Angelici, El Heredero De Macri

Dueño de varios bingos en el país, busca seguir los pasos del líder del Pro en Boca. Integra la mesa chica de Maricio Macri, el jefe de gobierno porteño. Su pelea con Rodríguez Larreta y Nicolás Caputo. Quiere llegar a reemplazar a Macri en la ciudad.

Ya no hay reunión de la mesa chica que realiza el jefe de gobierno porteño que no lo incluya. En silencio se fue ganando un lugar que envidia más de un funcionario de raza. Él no lo es, pero, con la paciencia de un jugador, le encontró el sabor a poder ejercer el rol de asesor permanente y subir o bajar a algún "muñeco" en un cargo público. El "Tano" ya es otra de las voces que escucha Mauricio Macri. Se trata de Daniel Angelici, el candidato del ingeniero a la presidencia de Boca, pero no sólo eso: es también el engranaje que utiliza el líder del Pro para resolver cuestiones vinculadas a su gestión. De a poco, los "vecinos", como dice su jefe, comenzarán a verlo y escucharlo cada vez más. Y no sólo por cuestiones vinculadas al club de sus amores, siempre y cuando logre ganar las elecciones presidenciales que se vienen en la institución, sino también por referencias al Gobierno de la Ciudad. 

 Daniel Angelici es oriundo de La Boca. Allí, siendo joven, comenzó su militancia en el radicalismo. Con el mismo entusiasmo se acercó a la política del club, hasta que afianzó una amistad con Macri, que lo llevó a ser tesorero de la entidad durante su gestión. Sin embargo, mientras cotizaban pases de jugadores, acercó a varios dirigentes del radicalismo a la plataforma del Pro. Una de sus reliquias más adoradas es una foto que posee, en su oficina, junto al extinto líder radical Raúl Ricardo Alfonsín, aunque hoy se encuentra en la vereda de enfrente del hijo que busca llegar al mismo sillón que utilizó su padre. 

Este hombre que aún no cumplió los 50 años se convirtió en empresario lúdico cuando acababa de cumplir los 18. Allí, tras vender un auto usado que recibió de su padre, puso los billetes en una sociedad que abrió una sala de juegos en la provincia de Buenos Aires. Fue el bingo de San Bernardo, una de las playas que solía frecuentar Angelici en épocas de vacaciones en su juventud, aunque no tuvo éxito en este emprendimiento (fue clausurado) y se mudó, con sus fichas, a San Clemente del Tuyú. Allí tuvo mejor suerte y comenzó una carrera jugosa que lo convirtió en uno de los empresarios del juego más importantes de la Argentina. Hoy administra bingos en Córdoba, casinos en Uspallata y Tupungato, ambas en Mendoza, también en Pergamino, y hasta armó una sociedad para la cría de caballos de carrera, los cuales ya vendió. Su compinche era Daniel Mautone, el principal referente de los casinos en las provincias de Entre Ríos y Santa Fe. Fue uno de los inversionistas del primer canal de cable dedicado exclusivamente a las apuestas (uno de sus socios fue Héctor Capaccioli) y tuvo como cara visible al conductor Gerardo Sofovich. Con ese impulso llegó al país la pasión por el póker. Todo este andamiaje lo catapultó a ser titular de la Cámara Argentina de Salas de Bingos y Anexos, cargo que ya dejó y donde lo reemplazó nada menos que su ex socio Mautone, un hombre que aportó dinero para el arribo a Showmatch del boxeador Mike Tyson y de la espectacular Pamela Anderson. 

Estando en el mundo de los tragamonedas y mesas de ruleta y cartas, tuvo varios choques con el ex funcionario Daniel Amoroso, un sindicalista que llegó a representar a los trabajadores del juego. Amoroso fue amigo de Macri, aunque se distanció, ya que optó, en este momento, por ser la pata sindical de Francisco de Narváez en la Capital Federal. También es candidato a legislador de la endeble alianza entre Alfonsín y el Colorado. Angelici, sin embargo, sólo tuvo buena relación, en su momento, con Amoroso. Fue el propio Amoroso, responsable de la campaña del candidato a gobernador por Udeso, quien en mayo pasado denunció que las empresas de Angelici "pagan en negro y no firman convenios colectivos de trabajo". El legislador aseguró a esta revista que "yo hablo desde 2005 para atrás y ya en esa época nunca pudimos firmar un convenio colectivo de trabajo. Siempre fue muy reacio a firmar y mejorar las condiciones laborales", expresó. 

El hombre de confianza de Mauricio se encuentra enfrentado, también, a la actual conducción de Aleara, el gremio de los trabajadores de juegos de azar, cuyo secretario general es Ariel Fassione. Hace unos meses, el sindicalista, alineado a la CGT Azul y Blanca que lidera el gastronómico Luis Barrionuevo, denunció, como su antecesor en el gremio, que hace casi siete años que mantiene una disputa legal por salarios bajos y debido a que Angelici en ninguno de sus bingos firmó un convenio colectivo de trabajo. "Siempre nos esquiva. A fines del año pasado tuvimos algunas discusiones, pero el tipo las pateó para marzo. Después no pasó nada", enfatizó Fassione a Veintitrés. Hasta se realizó una marcha en las casas de apuestas que el empresario posee en Ramallo y Pergamino para reclamar por mejores salarios. "Angelici no tiene límites", recalcó Fassione. Hoy, la disputa sigue firme. 

