Un Año Clave Para Macao

Según un análisis económico del Financial Times, el 2019 será un año clave para los negocios del juego en Macao. Cuando se cumplen 20 años de la repatriación de la antigua colonia portuguesa a China continental, las tensiones geopolíticas con Estados Unidos podrían significar un crecimiento más lento, una contracción de la banca y una posible caída en el valor de la moneda.

En 2018, el índice Bloomberg Macau China Gaming cayó en más de un cuarto, con un rendimiento inferior al índice de acciones Hang Seng en su conjunto, lo que refleja que fue un año de presiones sobre los grandes apostadores de la parte continental de China, quienes redujeron sus gastos y sus préstamos. Los analistas explican que estas circunstancias estarían haciendo que el 2019 empiece con notas de bajas expectativas y valoraciones poco exigentes.

Mientras China se prepara para celebrar el año nuevo lunar y su reunión con Macao, los riesgos económicos no parecen ser los únicos que ponen en peligro a los negocios. El análisis detalla que quizás el mayor riesgo sea que las compañías de casino de Macao se unan a la creciente cantidad de empresas que se convierten en rehenes de las tensiones chino-estadounidenses. Estas tensiones geopolíticas podrían significar un crecimiento más lento, una contracción de la banca y una posible caída en el valor de la moneda, como ya ocurrió hace tres años, lo que desencadenó una gran fuga de capitales.

En la actualidad, tres de las seis principales empresas de casinos de Macao son propiedad total o parcial de intereses estadounidenses, incluidos Sands China, Wynn Macau y MGM China, esta última empresa conjunta con Pansy Ho, hijo de Stanley, una presencia destacada en la escena de los casinos antes su jubilación hace varios años. Todos tienen concesiones del gobierno para tener el privilegio de operar casinos, negocio que está separado de administrar los hoteles que los albergan. Sands podría ser especialmente vulnerable en ese contexto ya que es propiedad de Sheldon Adelson, un firme partidario del presidente Donald Trump.

Según el artículo del Financial Times, muchos inversores permanecen atentos a las próximas renovaciones de las concesiones, como por ejemplo la de MGM durante el próximo año. Los analistas económicos de Beijing explican que estas renovaciones siempre son un motivo de preocupación porque, a medida que se acerca las fechas, las cosas están menos claras. Ellos creen que no se puede descartar que Macao quede atrapado en las tensiones comerciales entre los Estados Unidos y China, porque es muy probable que se apliquen enfoques más punitivos sobre los tres operadores norteamericanos, lo que afectaría a todos los demás, con el consecuente declive económico de la industria del juego en la ex colonia.

Sin embargo, otros analistas creen que el gobierno de Beijing no quiere que las concesiones se caigan antes de que expiren, porque éste es un momento en el que China está buscando atraer más inversiones extranjeras y, en vez de
eso, el gobierno podría adoptar otras medidas tales como la imposición de impuestos más altos a los casinos de propiedad extranjera. Además explican los operadores estadounidenses también están en riesgo de efectos nacionalistas más amplios, que son difíciles de cuantificar. Por ejemplo, cuando las ventas de Apple comenzaron a debilitarse en China hace dos años, se debió a que algunos de los primeros usuarios decidieron que los teléfonos Huawei eran superiores, gracias a sus tarjetas SIM dobles y cámaras más atractivas.

Los fondos de inversión que apuestan por los casinos de Macao explican que casi nadie va a invertir en un hermoso hotel que no tenga un casino en su interior para ser explotado. Desde un fondo de cobertura con sede en Hong Kong se explicó que su sector se mantiene optimista a pesar de las posibles implicancias de la política, sobre todo debido a que de no renovar las concesiones el gobierno Chino debería nacionalizar entre 10.000 y 15.000 millones de dólares en activos y porque no se puede revocar un contrato de arrendamientos de tierras sin pensar seriamente en las consecuencias.

Este inversor también señaló que Sands y Wynn emplean a 30.000 trabajadores combinados en Macao y no sería una buena idea si le dijera a Wynn que salga de la ciudad y le entregue el edificio a un operador de local o una empresa estatal que reduzca los seguros de salud para los empleados, contrate a todos sus parientes como gerentes y omita los controles de seguridad contra incendios para ahorrarse unos centavos.

Las cosas no están resueltas de un lado ni del otro en las oficinas de Beijing. El gobierno chino no siempre tuvo la mejor imagen de Macao debido a su historia, porque consideran que los turistas que llegan al enclave tienen una sola cosa en mente, llevarse dinero de la china continental para evitar cualquier tipo de control. El juego, tanto presencial como en línea, tiene grandes detractores dentro del gobierno porque muchos piensan, y comentan, que la industria del juego no es tan productiva como dicen y representa un escollo en los cumplimientos de las metas fiscales.

Los capitales de inversión deberán tener en cuenta todos estos factores adversos y ser por demás prudentes a la hora de decidir adónde van a colocar sus dineros. Los casinos de Macao pueden, año a año, incrementar, disminuir o mantener sus ingresos sin que ésta sea una condición única para conservar sus concesiones, en un momento donde los problemas geopolíticos, aún no resueltos, parecen estar jugando un papel mucho más determinante.


 

 

Fuente:www.ft.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner