La Tecno Dependencia Aumentó La Ludopatía En Jóvenes

La tecno dependencia hizo que la edad media de los ludópatas haya bajado a los 18 años, cuando antes de los dispositivos electrónicos la media se encontraba entre los 40 y 50 años, según afirma el doctor en psicología, máster en adicciones y profesor de la Universidad Católica de Valencia, Angel Turbi Pinazo, que explica los nuevos paradigmas del juego patológico en España y sus posibles causas.

De paso por Buenos Aires, Turbi Pinazo señaló que desde su interés por las tecno adicciones pudo darse cuenta que los mayores índices de ludopatía se iban corriendo desde los salones de juegos y las tragamonedas en los bares españoles, a los dispositivos móviles de los sectores más jóvenes.

El profesional -que fue responsable de programas de prevención y tratamiento de las Adicciones en Adolescentes y Jóvenes, al igual que psicólogo del equipo Técnico de menores y del equipo Psicosocial en Juzgados de Valencia- explicó que la trayectoria desde el jugador curioso hasta generar la adicción se da en principio debido a las apuestas deportivas.

"Empiezan por el tema del fútbol y entonces, apuestan a los partidos; los amigos quedan para ver un partido de fútbol por ejemplo y mientras tanto van apostando. Porque se apuesta a todo, cuántos goles mete cada uno, quién mete los goles, en qué minuto se meten, apuestan céntimos porque con un euro te puede tocar bastante", señaló, tras agregar que muchos jóvenes descargan las aplicaciones de apuestas y es ese el momento donde se originan los problemas.

"Lo que busca el jugador joven es la inmediatez. Un partido dura 90 minutos, y mientras tanto pueden apostar a lo que quieran; apuestan a otras ligas de fútbol, hasta la liga filipina por ejemplo. En cualquier parte del mundo hay algún deporte o partido de algo jugándose", apuntó.

Según indicó, la inmediatez es el trasfondo psicológico del jugador patológico que quiere resultados rápidos. "Entonces la gente empezó a apostar a la hípica; y eso que en España no hay tradición de caballos; es más, luego aún más rápido a los perros, a los galgos. El final es llegar a la ruleta online, donde la gente ya ha generado la adicción".

Los tutoriales que pululan en la red para explicar cómo deben actuar los apostadores deportivos para ganar, es para Turbi Pinazo otro de los problemas a solucionar. Señaló que estos tutoriales explican cómo se apuesta y cómo se logra una apuesta segura donde no se arriesga, pero por lo general las empresas bloquean los IP de los usuarios que utilizan estos conocimientos. Por este tema, "hay gente que compra cuentas, arregla por un porcentaje y así pueden seguir apostando un tiempo más. Ese ya sería como un profesional, por decirlo de alguna manera, pero llega un momento que se convierte en una adicción sobre todo por el gasto económico y por el tiempo que lleva", explicó.

Los ingresos que generan las apuestas y el juego online hacen, según explica el profesional, que el componente de la publicidad sea fundamental para el negocio. "Ahora se ha prohibido que personajes famosos deportistas publiciten el tema de las apuestas, se ha conseguido después de siete años, cuando ya los medios de comunicación se promocionan con las casas de apuestas e incluso también las grandes canchas de fútbol. Mi reflexión: ¿porque tanta publicidad en las casas de apuestas?. Porque hay mucha competencia y se promocionan más por la competencia entre marcas, no tanto
para captar solamente al cliente, sino porque si una no publicita ya no existe. Tienen que estar siempre presentes", afirmó.

El doctor en psicología aseguró que, respecto a las conductases adictivas, el tema de la tecnología llevó a que la ludopatía esté en el mismo rango que las adicciones químicas. Pero el problema es la asistencia de los jugadores patológicos ya que ellos muchas veces no quieren tratarse en los mismos lugares que se trata a los droga dependientes, no quieren estar en la misma sala de espera con una persona que consume cocaína.

Además, Turbi Pinazo explicó que hay un problema de accesibilidad no por falta de recursos, sino por la accesibilidad del ludópata y porque el tema de las apuestas deportivas a veces es imperceptible. "Las familias empiezan a detectarlo ahora pero se cubre muchísimo, se tarda mucho en descubrirlo, porque el problema de la apuesta es en cuanto al aspecto económico, que es un signo importante de la adicción. Al final, como ha perdido dinero, no apuesta para ganar sino que apuesta para recuperar lo perdido, la ludopatía engancha doblemente. Mientras la adicción química te engancha porque te gusta, con la ludopatía es que si le toca el premio se engancha porque quiere seguir ganando y si no le toca, se engancha porque quiere seguir jugando para recuperar el dinero perdido" aseguró y añadió que "es así como se va formando la bola de nievede mentiras y deudas".

La clave, explicó, son las campañas de prevención en el ámbito educativo, porque hoy los adolescentes empiezan a apostar a muy temprana edad, pero en la mayoría de los casos las campañas se reducen a adicciones químicas. "Se ha incorporado ya, y he sido el propulsor de la tecno adicción que creo que hay que trabajar ese tema, incluso ya hay programas de inclusión de las tecno adicciones, pero específicos del juego, no. Creo que ahora se empieza a nombrar porque la problemática se está visibilizando. Intento visibilizar el tema de las apuestas deportivas, pero no hay nada armado porque esto es nuevo. Creo que con las apuestas

deportivas el tema se les ha ido de las manos".

Para el profesional existe un doble discurso de las autoridades y las empresas con relación a lo que se debe hacer porque cualquier cosa puede atentar en contra de la fuente de ingresos. "Es una fuente de ingresos y de recaudación de millones y millones de euros al día. Creo que se ha regularizado mal, el Estado, por desconocimiento no lo supo regular y ahora estamos viendo que hemos llegado tarde. Creo que desde las escuelas y en las familias se tiene que hablar de esto porque no son conscientes de que muchas veces los chicos quieren dinero fácil y esa es la variable del problema. Un chico de 14 años con 200 euros es rico y esa adicción al dinero está haciendo de gancho haciéndoles creer que es fácil conseguirlo", subrayó.


 

 


 
Banner
Banner
Banner