Tarjetas De Crédito: Un Freno Para Los Apostadores Norteamericanos

A partir de la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos que dictaminó que los norteamericanos van a poder apostar en eventos deportivos, uno de los escollos que van a tener que sortear es el de las tarjetas de crédito. Los emisores más grandes del país aún no permiten que las personas puedan realizar apuestas deportivas en línea utilizando sus tarjetas de crédito.

Empresas como JPMorgan Chase & Co., Citigroup y American Express, emitieron diversos comunicados diciendo que todavía las tarjetas de crédito emitidas por ellos no están habilitadas para ser utilizadas en juegos de apuestas relacionados con el deporte. Mary Jane Rogers, portavoz de JPMorgan, dijo que la empresa que representa vigilará de cerca la evolución del fallo de la corte y van a considerar cualquier repercusión que ocurra a partir de que los Estados pongan en marcha sus propios procesos.

La verdad es que el mercado que está en juego es inmenso, porque los estadounidenses apuestan un estimado de 150 mil millones de dólares en el circuito ilegal de los juegos deportivos cada año, una cifra más que tentadora para los emisores de tarjetas de crédito que están buscando que sus clientes tengan gastos adicionales. Sin embargo, permitir que los titulares financien su hábito del juego con sus tarjetas de crédito podría crear problemas con prestamistas, lo que dejaría un hueco si el deudor no puede pagar.

Los sectores que respaldan las iniciativas de legalización del juego, quieren que los emisores de tarjetas permitan usarlas en apuestas. Según un informe de Bloomberg, durante mucho tiempo procesadores de pago como WorldPay y redes de pago como Visa y MasterCard, han estado trabajando para permitir transacciones de apuestas con tarjetas de crédito. Los expertos de Bloomberg señalan que ahora los bancos se están interiorizando sobre cómo pueden cambiar sus políticas a la luz de la sentencia de la Corte Suprema.

Joe Pappano, vicepresidente senior de WorldPay, dijo que ellos están trabajando con los esquemas de las tarjetas de crédito más conocidas y van a armar un equipo de especialistas para trabajar con los bancos emisores. "Los emisores tienen que modificar su sistema de toma de decisiones en tiempo real, tienen que actualizar sus políticas, tienen que sentirse seguros de que el cumplimiento, el marco y las protecciones de los consumidores van a existir", explicó.

Empresas como Visa y MasterCard comenzaron en 2015 haciendo cambios a sus llamados códigos de clasificación mercantil para las compañías de apuestas. Los casinos en línea con licencia, los lugares de carreras de caballos y las loterías estatales recibieron una serie de códigos para limitar la cantidad de dinero que se gaste en esas actividades a través de las tarjetas. Los analistas explican que los bancos podrían utilizar esos mismos códigos para limitar los gastos en juegos. De esta manera, si un consumidor tuviese un límite de crédito de 25 mil dólares en su tarjeta, el banco emisor podría restringir a, por ejemplo, 2000 el gasto en las entidades clasificadas como relacionadas con actividades de juegos de azar.

El vicepresidente de WorldPay argumentó que el tamaño del mercado de las apuestas deportivas hará que los emisores más reticentes se replanteen su postura, porque no van a querer estar al margen de semejante masa de dinero. Para él, los emisores no deberían perderse esta oportunidad, porque nunca antes la han tenido y si la pierden, luego va a ser muy difícil entrar en carrera.


 

 

Fuente:www.bloomberg.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner