El Poder De Los Clanes Mafiosos En El Juego

Los ingresos que percibió el Estado italiano producidos por el sector del juego y apuestas legales alcanzaron los 8 mil millones de euros, sin embargo, las autoridades no llegaron a estimar la cantidad que se llevan las organizaciones mafiosas, que operan los juegos y tragamonedas ilegales desde Milán a Bari. Mientras que en un informe de la Dirección Nacional Antimafia (DNA) se admitió que no se puede hacer una estimación razonable, se calcula que las ganancias del juego ilegal en el 2011, fueron de 23 mil millones de euros, que representan un 13 % del total de los ingresos de la economía de los clanes mafiosos.

Las cifras, sin embargo, parecen cambiar cada día, y en la región Puglia, a pesar de las investigaciones de los fiscales y de los procuradores antimafia, que en los últimos años desmantelaron organizaciones criminales y confiscaron empresas ficticias conectadas, el fenómeno del juego ilegal sigue en auge. El último caso se produjo días atrás en la ciudad de Bríndisi, y fue una voz de alarma sobre la dimensión actual internacional del sistema, como denunciado en la última conferencia internacional de la Interpol, celebrada en Roma el pasado mes de enero.

De acuerdo con las últimas investigaciones de la DNA de Lecce y Bari, el mapa del negocio del juego ilegal se extiende desde Albania a Asia, pasando por casi todo el este europeo. La investigación "Fast" (sobre la empresa Fast Line de Brindisi, en situación casi de quiebra), es una de las tantas operaciones de investigación por parte del poder judicial de Puglia. Según los procuradores Alessio Coccioli y Nicolangelo Ghizzardi, la empresa sería propiedad de Albino Prudentino, de 62 años, de Ostuni, integrante del clan mafioso de la Sacra Corona Unita (SCU), ya arrestado en 2010 como parte de la "Operación Calypso" dirigida conjuntamente por la policía italiana, la de Albania y el servicio de cooperación internacional del Ministerio del Interior.

En la región belga de Valona, antes de ser detenido, Albino estaba a punto de abrir un casino, que según los investigadores, le servía para reinvertir el dinero embolsado por la venta de cigarrillos de contrabando, bajo mandato de los jefes de un clan mafioso de una localidad de Bríndisi.

Según las investigaciones de la Dirección Distritual Antimafia (DDA) de Lecce, iniciadas en noviembre de 2010 sobre la base de las revelaciones de un mafioso arrepentido, la empresa opera en el sector del juego, pero sin la licencia del ente regulador (AAMS), bajo el nombre de un testaferro de Prudentino.

De acuerdo a la reconstrucción de los hechos, la policía fiscal descubrió cambios en los registros contables, facturas falsas por transacciones existentes, desvío de activos, patrocinios al equipo de fútbol local para lograr estabilizarse en el territorio, y el consentimiento y apoyo de empresas y profesionales.

Se incautaron bienes familiares de Prudentino por 3,6 millones de euros y se procedió a un embargo preventivo por otros 15 millones de euros en acciones y activos de las empresas Royal Apuestas Srl y Royal 88, dedicadas al sector de las apuestas, juegos online y distribución de máquinas de video póker, que cuentan con la debida autorización, pero que se consideran "en posición de complicidad con el clan de la SCU, después de haber facilitado actividades empresariales" en relación con el mafioso. Asimismo, una de estas empresas estaría en contacto con personajes en Calabria, para aumentar los ingresos con otras salas de juego.

Según la acusación, la sociedad Scommettendo Srl, con sede en Ceglie Messapica, Bríndisi, con unos mil centros de apuestas afiliados desde Venecia hasta Trapani, y con una facturación de alrededor de 300 millones de euros, habría obtenido de la sociedad Fast Line facturas por operaciones inexistentes por 600.000 euros, emitidas para reducir la deuda en los documentos presentados ante la Corte.

El Tribunal ante el pedido de quiebra habría salvado a la empresa sobre la base de documentación que se considera falsa y preparada por dos profesionales; un abogado y un ex
candidato a intendente del partido Forza Italia en 2002, que habrían confirmado la "regularidad" de los documentos.

Lo sucedido en Brindisi, rememoró las conclusiones a las cuales las autoridades llegaron luego de las investigaciones en Bari en diciembre de 2010. El entonces presidente de la Comisión Parlamentaria Antimafia, Beppe Pisanu, dijo que el nuevo "core business" de los clanes mafiosos eran los clubs de fútbol y el reciclaje de dinero conectado al juego legal e ilegal. "Sustancialmente nuevo, pero no menos exitoso - dijo el ex senador en esos días-, es el interés de los clanes en el sector de las apuestas en línea en los eventos deportivos, evidentemente funcional para la actividad de reciclaje de los grandes flujos de dinero sucio, derivados de la actividad del narcotráfico".

Los intereses de los investigadores se incrementaron especialmente en la comarca del Salento, en el extremo sur de la península, a medidad que la fiebre del juego aumentaba. En los informes del Tribunal de Apelaciones de Salento durante la inauguración de los últimos años judiciales, se hace hincapié en la operación "Poker 2" coordinada en 2008 por la DDA Local, que descubrió en Italia una supuesta asociación criminal con sede en Innsbruck, Austria, y que en el plano legal llevará a juicio a 31 personas. 500 agencias estarían afiliadas al bookmaker GoldBet Sportwetten GmbH, desprovisto de las correspondientes licencias y permisos.

En Lecce, según los magistrados antimafia, alrededor de 50 locales de apuestas serían propiedad de un integrante del clan de Monteroni Tornese (cercano a la SCU), cuyos activos fueron preventivamente confiscados por un valor de 4,3 millones de euros.

En el plano fiscal, sin embargo, la investigación continúa ya que la empresa Goldbet "debe ser considerada, a efectos fiscales, como residente en Italia y fraudulentamente trasladada a Austria para escapar de las leyes italianas, que impiden la recogida de apuestas sin los permisos necesarios". Se estima un monto de negocios por un total de más de 233 millones de euros.

En la ciudad de Bari, el sector del juego y las apuestas ligado a los clanes mafiosos parece no tener límites. De acuerdo con el informe anual 2012, sobre la investigación por el amaño de los partidos de fútbol denominado "calcioscommesse", el fiscal de Bari dijo que "se ha delineado la existencia de una organización criminal, en la cual confluyen sujetos eslovenos y húngaros, que opera en todo el mundo, dirigida de una cúpula asiática -a cuyo vértice se encuentra un personaje (Eng Tan Seet, alias Dan) en Singapur, capaz de manipular partidos en Italia, Finlandia, Alemania, y otras partes del mundo, y que además efectúa apuestas de elevadisimo importe, a través de agencias ilegales y equipos bancarios sombríos".

Desde junio del 2011 los procuradores de Bari estarían investigando conexiones entre los gestores de locales de apuestas y figuras relacionadas con el clan mafioso Parisi, cuya actividad ya en 2009 terminó bajo la lente de la DDA en la operación "Domino", que entre otras cosas, teorizó un enlace con las agencias de juego en Londres.

El escenario hoy en día permanece igual. Sólo en el último mes, en toda la provincia de Bari, la Policía Financiera detuvo a 91 personas y secuestró 46 centros de juego, dinero en efectivo y material electrónico, con sanciones administrativas por 3,6 millones de euros.

 


 

 

Fuente:www.linkiesta.it

 

 


 
Banner
Banner
Banner