Coimas En Lotería: Un Proceso Que Lleva 16 Años

En abril del año 2002 iniciaba una causa que causó gran revuelo, relacionada con el pago de sobornos dentro de la Lotería de Río Negro por parte de empresas vinculadas con la explotación del juego en esa provincia patagónica. La justicia implicó al presidente del organismo estatal de juego, Miguel Irigoyen, al empresario de casinos Carlos Ferrari y al exbasquetbolista Andrés Santamaría por el cobro y pago -respectivamente- de coimas y dádivas. El tribunal consideró “plenamente acreditado” que Irigoyen cobró más de 1,1 millones de pesos entre el 1999 y 2001 para garantizar las concesiones del juego a Ferrari. Actualmente Irigoyen y Ferrari son prófugos de la justicia, y solo Santamaría cumplió con las tareas comunitarias encomendadas.

El periódico Rio Negro recostruyó la historia de este proceso judicial que lleva ya 16 años.

Mayo 2002: El periódico publicaba "las revelaciones efectuadas por este diario respecto de los sobornos pagados por las empresas vinculadas con la explotación del juego en Río Negro, se han incrementado con nuevas investigaciones que demuestran la existencia de una forma de pagos irregulares, vulgo coimas, en una intrincada red que une a la administración pública con empresas concesionarias y vinculadas".

Carlos "Cacho" Ferrari se vinculó con el hermano del empresario desaparecido. "Toto" Yabrán montó un casino en Gualeguaychú que desató un escándalo que involucra al propio gobernador de Entre Ríos. Sospechas de coima. Todas las máquinas de ese casino vinieron de Río Negro. Se sospecha también de las que habían sido secuestradas por la Justicia.

El subgerente del casino de esa ciudad entrerriana, Osvaldo Lucca, sostuvo que el ingreso de las máquinas tragamonedas a las casas de juegos de a la provincia "es algo que compete exclusivamente a la firma Yabcar" y que "si existió algún contrato con Ferrari, hay que preguntarle a Ricardo Carmona".

Julio 2002: Hubo una reunión entre el dueño de los casinos y el titular de Lotería. Ambos son investigados por la revelación de las coimas. Ferrari buscaría salir del negocio, aunque manteniendo el dominio de las tragamonedas. Según Irigoyen, Ferrari le dijo que negocia con sus socios, los Giovinazzo, quienes tienen pruebas en su contra y con los que mantiene un litigio judicial. Se presume que todo apunta a destruir tales pruebas.

Marzo 2003: La Lotería de Entre Ríos llamó a una licitación privada para alquilar tragamo- nedas y cuatro firmas presentaron propuestas. Lo curioso es que todas lograron ser contratadas, aunque las que se llevaron la mejor parte fueron dos, controladas indirectamente por Carlos "Cacho" Ferrari.

Julio 2003: Los agencieros tradicionales de la Lotería de Río Negro están preocupados por el desembarco en Cipolletti de "Lotergames", la empresa de Damián Scalesa -primo del coordinador de Políticas Sociales de la provincia, Daniel Sartor.

Mayo 2004: El juez Penal Reussi desestimó el pedido de sobreseer a Carlos Ferrari, que intentó la defensa del ex concesionario de casinos. Ordenó nuevas medidas
procesales para investigar el caso.

Noviembre 2004: Al igual que el resto en agosto del año pasado, Ferrari fue procesado por el entonces juez penal Jorge Bustamante por el delito de "cohecho" y "fraude a la administración pública". Fue el quinto imputado citado a declarar en indagatoria y es el cuarto de ellos que se abstuvo.

Febrero 2007: El basquetbolista Andrés Santamaría es amigo estrecho del hijo del ex gobernador Pablo Verani. El magistrado entendió que los defensores pretenden "dilatar" el proceso solicitando nuevas pruebas.

Abril 2008: El ex ministro Gustavo Martínez reiteró que el empresario Carlos Ferrari registraba múltiples incumplimientos en la operación de las concesiones del juego en Río Negro y que esos contratos se deberían haber rescindido "mucho antes" que en enero de 2003.

Octubre 2008: El interventor del organismo, Gonzalo Sanz, desplegó una fuerte defensa de la gestión de Miguel Irigoyen. Destacó su calidad de "buen administrador" y expresó que la rescisión de las concesiones a Carlos Ferrari se cumplió en el momento justo.

Una de las empresas acusadas de pagar coima en la Lotería- justificó sus desembolsos en favor del ex concesionario de juegos en Río Negro, Carlos Ferrari, a partir de un contrato por los derechos de explotación de una máquina de juego.

Julio 2011: Desde el 21 de junio, el juez Eugenio Zaffaroni evalúa ese expediente rionegrino y conformará el primer voto del máximo tribunal federal.

Febrero 2015: La Corte y tribunales de Río Negro tardaron seis años en resolver los recursos. Ferrari y Miguel Irigoyen deberían cumplir prisión efectiva. Sin embargo, la defensa planteó que todo está prescripto.La CSJN falló seis años y seis días después de la primera sentencia.

Marzo 2016: Rechazan planteos de extinción de la acción penal. La causa acumula más de siete años de apelaciones. En agosto de ese año el STJ declaró mal concedidos los recursos de casación y confirmó la condena de la Sala A de la Cámara en lo Criminal de Viedma de 2009.

Abril 2018: Transcurrieron 9 años desde la condena inicial que luego pasó por apelaciones. Sólo Andrés Santamaría cumplió con las tareas comunitarias encomendadas. Los mayores responsables penales -Miguel Irigoyen y Carlos Ferrari- llevan prófugos de la justicia 20 meses. El proceso judicial ya lleva 16 años. Interpol alertó a la Justicia rionegrina del paradero de Ferrari pero no lo detuvieron. El prófugo abordó un vuelo a Perú y ahora no lo encuentran.


 

 

Fuente:www.rionegro.com.ar

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner