Falta Una Estrategia Nacional E Integradora Para Fortalecer La Industria Hípica

La industria del caballo en Argentina representa un segmento de la producción significativo y de volumen interesante en la economía nacional. El país tiene un stock ganadero equino de entre 1.517.000 y 3.560.000 y esta amplitud de la brecha corresponde a un inexistente censo agropecuario específico para el caballo. Según la Unión de Trabajadores del turf y Afines (UTTA), Argentina es uno de los principales países exportadores de caballos para todo tipo de actividad, deportivas, seguridad y de consumo, a más de 40 países del mundo.

Según el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la República Argentina, existen 36 hipódromos oficiales. Cada caballo de la industria del polo y turf genera entre 6 y 7 puestos de trabajo con un promedio de entre 2 y 3 de puestos de trabajo de toda la actividad hípica. Cabe mencionar que Argentina es el tercer país productor de caballos de carrera del mundo, el turf y la cría y explotación del caballo de Pura Sangre de Carrera representa el 70 por ciento del producto bruto de las actividades equinas. "Es fundamental la promoción del turf en general, pero en particular del turf provinciano, alejado de los máximos hipódromos centrales de Buenos Aires. Es necesario revitalizar el turf del interior, generar un turf Federal y por ello desde la Unión se brega y se trabaja por lo que se denomina Hipódromos Abiertos, porque los recursos materiales, la difusión en los medios masivos de comunicación de la actividad de cada establecimiento y la ayuda estatal no llegan a los establecimientos del interior", dice María Ivonne Aiello, analista de relaciones laborales de la UTTA.

Para los dirigentes de la UTTA, el trabajo y los oficios ligados a la hípica no pudieron ni podrán ser reemplazados por máquinas, porque lo que hace el hombre con el caballo es irremplazable. "Es innegable que por las características de la actividad, muy semejante a la actividad rural, se configuran relaciones laborales informales, temporarias o intermitentes con altas tasa de empleo no registrado, aspecto que desde la UTTA se combate día a día", agrega Aiello.

"La industria del caballo es generadora de empleo intensivo por excelencia. Los trabajadores de la industria han ido recuperando sus derechos con la firma de Convenios Colectivos de Trabajo que abarcan a los trabajadores de los hockeys clubs, las haras, los de polo y los de trote junto con la voluntad de cambio de los agentes de la industria han permitido que esto sea posible.
Asimismo, la firma de convenios paritarios anuales es otra herramienta que permite la mejora de la realidad material de los trabajadores" explica Aiello. Para ella, todavía existen muchos problemas aún no resueltos dentro de los trabajadores del sector pero están tratando de resolver estas situaciones como la reactivación de los mercados locales y regionales de la actividad.

Los dirigentes del gremio están convencidos que para encausar la actividad es necesario destinar recursos públicos y privados para la investigación técnica, científica y sociológica de la industria. "Uno de los principales problemas que tenemos en la actividad es la falta de estadísticas y censos que permitirían conocer la realidad de la industria y diagnosticarla. Se suma a esto la falta de una estrategia nacional e integradora para fortalecer la industria a lo largo de todo el interior del país. Es necesario que todos los hipódromos estén en igualdad de condiciones para poder comenzar a pensar en una industria Federal, pujante y creciente", explica.

La política del gremio para los hipódromo es la de bregar para que vuelvan a ser un lugar de encuentro para la familia turfística, en donde prime el intercambio social. "deben volver a ser entidades centrales en la vida social y cultural de la comunidad. El ejemplo emblemático de lo antes dicho en el Nuevo Hipódromo de Las Flores, ubicado en la ciudad de Santa Fe. Desde su recuperación no solo ha logrado recobrar su funcionamiento, mantener las fuentes de trabajo y mejorar las condiciones reales de los trabajadores sino que se ha convertido en un espacio para toda la familia a través de shows, espectáculos, desde el juego y el entretenimiento para niños, jóvenes y adultos, comenta Aiello, quien asegura que desde el gremio se seguirá trabajando para que se sigan fortaleciendo los lazos productivos del sector y para que el caballo siga representando un segmento importante en la producción agropecuaria en la industria nacional.


 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner