provocar malestar entre los viajeros es la demora en cruzar la frontera, que en promedio es de 3 a 5 horas, aunque se registraron casos en el verano de más de 10 horas de espera.

La afluencia de argentinos tuvo su impacto también en la industria del juego chilena que registró ingresos brutos por 56 millones de dólares durante el último diciembre, lo que implicó un aumento del 2.1 en los últimos 12 meses, con una variación del 0,8 por ciento mensual, en comparación con igual periodo del 2015, según datos publicados por la Superintendencia de Casinos de Juego. Las cifras dejaron un balance positivo durante la época estival para los casinos chilenos, sobre todo en las salas ubicadas en las ciudades en donde el caudal de turistas fue mayor, ya que en ellas los ingresos duplicaron la media nacional.

El caso más paradigmático es el del Casino Enjoy de
Coquimbo donde el flujo de visitantes aumentó un 50 por ciento durante la temporada de vacaciones e hizo que sus ingresos crecieran hasta un 37, 8 por ciento, con entradas por unos 5 millones de dólares durante los meses de enero y febrero. Esto no sólo de debió a las apuestas, sino además a las entradas al recinto por espectáculos. Asimismo, según información de la empresa, la ocupación hotelera se mantuvo al 100 por ciento durante toda la temporada. Para Roberto Mimica, gerente general de Enjoy Coquimbo, ha sido una muy buena temporada estival, en especial el mes de enero donde hubo un fuerte incremento del turismo desde Argentina.

Por su parte, voceros de Ovalle Casino & Resort, aseguraron que durante sus seis meses de operación se registró una constante evolución en las visitas del recinto, incluso durante los meses de verano, en donde los residentes de Ovalle son propensos a dejar la ciudad para irse de vacaciones. Desde la gerencia del resort se explicó que el complejo pudo posicionarse en sólo seis meses de operaciones, por lo que se puede considerar que el balance es positivo. Esto dio un resultado de un aumento de los ingresos entre diciembre y enero de 173 a 245 millones de pesos chilenos, lo que significa una suba del 42 por ciento.

La llegada de visitantes de Argentina, sobre todo de las provincias fronterizas de San Juan y Mendoza, fue masiva a Chile y significó un incremento del 120 por ciento en las visitas durante los meses de diciembre, enero y febrero. Incluso, no era de sorprender que durante los meses de verano la mayoría de las personas que se veían en la calle eran argentinos. Durante el mes de febrero la cantidad de huéspedes argentinos en los hoteles trasandinos se igualaron a los arribados durante todo el año anterior.

En controversia, los comerciantes mendocinos y de San juan está pasando por un muy mal memento debido a la baja de ventas minoristas por culpa del llamado "efecto Chile". Según las Federación Económica de Mendoza (FEM), en el último año cerraron 400 tiendas comerciales en la provincia. La FEM difundió información que cuenta que la mayoría de los negocios que abandonaron la actividad, pertenecían a los rubros de indumentaria, calzados y librería y papelería y se encontraban ubicados en el gran Mendoza. Por su lado, en San juan se está buscando que se redacte un proyecto de ley para ayudar, con la baja de impuestos, a los comercios fronterizos poder competir con Chile.

La diferencia de los precios, que en algunos casos alcanza un 60 por ciento más barato para el mismo producto en el lado chileno, hace que los turistas argentinos gasten menos en su paseo de compras y dediquen buena parte de su dinero al ocio y la recreación. De esta manera, y según datos suministrados por la entidad Turismo Chile, organización para promover al país en el mundo, los gastos de los turistas argentinos con tarjetas de crédito muestran que se gastaron más de 137 millones de dólares en hotelería, 78 millones en restaurantes y algo más de 218 mil dólares en apuestas y casinos, durante 2016. Se calcula que los gastos con tarjetas rondan el 80 por ciento del volumen total, por lo que el desembolso total es mayor y aún más en juegos y apuestas, rubro en el que por lo general se utiliza efectivo.

Los casi tres millones de argentinos que pasaron por Chile durante el 2016 hicieron cerca de 44, 5 millones de operaciones con tarjetas de crédito con un total de casi 1.712 millones de dólares en gastos de diferentes rubros.


 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner