Larreta Debe Decidir Sobre La Continuidad Del Casino Flotante

Con ingresos que generan al gobierno de la Ciudad de Buenos Aires más de 150 millones de pesos mensuales y dan trabajo a unas 2000 personas, la concesión de los barcos casino de Puerto Madero vence en octubre del año próximo, y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se enfrenta a una decisión complicada porque el juego es uno de los temas que genera más rispideces al interior de Cambiemos.

El contrato del Casinon Buenos Aires finaliza en octubre de 2019 y pertenece en un 50% a la firma Cirsa del empresario español Manuel Lao; otro 25% al Hipódromo de Palermo y el otro 25% a Inverclub. Esta sociedad estuvo integrada hasta 2016 por Cristóbal López, quien en medio de sus problemas judiciales se estima la vendió a su socio Ricardo Benedicto.

"Estamos viendo bajo qué figura puede seguir funcionando, aunque hay sectores que pretenden que no continúe. La política de Horacio fue siempre 'ni un tragamonedas más'", explicaron desde la sede gubernamental. Y recordaron que tiempo atrás Larreta decidió el cierre de 5 salas de bingo en territorio porteño.

Con el control del juego, que recibió formalmente a mediados del año pasado, la Ciudad comenzó a recaudar la totalidad del canon que pagan tanto el casino como las tragamonedas del Hipódromo de Palermo. Para el 2018 se calcula que por ese ítem solamente ingresaran, de acuerdo al Presupuesto que elaboró el Ministerio de Hacienda y Finanzas, a cargo de Martín Mura, $3.000 millones de pesos. A eso se le debe sumar los $200 millones anuales que pagan las sociedades que explotan ambos lugares por la moratoria de Ingresos Brutos y cerca de $1.200 millones anuales por dicho impuesto.

Aún no está clara cuál es la estrategia para lograr que el casino siga sin que Larreta tenga que pagar un importante costo político. Una de las vías que exploró Lao, ex dueño de Cirsa, es presentarse en la Justicia y lograr que los tribunales capitalinos le extiendan la licencia para seguir operando.

Fabián Rodríguez Simón, uno de los arquitectos judiciales del macrismo, es también quién el presidente Macri puso a cargo de los juegos de azar, aunque sin un puesto oficial. El Presidente le confió ese lugar y su posición aún no está demasiado clara.

En los últimos tiempos se asoció a Elisa Carrió en contra de un enemigo común, Daniel Angelici, otro importante empresario del mundo del juego. Carrió y Fernando Sánchez se suman a Marcos Peña, María Eugenia Vidal y Gabriela Michetti, en un rechazo frontal a todo lo relacionado con los juegos de azar.

Se trata de un grupo cuya opinión no es fácil de soslayar para Larreta, quien espera reelegir como alcalde porteño el año próximo y necesita moderar cualquier tipo de tensión con Carrió.

Sin embargo, una fuente oficial aseguró al medio BigBang que el gobierno porteño no puede perder los ingresos que
llegan de este sector. "Es mucho dinero en una època en donde todos los recursos cuentan. Cerrarlo no se va a cerrar".

Al parecer Rodríguez Larreta le pidió al titular de Lotería de la Ciudad de Buenos Aires (LOTBA), Martín García Santillán, que encuentre alguna forma de poder renovar la concesión o de las máquinas principalmente. "Es el tema pendiente después de Presupuesto", se sinceraron fuentes del organismo consultadas al respecto pero negaron que exista dicho pedido de forma oficial.

En concreto el jefe del gobierno porteño quiere ir hacia un sistema parecido al que rige en la provincia de Buenos Aires en donde el paño (la ruleta y los juegos de cartas) son estatales y lo que se licita son las tragamonedas que es en donde más dinero se mueve. Fuentes del sector sostuvieron que ese esquema no sería tan rentable pero es más preferible, para las cuentas de la Ciudad,

Otra opción sería estatizar el casino flotante, pero que en el Gobierno no suma mucho apoyo debido a que para ello se ampliaría la planta de empleados públicos de LOTBA. En la oposición manifiestan que la ley con la cual se creó ese organismo "tenía varios grises" por lo que podrían tener la forma desde el Gobierno de hacerlo.

"Nosotros estamos a favor de la estatización pero no de la concesión. El radicalismo no va a acompañar que se le de el casino a un privado", dijo el presidente del radicalismo porteño, Guillermo De Maya, quien remarcó que Rodríguez Larreta debería, si quiere profundizar Cambiemos en la Ciudad, sentarse a dialogar la medida que se va a tomar con dicho partido y no terminar con un acuerdo con el peronismo. "Pero al margen de esa cuestión lo que tiene que hacer el Gobierno es trabajar fuerte en la prevención y lucha de la ludopatía porque en tiempo de crisis son muchos los que piensan que con una máquina se pueden salvar y entran en un círculo vicioso", agregó.

Por su parte el español Lao ya vendió todas sus operaciones de Cirsa en el mundo, salvo la de Argentina, una de las más rentables que tiene. La empresa quería continuar por 15 o 20 años, pero los operadores del larretismo lograron negociar que la continuidad sea por un tiempo menor, de entre 5 y 7 años.

Ariel Fassione, el secretario gremial de Aleara, que nuclea a los empleados de los casinos, comentó al medio lapoliticaonline que está preocupado por la continuidad de los 2 mil trabajadores de los barcos. El sindicato está en estado de "alerta y movilización" y analizan "las medidas a tomar en el corto plazo".


 

 

Fuente:www.lapoliticaonline.com y www.bigbangnews.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner