Los Delitos Informáticos Nos Afectan a Todos

Los delitos informáticos resultan engorrosos para resolver, frustrantes para los damnificados directos, costosos para las entidades que los sufren y por sobre todas las cosas de una masividad sorprendente: El 65 por ciento de los usuarios de Internet los hemos sufrido de alguna manera. Esta es una alarma roja que debe estar encendida permanentemente en el tablero de comando de toda empresa que opere negocios por Internet y fundamentalmente los operadores de juegos y apuestas online. 

Resolver un delito informático puede llegar a ser frustrante: lleva aproximadamente 28 días y el costo promedio es de u$s 334, revela el informe del "Ciberdelito de Norton: El impacto humano", que mide el daño emocional que generan los ataques vía web en las personas.

El estudio demuestra que las reacciones más frecuentes de las víctimas son sentirse enojadas (58%), molestas (51%) y engañadas (40%), experiencias que vivieron dos tercios (65%) de los usuarios de Internet en el mundo (casi tres cuartos (73%) de los usuarios estadounidenses). La mayoría fue afectada por virus, fraude con tarjetas de crédito o robo de identidad aunque también se cuentan el acoso online, las estafas, la actividad de piratas informáticos y el phishing. 

 Si bien existe una alta conciencia de que algunos de estos delitos pueden sucederle a uno mismo (sólo el 3% piensa que no lo sucederá), menos de la mitad (el 44%) de los encuestados hace la denuncia del caso y casi el 80% no espera que los hackers sean llevados ante la justicia.Muchos de los afectados se culpan a sí mismos por caer en las trampas.

"Aceptamos el delito informático como si se tratase de un mal inevitable", dijo Joseph LaBrie, profesor de psicología en la Universidad de Loyola Marymount. "Es como ser estafado en un taller mecánico: si no sabes nada acerca de autos, uno no discute con el mecánico. La gente acepta la situación,
aunque se sienta mal", concluyó.

 "Los ciberdelincuentes se apropian de pequeñas cantidades para pasar inadvertidos, pero todo esto suma. Si no se informa sobre una pérdida, estamos ayudando al delincuente a que pase desapercibido", afirma Adam Palmer, asesor de Seguridad de Norton en el informe. La investigación fue realizada por la firma StrategyOne, en febrero de 2010, sobre una base de 7.066 adultos en 14 países, entre los que se encuentran Australia, Brasil, China, Francia, España, Reino Unido y los Estados Unidos. 

"No estaba preparado emocional ni económicamente porque nunca pensé que sería víctima de ese delito. Me sentí violado, como si alguien hubiera entrado a mi casa para adquirir esta información y como si mi familia hubiese estado expuesta a un acto delictivo", explicó Todd Vinson, víctima de ciberdelito en Chicago.

El estudio también admite que, a pesar de la amenaza que los usuarios de Internet pueden llegar a sentir al cargar sus datos en la Web o simplemente navegar de página en página, sólo la mitad de los adultos (51%) dice que cambiaría su comportamiento si llegara a ser víctima y que descargar una canción, disco o película sin pagar es legal. El 24% considera también legal espiar correos electrónicos o el historial de navegación de otra persona. Estados Unidos, China, Brasil y la India se encuentran entre las naciones más afectadas.


 

 


 

Comentarios  

 
+1 # José Antonio 26-09-2010 13:40
Me parece que los delitos informáticos son mas simples de lo que parecen, se que lo que propondré ahora no será muy popular pero cuando ejecutamos una maquina de spot en nuestro PC o un terminal de apuestas somos rsponsables de ante la ley del sitio en el que nos encontremos, así de sencillo, independienteme nte que el servidor este en Asia o en Las Vegas, el acto voluntario de juego se realiza en el cliente ya que es el que interactua con el usuario y es el usuario, el jugador el que debe marcar la ley a aplicar.

Esto responsabilizar en parte al jugador, pero salvando las distancias es lo mismo que comprar sustancias ilegales en Internet algo tendrá que decir el que las compra no solo el que las ofrece.
 
Banner
Banner
Banner