Sus relaciones con el poder siguen intactas. Desde la época en que era tesorero del club xeneize que Angelici es una persona escuchada por Macri. Y de a poco se sumó a influenciar en las decisiones importantes que toma el jefe de gobierno, lo que le costó, al mismo tiempo, la enemistad
de varios funcionarios y políticos. Uno de ellos es el jefe de gabinete Horacio Rodríguez Larreta, una cara importante en la mesa chica del Pro. Las diferencias llegaron, según contó a Veintitrés un dirigente del partido, hasta los insultos. El primer choque se dio cuando Macri avisó que desea colocar a algunos de sus referentes en el ámbito jurídico. El jefe de gobierno aspira a ubicar en el Tribunal Superior de Justicia (uno de sus puestos se encuentra vacante por el alejamiento del especialista Julio Maier) a un juez impulsado por el "Tano" Angelici. Obvio, Larreta se opone. Su ascenso también lo enfrentó con una de las patas peronistas del Pro, el legislador Cristian Ritondo. No sólo que ambos llegaron de vertientes diferentes, sino que también Angelici desea influenciar en algunos nombramientos. Habló con Macri para que eligiera a Oscar Moscariello como vicepresidente primero de la Legislatura, un espacio que desea su rival, Ritondo. Está claro que Larreta, quien logró opacar a la estrella ascendente del Pro, Gabriela Michetti, ahora lucha con el mismo objetivo contra Angelici. Ritondo y Larreta hablan seguido para que ninguno de los lugares más destacados llegue a las manos de aliados del zar del juego. Mientras tanto, Macri ya avisó que no habrá modificaciones importantes en el nuevo armado de su gabinete. Sin embargo, premió a uno de sus amigos con un nuevo ministerio, el de Modernización del Estado. Allí será nombrado Andrés Ibarra, un ex directivo de Socma y dirigente de Boca, quien mantiene una excelente relación el líder del Pro. También es uno de los que se sienta a la mesa chica del gobierno porteño. Ibarra y Macri se conocen desde hace más de veinte años. El futuro funcionario, también, tiene un fluido contacto con Angelici, ya que los dos fueron compinches en el andar del club durante la gestión del ingeniero en Boca. Toda esta movida hizo que un importante hombre como el empresario inmobiliario Nicolás Caputo, quien hasta el momento sigue funcionando como una especie de jefe de gabinete sin papeles, tuviera varios roces con Angelici. 

Larreta, en realidad, sospecha que el ingeniero quiera catapultar a Angelici a la presidencia boquense y que desde allí, en 2015, si los resultados lo acompañan, lanzarlo a discutir por un puesto a la candidatura a jefe de gobierno porteño. Está claro que Larreta no desea ceder ese privilegio, el cual ambiciona desde su paso por la Alianza. Y hasta algunos de sus asesores afirman en la intimidad que el bloqueo al hombre del juego podría hacer repensar su relación con Michetti. Así evitaría tener que lidiar con otro contrincante más (ya se habla también de la vicejefa de gobierno María Eugenia Vidal para dentro de cuatro años) en su futuro plan. Uno de los hombres de confianza del jefe de gabinete de la Capital Federal dijo a esta revista que "hasta ya se habló con el asesor Durán Barba para que moldee a Angelici". Esto es de cara a los comicios de Boca, pero también pensando en algún paso más adelante. 

Todos estos avatares no impiden que Angelici se dedique también a buscar el sillón más cómodo de la dirigencia del club de sus amores. Apenas supo que Macri iba a buscar la reelección en la ciudad, recibió el visto bueno para ir en la búsqueda de la presidencia. "Yo tomé una posición y voy a apoyar a Daniel Angelici", dijo Mauricio Macri con referencia a su voto cuando se lleven a cabo los comicios. Él fue su tesorero y renunció como integrante minoritario a la comisión directiva de la entidad cuando su actual titular, Jorge Amor Ameal, decidió, hace un año y medio, renovarle el contrato por tres años a Juan Román Riquelme. "Es una barbaridad pagar tanta plata", se quejó Angelici en aquel momento. Eran casi cinco millones de dólares por tres años de contrato. Macri, aquella vez, bajó línea para que sus seguidores no aprobaran la continuidad del talentoso volante. No tuvieron éxito. Pero el futbolista ya avisó que si Angelici gana las elecciones, "yo me voy de Boca". Un problema en puerta. 

"Lo que pasa ahora en el club es que hay una interna macrista. Se pelean entre ellos", afirmó a Veintitrés el dirigente opositor Claudio Giardino. Es que dentro del mismo espacio político del club también se encuentra un ex aliado del ingeniero, Orlando Salvestrini, mano derecha de Macri en Boca durante varios años. Allí llegó en 1995 por su relación con Franco Macri, ya que fue contador de Socma. Angelici y Salvestrini tampoco se llevan bien. 

El nombre de Angelici ya comenzó a aparecer en varios afiches desplegados por la ciudad donde se lo ve como candidato a presidente de la institución. "No cualquiera gasta una folletería carísima como los pasaportes que entregó en la República de La Boca en el partido contra Unión de Santa Fe y contrata a promotoras vestidas como si fueran comisarios de a bordo para repartirlos", añadió Giardino. 

Así, las cosas. El "Tano" sigue codeándose con el poder. De la mano de Macri llegó hasta Boca. Ahora es un influyente asesor del jefe de gobierno porteño. Quizás en su imaginación esté el recorrer un camino que su amigo ya transitó. Pasar de Boca a Bolívar 1. Cuatro años no son nada. O sí, depende lo que se haga.

 


 

 

Fuente:veintitres.elargentino.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner