Brasil: Diferencias Entre Senadores Y Diputados Atrasan Legalización Del Juego

La ley que liberaría los juegos de azar en Brasil está siendo materia de análisis en varios medios brasileños. La Cámara de Diputados y el Senado están analizando dos proyectos con algunas discrepancias. Las diferencias entre ambas cámaras radican esencialmente en la cantidad de bingos por habitante y en la distribución de los futuros casinos.

Ambos proyecto concuerdan en que los casinos trabajarían dentro de complejos de ocio construidos con tal propósito, los cuales tendrían alojamiento en hoteles, oferta gastronómica, centros comerciales y espacios para eventos. También, dan un periodo de concesión de 30 años. La diferencia radica en que, mientras diputados quieren que un grupo empresarial no posea dos salas de juego en un mismo estado y limita a cinco la cantidad de casinos, los senadores no hacen mención a lo primero y podrían permitir tres casinos por estado, con un total de 35.

Por su parte, el proyecto en danza en Diputados señala que los bingos tendrán un periodo de concesión de 20 años y será responsabilidad de los municipios su supervisión. Las ciudades con más de 50 mil habitantes podrían instalar hasta de 500 máquinas de videobingo en total y las de menos de 50 mil, tendrán un límite de 300. Los senadores pretenden que las salas de bingo no puedan tener otros juegos de azar en el mismo establecimiento y sólo se permitiría un bingo cada 150 mil habitantes. Las ciudades con un número menor de personas sólo podrán tener un bingo, así sean 149 mil o 1500.

Con relación al Jogo do Bicho, muy popular que es hoy considerado como un delito menor, tendrían su concesión y supervisión a través de los estados y con una acreditación de 20 años, según el proyecto de Diputados. Para el Senado, por su parte, debería estar regulado por los gobiernos locales y, obviamente, dejaría de ser un delito.

Oficialmente, el presidente Michel Temer, por lo menos para la tribuna, dice estar en contra de las reglamentaciones, pero asegura que no va a interferir en las negociaciones sobre los proyectos en danza en el Congreso. Sin embargo, puertas adentro el Palácio do Planalto, algunos componentes del gobierno están trabajando sobre estos proyectos, pues se sienten seducidos por la posibilidad de ver la engrosar caja fiscal. Incluso, el equipo económico está preparando una medida provisional para permitir las apuestas deportivas, por si el Congreso tarda en aprobar los proyectos. Esto se debe a que el Ministerio de planificación cuenta con los ingresos del juego para el presupuesto de este año.

Oficialmente, consta en el presupuesto la venta del 40 por ciento de Lotex (La Lotería oficial), la cual debería producir cerca de 3.000 millones de reales, Sin embargo, en los pasillos del Ministerio de Finanzas, los técnicos proyectan recaudar unos 17.000 millones en tres años. Los cálculos más conservadores señalan que, fuera de la recaudación de Lotex, el juego daría a las arcar brasileras 7.000 millones de reales más por año, mientras que las más optimistas la calculan en 30.000 millones. Para el movimiento "Arrecada Brasil", que defiende la legalización, la expectativa es que el gobierno recaude 37.000 mil millones de reales al año (unos 12.000 millones de dólares), si el juego es liberado.

Las principales ONG que apoyan la legalización del juego, explican que hoy en día en Brasil, circulan unos 20.000 millones de reales en juego ilegal, mucho más de los 12.000 millones del juego oficial. El jogo do bicho, por sí sólo, genera aproximadamente la misma cantidad que el juego ilegal, con unos 350.000 puntos de venta en todo el país, contra 13.000 de Lotex.

Por su parte, el juego en línea en Brasil mueve unos 3.000 millones de reales al año a través de unas 700 páginas activas, de las cuales un 10 por ciento ya están en portugués y ofreciendo apuestas deportivas del campeonato brasileño. Los expertos en marketing deportivo explican que los brasileños acceden a sitios online basados en Costa Rica, Gibraltar, Isla de Man u otros paraísos fiscales, por lo que una sencilla legalización del juego no va a garantizar que los sitios estén basados en Brasil y por añadidura, que paguen impuestos.

Además, existe otra propuesta del ministro de Turismo, Marx Beltrao, que defiende la liberación sólo de los grandes casinos con complejos integrados. Según el proyecto de Beltrao, el dinero recaudado debe ser destinado a la salud, la educación y el bienestar social. Beltrao pone como ejemplo a Singapur, que con un solo complejo con casinos, tiendas, restaurantes, centro de convenciones y hasta un parque de atracciones, pudo aumentar de 9,7 millones a 17 millones la cantidad de turistas anuales y los ingresos de esa actividad aumentaron de 12.800 millones de dólares a 23.500 millones.


 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner