La Regulación Del Juego En Brasil Sigue Sin Definición

La semana pasada fue presentada en la Cámara de Diputados de Brasil una nueva propuesta para establecer un marco regulatorio de los juegos de azar en ese país. Entre los temas analizados por la Comisión especial que estudia diferentes alternativas para cambiar la normativa actual, se trataron los permisos federales, estatales y municipales para licencias de juegos por Internet, la legalización del popular Jogo do Bicho y la creación de los puestos de trabajo que significaría reglamentar el juego. La nueva iniciativa se suma a otras que ya analizan los parlamentarios quienes, sin embargo, no logran concensuar cuestiones fundamentales que harían al funcionamiento de la industria en ese país.

Los proyectos que se están discutiendo en el parlamento brasileño están tratando de poner blanco sobre negro en cuestiones que están arraigadas en buena parte de la población, como lo es el Jogo do Bicho. Según el diputado del Partido Progresista (PP), Guilherme Mussi, este popular juego está muy activo en todo el país y es considerado como un delito menor. "Debemos llevar esta actividad a la legalidad para crear puestos de trabajo, ejecutar contratos formales e incrementar los ingresos de los municipios y los estados de la Unión". Para Mussi, Brasil debe volver a la actividad de los bingos, siempre y cuando sea con algunas restricciones, requisitos y criterios, para poder monitorear la entrada de empresas de juego internacionales, que se espera que lleven las inversiones al Brasil.

Existen tres proyectos de ley que están sujetos a votación en la Cámara de Diputados, lo que sucederá previsiblemente en septiembre. Uno de los puntos tratados en el marco de la Comisión Especial, y que no consigue consenso, es que se permitiría la instalación de casinos solamente en hoteles, los cuales necesitarán tener un número mínimo de habitaciones. Otro de los puntos controversiales en los que todavía los diputados brasileños no logran ponerse de acuerdo, es la liberación total de las máquinas de juego y la definición sobre las zonas dónde se permitirá la instalación de casinos. Muchos legisladores son partidarios de que las salas de juego funcionen solo en aquellas ciudades que presentan un gran potencial turístico.

Aunque existe una sólida mayoría de diputados que está a favor, con alguna que otra reserva, con la legalización del juego, hay todavía un número minoritario que se opone de manera férrea a que los juegos de azar sean legales en Brasil. El social demócrata Luiz Carlos Hauly, dijo que está en contra del proyecto y se opone totalmente a la legalización del juego en Brasil. Hauly explicó que "otros países que tienen el juego como Estados Unidos, Canadá o los países europeos,
están muy preocupados por la adicción a los juegos de azar, porque el juego compulsivo es tan perjudicial para los humanos como las drogas y el alcohol."

Otro grupo de diputados, liderados por Renata Abreu del Partido nacional de los trabajadores (PTN) creen que al proyecto hay que mejorarlo, ya que, según explica la diputada, sólo se está tratando como una alternativa para aumentar la recaudación impositiva. Abreu cree que quienes se oponen a la legalización "son parte de la hipocresía que existe hoy en día en Brasil, y que seguirá existiendo". Ella cree que legalizar y regular es la mejor manera de llevar un control estricto para combatir cualquier incidencia en el problema del juego patológico.

Con los cambios introducidos en esta última versión del informe, el presidente del comité especial, el diputado del partido Demócrata Elmar Nacimento, considera que será posible votar la propuesta en las próximas semanas. Para Nacimento, los proyectos de legalización del juego en Brasil han estado dormidos por décadas sin hacerlos evolucionar. "Estamos en la Comisión hace diez meses, con más de 22 reuniones, en donde se llevaron a cabo audiencias públicas con diversas autoridades. Nuestro intento es construir consenso. Creo que es el 99 por ciento de los integrantes de la comisión están de acuerdo con el proyecto, con excepción de aquellos que están decididamente en contra del juego", dijo el demócrata.

La Comisión Especial que estudia un nuevo marco regulador de los juegos en Brasil, analizó 17 proyectos de ley, cuatro de ellos dando vueltas por el parlamento desde hace 25 años. Al mismo tiempo, el senado está estudiando otra propuesta sobre el mismo tema. Los representantes brasileros, de la cámara baja y el senado, serán los responsables de dar la última palabra en el texto de la nueva ley que regule el juego, el cual deberá ser entregado al Presidente de la República para que la ley sea sancionada.


 

 

Fuente:www2.camara.leg.br

 

 


 
Banner
Banner
Banner