Ahora La Partitura La Escriben Los Fondos De Inversión

La reciente compra de la empresa catalana Cirsa por parte del fondo de inversión estadunidense Blackstone y el desembarco de los fondos oportunistas en Codere, coinciden con una nueva oleada de consolidación del sector del juego a nivel internacional.

De un plumazo, los dos grandes grupos españoles, Cirsa y Codere, se quedaron sin sus accionistas históricos. Las familias que fundaron estas dos empresas, los Lao y los Martínez Sampedro, dieron paso a los fondos de inversión. En el primer caso bajo el asedio de una deuda de alto riesgo de 950 millones y, en el segundo, tras un proceso de reestructuración financiera.

Ahora, ambos grupos quedan a la intemperie de unos accionistas dispuestos a extraer la máxima rentabilidad y a abordar operaciones.

Pueden replicar en España la tendencia que se impone a nivel internacional, donde se repiten las fusiones y adquisiciones. Como aliciente, las empresas españolas tienen de nuevo una excelente tarjeta de presentación: son puerta de entrada a Latinoamérica.

El mundo del juego, tanto en su vertiente de casinos y casas de apuestas como online, mueve cada año cerca de 500.000 millones de dólares en todo el mundo, y la tendencia es al alza, con grandes fondos y compañías estadounidenses y británicas al acecho de oportunidades. Estados Unidos y China son los dos principales mercados.

En la gran timba global, se imponen los movimientos de concentración, auspiciados por el protagonismo de los fondos de inversión, la presión sobre los márgenes, los retos tecnológicos y las restricciones cada vez mayores en la regulación, que intenta embridar una actividad que a menudo genera estragos entre personas vulnerables.

La partitura -indica el diario Expansión- la escriben grandes fondos de inversión como CVC, Advent, Apollo o Blackstone, mientras que la interpretación corresponde a los gigantes internacionales. Las Vegas Sands, propiedad de Sheldon Adelson, domina junto a MGM, controlada por el ya fallecido Kirk Kerkorian, el mundo de los casinos, muy vinculados a complejos hoteleros y de ocio. En la parte online, el líder es Paddy Power Betfair, con una capitalización de casi 10.000 millones de dólares, por delante de IGT, Ladbrokes, SG Scientific Games, GCV, William Hill o The Stars Group.

Solo en lo que va de año se produjeron seis grandes operaciones por unos 10.000 millones de euros. Llegan tras 2017, un año récord en fusiones y adquisiciones, e incluyen movimientos de calado.

The Stars Group se hizo con Skybet por unos 4.700 millones de dólares y con el negocio australiano de William Hill por 315 millones, mientras que GVC compró por 3.900 millones de libras Ladbrokes y, por 50,8 millones de dólares, un 51% de Cristalbet.

La última gran operación se produjo en España e introduce a Cirsa en el gran baile global de movimientos, a juzgar por el perfil del comprador. El fondo estadounidense Blackstone se hizo con la empresa de juego por algo más de 1.000 millones de euros, deuda no incluida. En un guiño continuista, confiará la dirección del negocio a un directivo de la casa, Joaquim Agut, pero no oculta su intención de realizar adquisiciones y lanzarse a oportunidades de crecimiento.

Puede pensarse que, desde una óptica global, el de Cirsa es un movimiento en la periferia del sector, pero las cifras desmienten esta impresión. Con un pie en Italia y las fichas repartidas por toda Latinoamérica, desde Argentina a Panamá, tanto Cirsa como su rival español Codere tienen un valor superior a los 1.000 millones de euros. 888 Holdings, conocida a nivel internacional por la intensidad de sus campañas publicitarias, no capitaliza mucho más en Bolsa, y figura entre las 15 mayores empresas mundiales del sector online.

Blackstone es un fondo conocido en España, al que le gusta apostar por el ocio y el turismo. Expropietario de Hilton, compró HI Partners, la cartera hotelera del Sabadell, por 630
millones de euros y acaba de lanzar una opa por Hispania en la que valora el conjunto de la Socimi hotelera en unos 1.900 millones de euros.

De forma recurrente, se le cita como la pieza clave para una hipotética fusión entre Cirsa y Codere. Si alguien puede hacerlo, es Blackstone, entre otras cosas por su relación con los fondos oportunistas liderados por Silver Point que ahora controlan la segunda mayor empresa española de juego.

Blackstone llegó a comprar deuda senior de Codere al 4% y a participar en la draconiana refinanciación de la empresa que encareció este pasivo al 40%. En paralelo, se había hecho con seguros de impago de Codere, que cobró al verse la empresa incapaz de responder a sus exigencias financieras.

Ésta es la versión que se traslada entre antiguos directivos de Codere para poner en evidencia las intenciones de la firma norteamericana, de la que tienen mal recuerdo.

Frente a la hipótesis de Blackstone como clave de bóveda para una integración entre Cirsa y Codere, los actuales gestores de la segunda niegan la mayor, explica el periódico Expansión. El presidente, Norman Sorensen, y el consejero delegado, Vicente di Loreto, están centrados en el plan de negocio y en los esfuerzos de adaptación a los nuevos retos digitales, sin intención de abordar una fusión con Cirsa.

La firma norteamericana, que gestiona activos por 450.000 millones de dólares en todo el mundo, no es nueva en el sector del juego. Junto a CVC adquirió la británica Paysafe Group por casi 4.000 millones de dólares. Esta empresa desarrollauna herramienta de pagos para el mundo del juego, en la que se gestionan las apuestas online y las habituales reapuestas.Esta operación despertó un enorme interés entre firmas chinas o fondos como Cinven.

En cierto modo, tanto Cirsa como Codere ya vinieron siendo, bajo el control de las familias fundadoras, partícipes en las grandes tendencias de juego a nivel internacional.

Según indica la Asociación Española del Juego Digital(Aedapi), las primeras casas de apuestas en España no dejan de ser el fruto de las alianzas entre las empresas locales y algunos de los grupos más internacionales. Las primeras, bajo la marca Victoria, fueron creadas por Codere y William Hill, mientras que Sportium fue una idea de Cirsa y Ladbrokes. W1nners fue el resultado de un acuerdo entre Bwin y Betbull.

El Anuario del juego en España, elaborado por la Fundación Codere y la Universidad Carlos III, calcula que el juego online en el país mueve 444 millones de euros al año, de los que 238 millones corresponden a apuestas deportivas. El juego presencial privado genera 4.295 millones, de los que 2.502 millones proceden de las máquinas, 345 millones de los casinos y 581 millones, de los bingos.

Si a nivel internacional los grandes grupos toman posiciones en la parte online, en España las tragamonedas fueron y siguen siendo una gran fuente de ingresos para los operadores. Codere y Cirsa suman un arsenal de 95.000 máquinas. Los nuevos conceptos de restauración son incompatibles con estos aparatos, pero sin embargo las tragamonedas mantienen su número en España y acaparan el 28% de lo que se apuesta.

Al margen de lo que ocurra en España, el proceso de concentración fue rápido. Comenzó en 2001, con la fusión entre Flutter.com y Betfair, y no paró. Ladbrokes Coral, comprada ahora por GVC, es el resultado de la fusión de dos empresas del sector, lo mismo que Paddy Power Betfair, otro de los principales grupos de apuestas. GVC y William Hill adquirieron de forma conjunta Sportingbet en 2013 para repartirse sus negocios. En esta operación, William Hill se quedó con los negocios de Sportingbet en España y Australia; y el resto pasó a GVC.


 

 

Fuente:www.expansion.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner