Títulos exitosos actuales como Grand Theft Auto Online, Battlefield 1, Rainbow Six Siege o League of Legends están pensados como un servicio que se actualiza constantemente con nuevo contenido, que es ofrecido al jugador de manera gratuita y/o de pago.

La empresa estadounidense Electronic Arts (EA) considera que la barrera que hay que elminar para que más público entre en el entretenimiento interactivo son las consolas en sí mismas y el precio de los juegos, que pasarían a pagarse como un servicio tal y como ocurre en otras industrias del entretenimiento como por ejemplo los servicios de Netflix y Spotify.

"Hemos estado construyendo una estructura desde una perspectiva de producto y de marketing así que podemos mover nuestra pizarra a nuevas plataformas, y podemos movernos con nuestros juegos a nuevas plataformas también", dijo Chris Evenden, vicepresidente de relaciones con los inversores de EA.

Evernden apuntó que la compañía lleva tiempo haciendo una transición hacia la nube desde 2015, fecha en la que algunos de sus juegos comenzaron a estar disponible en Comcast Xfinity, y menciona también apuestas como EA Access y Origin Access (servicios para Xbox One y PC respectivamente en los que se da acceso a un catálogo pagando una cuota mensual).

"Creo que es inevitable que el mundo del entretenimiento del videojuego se moverá en general de la misma manera que la música y el vídeo se han movido ya, en el sentido de que la gente ha cambiado un modelo de posesión a un modelo de acceso", explicó durante una conferencia en el Deustsche Bank Technology. Se refiere, en resumen, a que en ciertos sectores a la gente ya no le importa el "tener" (ya sea física o digitalmente) sino el "acceder" a ese entretenimiento. "Veran, eso en el videojuego, tal como lo han visto con Spotify y Netlix en otros negocios de los medios".

Reconoció sin embargo que hay una barrera importante que superar, como son los problemas de infraestructura. Su visión es imposible si no se cuenta con una conexión de banda ancha y fibra óptica a la altura de la necesidad. "La barrera de la infraestructura sigue ahí pero está reduciéndose muy rápidamente", aseguró Evenden. "Pensamos que en el próximo par de años, veran algunos grandes anuncios tecnológicos que demostrarán ser significativos comercialmente en los siguientes tres o cinco años".

El motivo principal de este cambio de modelo de negocio, es que más personas tengan acceso a los videojuegos, es decir, que no haga falta comprar un aparato de títulos caros, y aparte unos más económicos: "Ahora mismo, si quieres jugar a FIFA en los Estados Unidos, te costará 460 dólares. Tienes que comprar el juego, tienes que comprar la consola. En un mundo del streaming, podría ser U$S 9,99 al mes. Los detalles comerciales tienen que trabajarse aún, pero cualquiera que acabe siendo el número es mucho menos que 460 dólares. Eso expande el mercado porque lo único que se necesita físicamente es, literalmente, una televisión inteligente".

La compañía americana ya habló previamente de tratar a los juegos como un servicio, llegando a asegurar que para ellos es más importante la felicidad de los jugadores que las ventas. En el EA Play 2017 presentaron SEED, un equipo dentro de la empresa dedicado a investigar tecnologías como la Inteligencia Artificial para aplicarlas a los videojuegos.