La Hípica Da Pelea Y Reclama Medidas Para Incentivar La Actividad

La industria hípica de la provincia de Buenos Aires se encuentra en estos momentos en el centro de la controversia debido a que la gobernadora, María Eugenia Vidal, envío a la legislatura un proyecto de ley para la quita progresiva del Fondo de Reparación del Turf, que recién se trataría en Diputados la semana próxima. Mientras el oficialismo predica que este fondo es básicamente un subsidio que en estos momentos no está en condiciones de otorgar, los empresarios del sector sostienen que la industria genera miles de empleos y que tiene suficiente espacio para crecer. La provincia de Buenos Aires cuenta con el 80 por ciento de los campos considerados de excelencia para la cría de SPC y se estima que la actividad da trabajo a más de 400 mil personas.

Según un estudio realizado por César Valle, director del Haras Firmamento, la hípica es una actividad que tiene dos fascetas, aquella que involucra al juego, entretenimiento y el deporte, y la cría y venta de especímenes. Los ámbitos favorables del país para la cría de caballos de pura sangre de carrera (SPC), hacen que la actividad agropecuaria y la de competencia se retroalimenten.

El estudio indica que la calidad de los campos de cría del país es inmejorable para el crecimiento de la industria, especialmente en algunos sectores de la provincia de Buenos Aires que van desde la zona de Pilar-Luján, hasta el sistema de sierras en Tandil y Mar del Plata, debido a que el suelo es apto para la siembra de praderas de calidad, la base de la alimentación equina. El informe revela que los campos de la provincia son una especie de vergel, con clima benigno, amplios espacios y depósitos subterráneos de agua mineral. Buenos Aires posee el 80 por ciento de los campos considerados de excelencia para la cría, mientras que el otro 20 por ciento está diseminado dentro de la Pampa Húmeda.

Para poner en contexto, la actividad en el ámbito mundial generó en el año 2015 alrededor de 133 mil millones de dólares en el segmento de cría, cuida y competencia, mientras que produjo unos 115 mil millones en materia de apuestas, según publicó la International Federation of Horseracing Authorities (IFHA). La cantidad de caballos de pura sangre ese año, según el último censo que realizó la New York Horse Industry alcanzaba los 490.000 ejemplares con una tasa de nacimiento de 110.000 potrillos al año. Los expertos indican que cada 100 caballos se generan 80 puestos de trabajo directo para su cría y manutención. Argentina registró 7.474 nacimientos de pura sangre en el año 2015, según indicó Criadores Argentinos de SPC.

La cría en Argentina fue objeto de importantes inversiones desde la creación de la actividad, no sólo de capitales argentinos, sino además de otros provenientes de Estados Unidos, Italia, Irlanda, Dubái, Sudáfrica, Brasil, Chile, Perú, Uruguay, Colombia y México. Las inversiones en la actividad genética, explica el informe, tanto en madres como padrillos, generó la importación de animales provenientes de las mejores líneas sanguíneas del mundo, lo que le hizo alcanzar el reconocimiento internacional, ya que el caballo argentino se destaca en esta actividad desde el génesis de los haras.

También se menciona que la importancia de los SPC de Argentina radica en la creación de otras razas como ejemplares para polo y la mayoría de las razas que se dedican a la equitación y caballos para las fuerzas armadas.

En el informe se señala que la actividad en el país emplea a 36.000 personas en forma directa y 72.000 en forma indirecta y se estima que 400.000 viven del trabajo que genera el sector. Estos trabajadores realizan una labor
puramente manual por lo que sería muy complicado insertarlos en la realización de otras tareas.

También, subraya que la hípica evita el éxodo rural, ya que mientras para el cultivo de 400 hectáreas de soja sólo se necesita una persona, la industria del turf emplea a un trabajador cada 11, 5 hectáreas destinadas a la cría de pura sangre. El Turf, la cría y la explotación del SPC representan el 75 por ciento del producto bruto de la industria hípica que genera un movimiento económico superior a 800 millones de dólares al año, lo que implica el 8,7 por ciento del Producto Nacional Agropecuario, el 18,2 por ciento del pecuario y el 0,4 por ciento del PBI nacional. Hay 1.620 criadores, 20 hipódromos. En los tres principales trabajan 1.310 entrenadores, 590 jockeys y se disputan 354 reuniones hípicas anuales, indica el informe.

Argentina es el cuarto productor mundial de Caballos de Pura Sangre y los criadores señalan que los ejemplares poseen alto valor agregado por considerar que son de alta calidad y por ende, exportables. El parque caballar registrado en el Stud Book Argentino es de 44.100 animales, siendo el primero en Sudamérica y responsable del 9 por ciento de la producción mundial, superando a países tradicionales como Francia e Inglaterra, y tres veces más que Chile, cuatro más que Brasil y trece veces más que Perú. Argentina exporta actualmente el 3 por ciento de su producción equina, pero su pico máximo llegó en años anteriores al 10 por ciento, caída que sólo podría revertirse si existen políticas gubernamentales que apoyen la actividad. De lo contrario el descenso podría continuar.

El trabajo culmina explicando las propuestas presentadas por los sectores empresariales del turf al gobierno de la provincia de Buenos Aires para el desarrollo y crecimiento de la industria. Entre los principales puntos del proyecto se incluyen que la cría de Pura Sangre, su entrenamiento y competencias hípicas oficiales sean declarados objeto de interés provincial; que el 25 por ciento sea el porcentaje máximo del producto total de las apuestas como gravamen; que los hipódromos retengan hasta el 15 por ciento de la venta de apuestas para sostener los gastos de explotación y administración, y que puedan vender sus señales al exterior y recibir las apuestas que ingresen en sus totalizadores.

Asimismo, proponen reactivar el funcionamiento del Instituto Nacional de la Actividad Hípica dependiente del Ministerio de Agricultura y Ganadería, para que se declare de interés nacional la cría de caballos de cualquier raza, declarar la marca "Caballo Argentino" para todas las razas que se críen en el país, con el objeto de aumentar las exportaciones, con China como principal objetivo.

También se propone iniciar un programa de incentivos impositivos para toda la cadena productiva de caballos de todas las razas, reducir el IVA al 10,5 por ciento o directamente quitarlo y realizar convenios con la televisión pública para difundir la actividad.


 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner