La "Emperatriz" Narco Y El Falso Haras En La Argentina

Murió en Sinaloa por una sobredosis. Señalada como jefa de los custodios de “El Chapo” Guzmán, aparece ligada a la cría de caballos de polo en Argentina. La historia (más o menos oficial) de Claudia Berenice Ochoa Félix dice que nació el 29 de julio de 1987 en Sinaola, México, en una familia de clase media. Cuentan que estudió enfermería, trabajó un corto tiempo como promotora y su vida comenzó a cambiar cuando, muy joven, se casó y tuvo tres hijos con un narco local conocido como "El Chavo" Félix.

A partir de allí todo parece de telenovela. Sus viajes de lujo por el mundo, sus fotos con ametralladoras o fusiles AK-47 de colores, sus supuestos amores con narcotraficantes cada vez más pesados y su horrible muerte por sobredosis hace poco dos meses en la cama de una casa ajena. Todo fue repetido con detalle y viralizado hasta el cansancio por las redes sociales.

En las redes se la conocía por dos apodos. Algunos la llamaban "La Kim Kardashian de Sinaloa", por su parecido con la millonaria mediática estadounidense. Otros la reverenciaban como "La Emperatriz de los Ántrax" porque en México se daba por cierto que había heredado el control del brazo armado del cartel de Sinaloa (Los Ántrax) luego de la detención de su líder, José Rodrigo Aréchiga Gamboa, ("El Chino Ántrax"), que era su novio.

Ella siempre negó sus vínculos con el narcotráfico y hasta desconoció sus perfiles en redes. Pero nadie le creyó y su fama fue creciendo.

Lo único que le faltaba a la trayectoria de la voluptuosa y sobreproducida mexicana era un capítulo argentino. Y de hecho éste existe, aunque lo que pueda haber de verdad en la siguiente historia todavía no está claro.

La primera noticia que relacionó a Ochoa Félix con negocios en nuestro país se tuvo en 2017 y derivó en la apertura de una causa en la Justicia Federal de Campana. Por entonces nada se hizo público. Su nombre recién comenzó a resonar hace unos días cuando se la conectó con el entorno de Leonardo Fernández (el mago "Alex"), asesinado junto a su novia en un hecho con características narco.

Ese caso policial removió el antiguo dato de que "La Emperatriz" había vivido al menos tres años en Argentina. Y no sólo eso. El rumor tuvo detalles como que se movía con seis guardas armados, contaba con un avión a su disposición en el aeródromo de San Fernando y había anotado a sus hijos en un colegio de Nordelta, donde vivía a todo lujo.

Todo muy colorido y a tono con el personaje al que se le atribuyó también la propiedad de un haras para la cría de caballos de polo, un megaemprendimiento ecuestre ubicado en la localidad bonaerense de San Vicente.

De todos los rumores, este es el único que por lo menos dejó un indicio escrito: un folleto de 2017 en el que la mexicana aparece como vicepresidenta del supuesto "Haras La Guadalupe" y en el que su hermano- Sergio Ochoa- figura como director general. El material fue distribuido por un empresario argentino, supuesta cabeza del emprendimiento, como un gancho para conseguir inversores.

Dinero no consiguió -sus cuentas están en rojo-, pero el sólo nombre de Claudia Berenice Ochoa Félix como inversora en un emprendimiento bonaerense logró abrir una investigación formal en la que intervino primero la Policía Bonaerense y luego la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal.

La causa número 11.019 se inició en 2017 en el Juzgado Federal de Campana a cargo de Adrián González Charvay.
Partió de un dato de la Bonaerense, pero la encargada de chequearlo fue la Federal. Y lo que se encontraron los investigadores tuvo más que ver con una rocambolesca estafa que con la penetración del cartel de Sinaloa en la Argentina.

Muy top, muy raro

"Haras La Guadalupe cuenta con un establecimiento de 1.750 hectáreas en la localidad de San Vicente, provincia de Buenos Aires, República Argentina. Dedicado muy especialmente a la cría de caballos de Polo Argentino", explica el folleto en el que Ochoa Félix aparece como autoridad del haras y que fue adjuntado al expediente de González Charvay.

"Haras la Guadalupe está presente en los seis equipos clasificados a la Triple Corona 2017. Y se prevé que más de 80 caballos jugarán la Triple Corona 2018", sostiene el folleto. En él se asegura que el lugar cuenta con un staff de 25 veterinarios tiempo completo, detalle que dos expertos del mundo del polo consultados por Clarín calificaron de "totalmente increíble".

"Investigamos y no encontramos una sola cosa cierta. Todo era mentira: los nombres de los veterinarios responsables remiten a personas que no existen. Ochoa Félix nunca vino a la Argentina, o al menos no lo hizo con su nombre. Además, el único haras La Guadalupe es uno que está en Neuquén y es propiedad de un matrimonio que no tiene nada que ver con esta gente", explicaron fuentes policiales.

En este punto, los policías coincidieron con los especialistas en polo consultados para esta nota: el folleto del supuesto "Haras La Guadalupe" -que nadie en el ambiente conoce- está lleno de mentiras o medias verdades, incluyendo la inversión de nada menos que 50 millones de dólares para el armado de un segundo establecimiento en la provincia de Salta.

"Nuestra empresa está en vías de desarrollo de un nuevo establecimiento modelo en la provincia de Salta para la cría de caballos. Venta y exportación. Único en Sudamérica por su desarrollo genético y tecnológico de ultima generación", promete el folleto.

Para los investigadores, si el haras era falso, seguramente la participación de Claudia Berenice Ochoa Félix en el negocio también lo haya sido. En 2017, cuando se investigó el dato, no se pudo chequear ni descartar.

La mañana del pasado 14 de septiembre, la mexicana apareció muerta en el interior de una casa en un condominio de Culiacán, capital de estado de Sinaloa, epicentro del poder del cartel fundado por el capo mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán.

La autopsia determinó que se había ahogado con su propio vómito producto de una sobredosis de alcohol y drogas.

Ya no es posible que ella brinde explicaciones sobre el haras que se le atribuye en la Argentina. Pero en el emprendimiento sí aparece como máximo responsable un "empresario" argentino bastante conocido. Tal vez sea cuestión de preguntarle.


 

 

Fuente:www.clarin.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner