Por Falta De Rentabilidad, Cierran Dos Casinos En Mendoza

Las autoridades del Instituto Provincial de Juegos y Casinos de Mendoza (IPJyC) decidieron no renovar las concesiones de los anexos de Tunuyán y Tupungato porque las salas no son rentables. Su cierre está previsto para el lunes. La medida también se encuadra en la necesidad de conservar y priorizar las economías regionales por sobre las salas de juego.

El Intendente de Tunuyán, Martín Aveiro, fue la única voz que se opuso al cierre de la sala de juegos, arguyendo en una nota enviada a la titular del Instituto, Josefina Canale, que la medida traería consecuencias negativas al distrito. Aveiro considera que se van a perder fuentes laborales y esas pérdidas podrían afectar al turismo de la zona. Sin embargo, la nota enviada al IPJyC fue la única forma que encontró el Intendente de Tunuyán para marcar su descontento, ya que los intentos de obtener una declaración oficial desde el municipio, fueron en vano.

Al mismo tiempo, el IPJyC se manifestó a favor de que el gobierno provincial se ponga a trabajar en el departamento para el desarrollo de la economía local. Una vocera del Instituto dijo que la preocupación de Aveiro es entendible, pero que se está trabajando para reubicar a los empleados que dependen del Instituto, ya que es un compromiso velar por la situación laboral de los trabajadores. Como ejemplo puso a la sala de Eugenio Bustos, donde fueron ubicados el 95 por ciento del personal y de la misma manera estarán trabajando para que el personal de las salas de Tunuyán y Tupungato, que cerrarán sus puertas el próximo 24 del corriente, para que tengan las mismas posibilidades de reubicación. Son 20 los empleados dependientes del IPJyC.
Por parte de la empresa IVISA, se trataría es la misma cantidad de personal, pero no se pudieron obtener datos concretos. Esos trabajadores no están dentro de los planes de reubicación del Instituto.

Cabe destacar que el cierre de las salas de juego responde a una decisión política del gobernador Alfredo Cornejo. El Instituto aclaró que en un principio se decidió la apertura de esta sala a fin de incentivar el turismo tanto interno como externo. Con el paso del tiempo quedó demostrado que la sala no funcionaba como una opción para el turismo sino que asistían mayoritariamente los lugareños. Por ello, las autoridades provinciales concluyeron que las salas de juego en esos lugares de la provincia de Mendoza no son la mejor opción para proporcionar soluciones al tema del empleo y consideran que el fortalecimiento de las economías regionales es la mejor opción.

Según datos suministrados por el IPJyC, se estima que la sala de Tunuyán consume de la economía del lugar alrededor de 70 millones de pesos anuales y la ganancia mensual del casino es de aproximadamente 5.800.000 pesos, es decir 69 millones anuales. Estas cifras, desde la óptica del organismo, muestran a las claras que, además del discurso político de la priorización de la economía regional, el casino representa una pérdida para el IPJyC.


 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner