La Industria Del Juego Insta A Derogar Prohibición De Las Apuestas Deportivas

La American Gaming Association (AGA), entidad que representa a los operadores de juego de los Estados Unidos, considera que la prohibición federal de las apuestas deportivas sirve para financiar a empresas delictivas peligrosas y representa una amenaza a la integridad de los deportes. Según la AGA, esta situación está generando un mercado ilegal que alcanza por lo menos 150.000 millones de dólares.

La AGA presentó sus consideraciones ante el Tribunal Supremo a través de un amicus curiae, dando detalles de cómo la prohibición federal en apuestas deportivas está creando un financiamiento de empresas delictivas peligrosas y una amenaza a la integridad de los deportes.

La presentación sostiene, entre otras cosas, que la Ley de Protección de Deportes Profesionales y Aficionados (PASPA) "impide que los Estados y los estados soberanos tribales revocen o modifiquen leyes que sus ciudadanos ya no apoyan".

El estado de Nueva Jersey apeló ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos para impugnar la Ley PASPA, que limita las apuestas deportivas legales a solo cuatro estados. Se espera para los próximos meses escuchar las argumentaciones respectivas, para llegar a una decisión final en 2018.

Precisamente esta semana 19 estados se unieron a West Virginia al presentar un escrito amicus curiae en la Corte Suprema de los Estados Unidos en apoyo al desafío de Nueva Jersey a la prohibición federal de apuestas deportivas. Esos estados, que incluyen estados no apostadores como Utah, sostienen que la prohibición federal de apuestas deportivas es inconstitucional, y que debería dejar a los estados decidir tener apuestas deportivas dentro de sus fronteras.

"La regulación de las apuestas deportivas debe realizarse de una manera sensata que promueva, en lugar de frustrar, las restricciones y los principios del federalismo", señala el informe. "La PASPA ha tenido así el efecto perverso de empujar un enorme mercado subterráneo por medio de un decreto federal, mientras que sacrifica los esfuerzos estatales y locales para adaptar sus propias leyes según los deseos de sus propios ciudadanos".

"Como el presidente electo Donald Trump ha reconocido, las apuestas deportivas ilegales son una industria próspera", dijo el presidente y CEO de AGA, Geoff Freeman. "La prohibición federal de 24 años -que está dando vida a un mercado ilegal de apuestas deportivas de U$S 150 mil millones- amenaza la integridad de los juegos, plantea cuestiones fundamentales sobre la soberanía de los estados para definir sus propias leyes y combatir el crimen dentro de sus fronteras, y limita a los aficionados de participar con los deportes que disfrutan de una forma segura y legal. La Corte Suprema de los Estados Unidos debería considerar los reclamos importantes de Nueva Jersey y permitir que todos los estados aborden los graves problemas asociados con las apuestas deportivas ilegales".

Desde que el presidente George H.W. Bush firmó la ley PASPA en 1992, billones de dólares se apostaron ilegalmente en partidas deportivas. Anualmente, los aficionados al deporte apuestan alrededor de 150.000 millones de dólares ilegalmente, incluyendo 4.100 millones de dólares en el Super Bowl 50 a principios de este año. AGA estima que los aficionados de todo el país apostarán 90.000 millones de dólares en partidos de futbol de la NFL y en los juegos universitarios esta temporada. Sin embargo, U$S 88 mil millones (98%) de todas las apuestas, se harán ilegalmente gracias a la prohibición del gobierno federal, sostiene AGA.

En septiembre del 2016, AGA publicó dos informes sobre las apuestas deportivas.

Uno de ellos denominado "La Clave de la Integridad Deportiva en los Estados Unidos: Legalización y Regulación de Apuestas Deportivas" detalla cómo los Estados Unidos se beneficiarían de adoptar un enfoque similar al del Reino Unido para permitir que las apuestas deportivas legales y reguladas, en un mercado abierto y transparente, que proteja la integridad de los deportes.

El segundo informe"Summit Sobre Apuestas Deportivas Ilegales: Acción Después del Informe", reveló que la ley PASPA está alimentando un mercado masivo de apuestas subterráneas y debe ser derogada.

Según una nueva investigación de Oxford Economics publicada a principios de este año, la legalización de las apuestas deportivas limitaría el mercado ilegal, mientras que respaldaría hasta 152.000 empleos, creando un estimado de 26.000 millones de dólares en producción económica y generando ingresos fiscales de hasta 5.300 millones de dólares.

La industria de casinos está trabajando con organizaciones y agencias de aplicación de la ley, incluyendo el FBI, los abogados generales, los fiscales de distrito, los jefes de
policía, los sheriffs y otros estamentos, para exponer el creciente del mercado ilegal de juegos de azar que se aprovecha de los consumidores, canaliza los ingresos fiscales y financia el crimen violento, y está en marcado contraste con la industria legal y regulada en 40 estados. AGA se centra en cinco tipos de juegos de azar ilegales: apuestas deportivas; máquinas ilícitas; Cibercafés de lotería; sector online y, a menudo, apuestas offshore y apuestas sobre animales.

Por su parte, la American Sports Betting Coalition (ASBC), también está reclamando por derogar la Ley PASPA, y considera que para cambiarla "debe crearse un entorno de política totalmente nuevo".

"Casi seis de cada diez estadounidenses están a favor de poner fin a las apuestas deportivas federales, y el 72% de los ávidos aficionados al deporte están a favor de poner fin a la prohibición. Además, casi 2 de cada 3 estadounidenses creen que las apuestas deportivas reguladas, permitirían a las economías locales beneficiarse de los ingresos fiscales adicionales y la creación de empleo. Pero cambiar las actitudes públicas es sólo el primer paso para poner fin a la prohibición de apuestas deportivas", afirma la ASBC.

"Para cambiar la ley de apuestas deportivas -agrega-, se debe crear un entorno político completamente nuevo. La American Sports Betting Coalition reúne a líderes en la aplicación de la ley, las empresas y organizaciones que representan a los funcionarios electos para abogar por una revocación de la Ley PASPA y dar a los estados y los gobiernos tribales soberanos, la capacidad de decidir la cuestión de la legalización".

Asimismo, las ligas deportivas profesionales son del mismo parecer, y si bien en pasado eran firmes opositores a las apuestas en el sector, recientemente suavizaron sus posiciones al respecto.

"Todos hemos evolucionado un poco en el juego", expresó el comisionado de la NFL (National Football League), Roger Goodell.

Ya en noviembre del 2014, en un editorial del New York Times, el comisionado de la NBA (National Basketball Association) Adam Silver expresó que "las leyes sobre las apuestas deportivas deben cambiarse. El Congreso debe adoptar un marco federal que permita a los estados autorizar las apuestas en deportes profesionales, sujetos a estrictos requisitos reglamentarios y salvaguardias tecnológicas ... las apuestas deportivas deben ser sacadas del mundo subterráneo a la luz del sol donde se puede monitorear y regular adecuadamente".

David Stern, ex comisionado de la NBA, afirmó ese mismo año también que apoyaba las apuestas deportivas legalizadas. "Debería haber una legislación federal que diga 'Vamos a todo y que apuesten por los deportes'. Está bien. Va a ser regulado adecuadamente. Creo que esto da una manera a los estados para ganar más dinero, para que las ligas sean compensadas por su propiedad intelectual, y para que el gobierno federal elimine el dinero que se mueve en apuestas ilegales y pase a través de las arcas federales".

Gary Bettman, Comisionado de la NHL (National Hockey League) se refirió sobre los jugadores, y aseguró que "no me preocupa la integridad del juego... Nuestros jugadores son profesionales. Su integridad, sus valores son correctos, por lo que no es el tema desde nuestro punto de vista"

Para el comisionado de la MLB (Major League Baseball), Rob Manfred, "el juego deportivo ha cambiado mucho. La vieja visión de apostar ilegalmente con un corredor de apuestas en algún lugar no es el mundo de hoy". Agregó en abril de este año que "hemos comenzado una conversación, educando a la gente sobre lo que está ahí fuera, lo que las ligas deportivas en otros países han hecho, en un esfuerzo para asegurarse de que la MLB está lista para unirse en lo que creo que va a ser un diálogo sobre cómo la regulación del juego deportivo en los Estados Unidos debe ser cambiado".

En 1992, el Congreso aprobó la Ley de Protección de Deportes Profesionales y Aficionados (PASPA), prohibiendo de hecho las apuestas deportivas en la mayoría de los Estados Unidos. Cuando fue promulgada hace casi 25 años, los partidarios expresaron serias dudas sobre si las apuestas deportivas y la integridad de los juegos podrían coexistir. Pero hoy, el 72% de los aficionados al deporte quieren poner fin a la prohibición federal, y creen que los estados y los gobiernos soberanos tribales deben tener el derecho de elegir o no realizar apuestas deportivas, de acuerdo a la ASBC.

El texto completo de la presentación de la AGA aquí


 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner