Las Casas De Apuestas Ya Patrocinan Al 65% De Los Clubes Brasileños

Al promulgar una Medida Provisional creada para alterar la distribución de los fondos federales de lotería, el entonces presidente brasileño, Michel Temer, permitió que las apuestas deportivas ya no estuvieran prohibidas en Brasil. Hoy se prevé que su regulación demore algunos meses más, esperando un intenso debate en el Congreso, pero ya está marcando algunas señales en el mercado de patrocinio deportivo.

Una encuesta realizada por Ibope Repucom, muestra que en todo el Brasileirão 13 de los 20 clubes de la Serie A fueron patrocinados por ocho casas de apuestas, aunque todavía la actividad no esté regulada. A pesar de esto, este sector ya es el sexto más grande en número de marcas en el patrocinio de camisetas deportivas, detrás de los servicios de salud (9), alimentos (16), construcción (16) y servicios financieros (23), como así también de proveedores de equipos deportivos.

Además, nunca tantas marcas estuvieron presentes en los uniformes de los veinte clubes de la Serie A. En el transcurso del año, 155 patrocinadores diferentes estuvieron en la ropa de los jugadores, un aumento del 30 por ciento respecto al año anterior cuando se exhibieron 111 marcas. Esto significa que, en promedio, cada club anunció siete marcas diferentes durante el último torneo.

Para el director ejecutivo de Ibope Repucom, José Colagrossi, el 2019 fue uno de evolución y nuevas tendencias. Para él, este año será recordado como el del crecimiento, noticias y tendencias interesantes en el patrocinio deportivo en Brasil. El vacío generado por la partida de la Caixa en el fútbol brasileño finalmente dio paso a nuevos participantes, como bancos digitales, sitios de apuestas deportivas y nuevas marcas que aprovecharon el mercado del deporte y aparecieron en las camisetas de muchos clubes por primera vez.

En 2017, la Caixa Econômica Federal tuvo 39 promociones diferentes durante todo el año en todos los equipos de la Serie A. En 2018, ese número cayó a 32, pero mantuvo al banco estatal como el mayor patrocinador del fútbol brasileño, pero al llegar al gobierno Jair Bolsonaro, el ejecutivo determinó que no se renovaría ningún contrato de entidades estatales con los equipos de fútbol.

Este vacío fue ocupado principalmente por el sector financiero, especialmente los bancos digitales. Hubo 23 marcas financieras que anunciaron en los clubes brasileños
de la Serie A en 2019, en comparación con las 12 del año pasado. De los 20 clubes, ocho tienen bancos digitales como patrocinadores principales y otros tres tienen acuerdos con otras compañías del sector financiero. Con la salida de Caixa también se desplomó la inversión de las empresas públicas en el fútbol. Solamente Banrisul, el Banco del Estado de Río Grande del Sur, sigue patrocinando a dos equipos, Inter y Gremio.

Pero el horizonte no parece estar tan claro para todo. Según Duda Lopes, analista del mercado deportivo brasileño, la presencia masiva de la Caixa en el fútbol no fue saludable para el desarrollo de los patrocinios deportivos. La compañía estatal infló valores, dominó la mayoría de los equipos y prácticamente expulsó nuevas marcas en el segmento. Para él, el estudio publicado por Ibope Repucom muestra que la salida del estado generó buenas noticias, pero dejó al descubierto una alta y peligrosa rotación.

Lopes señala que sin la participación de la Caixa, los proyectos publicitarios más comunes son de pocos meses o periodos puntuales y sin una planificación de activación que vaya más allá de la exposición, por lo que advierte que estas inversiones son inocuas y que socavan el desarrollo del mercado. También explica que el número de empresas interesadas en invertir en equipos de fútbol es limitado y que con el formato actual puede perder interés en el mediano plazo.

El analista explica que, aunque exista una algarabía inicial y una gran expectativa con la apertura de las apuestas deportivas en el segmento de los patrocinios, sin un cambio en la estrategia de inversión deportiva el negocio no será sustentable. Mientras estuvo presente la Caixa, señala, el desarrollo de los clubes de fútbol estaba de alguna manera garantizado. Con el nuevo paradigma los clubes tendrán que construir mejores proyectos comerciales con las empresas y no simplemente darle un espacio en el uniforme. De no ser así, los próximos años serán de ajuste para el mercado del deporte, explica.


 

 

Fuente:olharolimpico.blogosfera.uol.com.br y maquinadoesporte.uol.com.br

 

 


 
Banner
Banner
Banner