Sin Partidos Ni Ingresos Por Transmisión, La Pandemia Golpea Al Deporte

La pandemia de coronavirus ha llevado a una emergencia de salud pública global, que a su vez afectó el calendario deportivo. El valor global de la industria del deporte aparecía como ascendente antes del Covid-19. En el 2018 se estimó en 471,000 millones de dólares, un aumento de 45% desde el 2011. Sin embargo, ahora el futuro de la actividad es imprevisible.

Cada parte de la cadena de valor deportivo fue afectado, comenzando por las tres fuentes de ingresos principales para las ligas deportivas: transmisión (venta de derechos de medios), comercial (asociaciones de patrocinio y publicidad) e ingresos del día del partido (venta de boletos y hospitalidad).

Las ligas deportivas profesionales son análogas a las compañías de entretenimiento. Los equipos tienen sus propias identidades, empleados y bases de fans, pero las ligas establecen el calendario de programación general (las reglas del juego y la lista de partidos). Todos los deportes principales dependen de los ingresos por transmisión, como lo demuestran los datos de ingresos de las ligas más grandes de los últimos cinco años. El valor global de los derechos de transmisión de los medios deportivos es de alrededor de 50,000 millones, pero 60% corresponde sólo a 10 ligas deportivas.

Cada deporte monetiza de manera diferente, pero el principio general es que el organizador distribuya sus ingresos totales entre sus clubes participantes, aunque los clubes puedan generar sus propios ingresos, compitiendo en otros torneos, firmando sus propios acuerdos de patrocinio. Pero fundamentalmente el éxito financiero de cualquier club individual depende de su participación en una Liga global. El poder colectivo de estas ligas para vender los derechos de transmisión ha sido un negocio rentable. Por ejemplo, el actual acuerdo televisivo de la NBA tiene un valor de 24,000 millones de dólares durante nueve años. La Premier League inglesa acordó un nuevo contrato el año pasado equivalente a 12,000 millones durante tres años. La MLB tiene un acuerdo de medios por siete años con un valor de más de 5,000 millones.

Estos acuerdos se debilitarían al aumentar el consumo de medios en línea. El cierre temporal hace que las ligas no cumplan sus compromisos con radiodifusores, lo que limitaría su distribución de ingresos a los clubes. El impacto en la industria es inevitable. Sin juegos no hay ofertas de televisión ni ingresos por día de partido, y sin ingresos no hay clubes.

En respuesta a la crisis, emisoras deportivas como ESPN y
Fox Sports están mostrando juegos clásicos, contenido archivado, documentales, deportes electrónicos en un intento por mantener a los consumidores. La NFL abrió sus juegos desde el 2009 en su canal Game Pass, estrategia que aumentó 500 veces las suscripciones diarias al servicio.

Mark Tatum, comisionado adjunto y director de Operaciones de la NBA, describió la estrategia de la Liga a través de una competencia NBA 2K, una forma de juego de deportes electrónicos. La NBA y Turner Sports eliminaron el pago por suscripción de transmisión conjunta, League Pass. MLB ofrece su archivo de juegos gratis en MLB.TV y YouTube.

Los organismos deportivos y los socios de la red de televisión discuten para encontrar soluciones mutuas a las cláusulas de fuerza mayor que funcionan para ambas partes. Las ligas pagan una compensación a los radiodifusores, otorgándoles derechos adicionales y extendiendo acuerdos. Algunas asociaciones deportivas ya se ven afectadas por las deficiencias.

Los equipos universitarios de baloncesto masculino anunciaron una caída de ingresos de más de 50%, y los clubes de la Premier League se preparan para perder entre 60 y 150 millones de dólares.

La pandemia del coronavirus destaca cuán dependiente es este modelo de la transmisión de TV y audiencias en vivo. Para la industria del deporte, el efecto probable es que las ligas recurrirán cada vez más a sus servicios internos para vender contenido, así como llegar a acuerdos con otros jugadores digitales.

La crisis del coronavirus deja al descubierto la dependencia de las ligas deportivas a los organismos de radiodifusión en los ingresos por publicidad y muestra la necesidad de explorar flujos de ingresos más diversos, que podrían incluir modelos de monetización en vivo, como la audiencia gamificada (por ejemplo, pagos en vivo por artículos digitales, nuevos ángulos de cámara, comentarios de fanáticos y análisis estadístico) y juegos de azar.

La ausencia de deporte real presenta una oportunidad para que las tecnologías virtuales crezcan. Algunas ligas deportivas en el mundo ya están utilizando los deportes electrónicos para mantener el interés y el sentido de competencia.


 

 

Fuente:www.eleconomista.com.mx

 

 


 
Banner
Banner
Banner