La Crisis Del Juego En Bolivia

En los últimos días, la suerte les ha sido adversa a los propietarios de casas de juegos de azar de Bolivia. En aplicación de la Ley 60, de Juegos de Lotería y de Azar, la Autoridad de Fiscalización y Control Social del Juego (AJ) intervino salas de juego en Santa Cruz de la Sierra, afectando a la empresa más grande en el rubro por no tener licencia de funcionamiento. El gobierno boliviano sanciono el nuevo marco regulatorio sin lograr concenso ni con las autoridades regionales, ni con los operadores. Por ello se vive hoy un estado de confrontación, que deberá resolverse en las próximas semanas.

En efecto, la AJ intervino seis casas de juego en Santa Cruz de la Sierra, en el Oriente boliviano, cinco de Bingo Bahiti y una de la empresa Corhat. El Director Ejecutivo de la AJ explicó que la principal razón fue la falta de licencia de funcionamiento, según lo dispone la Ley 60. La misma norma señala unas muy severas sanciones para las empresas que incumplan con lo dispuesto.

Según lo establecido por la Ley 60, las empresas de juegos de azar tenían un plazo determinado para adecuarse a la nueva normativa, fundamentalmente a través de la obtención de licencia de funcionamiento otorgada por la AJ. Algunos propietarios de esta clase de empresas demandaron la ley por inconstitucional y decidieron no acatarla hasta que el Tribunal Constitucional se pronunciase al respecto. Finalmente, activaron, a nombre de sus trabajadores, una campaña de desprestigio de jueces y otras autoridades que no les habían sido favorables en su lucha por discutir y no acatar la ley.

Algo similar pasó cuando centenares de trabajadores de las casas intervenidas salieron a las calles a exigir al Gobierno que les devolviese sus fuentes de trabajo. El número de posibles desempleados se multiplicó cuando la empresa decidió cerrar temporalmente sus demás salas de juego en el resto del país.

Lo ocurrido con estas dos empresas amenaza a otras salas, que tampoco regularizaron aún su situación jurídica. El Director Ejecutivo de la AJ anunció que "los operativos que se iniciaron en Santa Cruz, se expandirán a todo el país hasta llegar a la última empresa que opere de manera ilegal". Hoy, sólo dos empresas han tramitado sus respectivas licencias.

Sólo las empresas de juegos de azar Futurama y Jet Games tramitaron, hasta el momento, el permiso de la Autoridad de Fiscalización y Control Social del Juego (AJ) para operar. Por ello, el resto, que son las más grandes por el número de máquinas que poseen, son consideradas ilegales.

El director nacional de la Autoridad de Fiscalización de Juegos, Mario Cazón, informó que además de las dos compañías que ya regularizaron su situación, Corhat Bolivia va por el mismo camino, pero todavía no le entregaron su licencia de funcionamiento.

"Las que se adecuaron a la nueva normativa son Futurama, con nueve salas de juego que funcionan en las ciudades de La Paz, Cochabamba y Sucre, y la empresa Jet Games con 34 salas que trabajan en Santa Cruz, Trinidad, Oruro, Tarija, La Paz y Cochabamba. Las dos cumplieron con la normativa (Ley 060) al presentar los requisitos exigidos", declaró Cazón.

Con la vigencia plena de la ley, la AJ, apoyada por la Policía, intervino cinco salones del Bingo Bahiti y una de Arte y Juegos en la ciudad de Santa Cruz, por no contar con nueva
licencia de funcionamiento. El representante legal de Bingo Bahiti, Otto Ritter, anunció que recurrirán a instancias internacionales en defensa del contrato que la empresa tiene con el Estado.

Cazón sostuvo que hasta antes de la promulgación de la Ley 60 de Juegos de Lotería y de Azar, la Lotería Nacional de Bolivia (Lonabol) entregó licencias a seis empresas dedicadas a la explotación de los juegos de azar y todas juntas tenían 260 casinos en diferentes ciudades del territorio.

Sin embargo, en la actualidad las empresas Star Mirage, Bingo Bahiti, Corhat Bolivia, Ruleta Rusa y Arte & Juego no cuentan con el nuevo permiso. Las tres primeras tenían la licencia de Lonabol y las otras dos iniciaron el nuevo trámite, aunque Cazón indicó que Ruleta Rusa presentó su documentación pero no cumplió con todos los requisitos exigidos.

"La empresa Ruleta Rusa presentó sus documentos para obtener la licencia de operación pero no cumplió con todos los requisitos y se rechazó la solicitud de licencia, por ello no se hizo ninguna intervención, a partir del rechazo su actividad es ilegal. Ellos planteaban tener 20 salas y ahora no puede trabajar ninguna", aseveró.

Manifestó que a raíz de la intervención las empresas de juego decidieron cerrar "de forma voluntaria" los salones de las otras ciudades. Es el caso de Bahiti y Star Mirage que tenía la solicitud para operar en salas de La Paz y Santa Cruz. Los empleados de Bahiti están en emergencia.

El 25 de noviembre del 2010, el Gobierno promulgó la Ley Nº 060, de Juegos de Lotería y de Azar, que norma esta actividad y crea el Impuesto al Juego y el Impuesto a la Participación en Juegos (IPJ).

El 23 de febrero de este año se posesionó a la Autoridad de Fiscalización, Mario Cazón.

El director ejecutivo de la Autoridad del Juego, Mario Cazón, informó que Bingo Bahiti es la empresa más grande de juegos de azar del país porque cuenta con el mayor número de máquinas instaladas.

"Tiene unas 30 salas y cuenta con la mayor cantidad de máquinas en sus salones". Agregó que esto la diferencia de las otras empresas que, si bien tienen más sucursales, poseen menos máquinas.

Cuando se realizó el operativo en Santa Cruz, de las cinco casas de juego de Bingo Bahiti se secuestraron unas 1.500 máquinas. Un día después, la compañía anunció que suspendía operaciones temporalmente para evitar la incautación de equipos.

La segunda compañía de juegos más grande, que planteó un amparo contra la Ley 060 junto a Bahiti, es Cohart, que tiene 100 salas.


 

 

Fuente: Diario La Razón

 

 


 
Banner
Banner
Banner