El Caballo Argentino Falabella, En FarmVille

La raza equina creada en Argentina aparece en FarmVille, uno de los  juegos más populares de Facebook que tiene millones de jugadores en todo el mundo. Ahí, en el contexto de una granja bucólica, de pronto entran a jugar estos caballos de miniatura, reconocidos a nivel mundial, que algunos compran como mascotas por su tamaño, docilidad e inteligencia. 

FarmVille es un juego en tiempo real, desarrollado por Zynga. Está disponible en Facebook y es uno de los juegos más populares de la red social. Permite a los miembros de Facebook manejar una granja virtual: plantar, criar y cosechar cultivos, árboles y animales domésticos y de fantasía. Llegado a cierto nivel, figura un pequeño libro donde se describe al "potro Falabella". Una opción dada al jugador, es "fabricar mantas para caballitos bordadas para abrigar al potro".

El hecho de que estos caballitos aparezcan en una granja recreada por un juego del que participan jugadores de todo el mundo no parece fuera de contexto, ya que el caballo Falabella es reconocido internacionalmente como una raza exótica con gran capacidad de adaptación a diferentes contextos y condiciones geográficas.

Características

Aunque por su tamaño puedan parecer ponis, realmente no lo son: son caballos en miniatura. Originarios de Argentina, estos caballos poseen idénticas cualidades que los caballos normales. Estos caballos pueden usarse para enganche, aunque generalmente se usan como mascotas.

La altura de cruz oscila entre los 70 y los 85 centímetros. Posee un cuerpo pequeño, pero compacto, con unas extremidades delgadas y débiles. Su cuello, ancho y corto, tampoco tiene demasiada fuerza. El peso que pueden alcanzar estos caballos ronda los 70-80 kilos.

Existe una amplia gama de colores de pelajes en la raza Falabella. Los más comunes que solemos encontrar son los caballos Zainos, aunque también los hay pintos, bayos y alazanes. La crin de este caballo está tremendamente poblada.

El origen del Falabella, según el portal Caballos y opinión, está unido a los orígenes del caballo en América Latina. Existe la tesis de que la génesis de este animal procede del poni de Shetland (una de las razas más pequeñas que existen, originario de las islas Shetland, situadas al noroeste de Escocia, de coloración diversa: pardos, marrón claro, blanco y negro, etc.). De cualquier forma, esta raza toma el nombre de la familia Falabella, cuyos miembros fueron quienes desarrollaron la cría de estos animales.

Esta familia logró tener una manada bien estructurada de caballos después de varios años de experimentar y criar con cuidado. Lograron mantener las proporciones y rasgos de los primeros caballos adquiridos. Estos pequeños caballos tienen todas las características y atributos de sus relativos grandes. Es decir, no son ponis, son caballos miniatura. El trabajo no fue fácil.

Los Falabella procuraron mejorar la clase y refinar la forma del caballo. Con el fin de lograr estos objetivos, Falabella introdujo especímenes de criadores europeos, pequeños Pura Sangre Inglés, ponis galeses, Shetlands, pequeños
caballos de Europa Oriental y criollos. Las generaciones sucesivas de la familia Falabella consiguieron caballos muy pequeños, considerablemente más armoniosos en la forma que sus precursores, y redujeron la altura al estándar presente de menos de 30 pulgadas (alrededor de 76 centímetros).

Después de 1940, Julio César Falabella comenzó un registro de nacimiento y detalles genealógicos para algunos de sus caballos. Debido a su notable memoria y a algunos antiguos datos que se le facilitaron, fue capaz de lograr genealogías hasta veinte años atrás aproximadamente. Este primer registro, no siempre metódico, ha sido sistematizado a mediados de los años sesenta, usando técnicas clásicas genealógicas.

Ya desde principio de los años 50, cuando la clase comenzó a extenderse internacionalmente, hasta el presente, soberanos, personalidades internacionales y criadores de caballos han mostrado un gran interés por el Falabella.

Un caballo muy 'cool'

Parece que en algún momento entre las décadas de los 70 y los 80, tener un caballo Falabella era "lo más in", incluso algunas personas lo paseaba por las aceras céntricas de Buenos Aires y Mar del Plata, como si fueran perros. Pero, ¿por qué? Es un animal creado para ser doméstico, o sea: un caballo en miniatura doméstico.

Incluso, se sabe que algunos llegaron a la casa de los Kennedy y se ha hecho crecer la leyenda de que varios vivieron en la Casa Blanca, en Washington. El Falabella más pequeño que se conoce fue una yegua que sólo medía 51 centímetros y pesaba 13 kilos. 

Se utilizan para exhibición debido a su gran inteligencia para aprender rutinas o para tirar de pequeños vehículos. En cambio, no son útiles como caballos de silla. 

Radiografía del Falabella

Es uno de los caballos más pequeños del mundo, de gran compañía y muy eficaz por lo cariñoso e inteligente. Este caballo posee todos los rasgos y atributos de sus parientes más altos. Algunos veterinarios encontraron evidencias de que el Falabella solamente tiene diecisiete vértebras torácicas, en lugar de dieciocho como la gran mayoría de los caballos. Asimismo, muchas de sus características son muy similares a las de los caballos Árabes o los Morgan.

Esta raza es longeva, vive entre 40 y 45 años. Son animales gentiles y dóciles. Les encanta ser acariciados, caminar con su cabezal, y hasta pueden llevar pequeños carruajes con niños. Sus aires son espontáneos y muy enérgicos. Tienen algunos rasgos únicos, en primer lugar, poseen un gen dominante de enanismo, lo que significa que, incluso cuando se cruzan con otros animales de mayor alzada, los potrillos continúan siendo miniaturas. 

 


 

 


 
Banner
Banner
Banner