Gobernador De Río De Janeiro Está A Favor De Los Casinos

El flamante gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel, que ganó las elecciones con un amplio margen tanto en la primera como en la segunda vuelta, sorprendió a propios y extraños esta semana cuando declaró que el Estado puede llegar al mes de julio sin el suficiente dinero para honrar sus compromisos. De esta manera, el gobernador miembro del partido Social Cristiano (PSC), dijo que la legalización de los juegos diversificaría la matriz económica, atraería inversores locales y extranjeros y generaría ingresos que ayuden a salir de la crisis financiera de los últimos años.

Exjuez y miembro de un partido de derecha cristiana, nacionalista y conservador, Witzel parece anteponer sus ideas liberales de la economía a cualquier precepto religioso, en un momento en donde el estado que gobierna parece acercarse a la bancarrota.

Convertir a Rio en una especie de "Las Vegas Carioca" tuvo diferentes recibimientos por parte de los economistas brasileños. Bruno Sobral, profesor de economía en la Universidad Estatal de Rio de Janeiro (Uerj) explicó que la instalación de casinos "genera muchas dudas, principalmente en términos de recaudación tributaria. Además, el interés de instalar casinos en Río puede estar vinculado a grupos cercanos a la gestión del gobernador Witzel deseosos de vender su propio pescado".

El economista explica que, con las actuales reglas vigentes en Brasil, un casino generará un impuesto sobre el servicio de carácter municipal y si está preocupado por fortalecer su propia recaudación tributaria deberá buscar impuestos estatales, como por ejemplo la circulación de mercancías. Sobral señala que el plan económico del Gobierno del Estado establece 647 metas entre los primeros 100 y 180 días de gestión, de los cuales más de cien deberían cumplirse en abril. La situación de arcas flacas del Estado está empujando a Witzel a querer apurar la legalización de los casinos.

Quienes apoyan la medida explica que se debe poner todo el empeño en aprobar la legislación que permita la instalación de los casinos en el Estado. En declaraciones a la prensa el gobernador carioca señaló que "no es posible que sólo en Las Vegas las personas gasten fortunas. Aquí también hay espacios para albergar casinos y tienen oportunidades para ello. Es sólo perfeccionar los mecanismos de control y no habrá ningún tipo de problema". No deja de llamar la atención que un miembro de un partido cristiano salga a apoyar la
instalación de casinos, cuando desde los púlpitos evangélicos los pastores defenestran el juego como una de las más ingeniosas maquinaciones del maligno para corromper a las personas.

Pero Witzel necesita dinero fresco para cubrir los proyectos sobre seguridad ciudadana y jurídica, modernización de la gestión y aceleración de la eficiencia pública, desarrollo humano y social, desarrollo económico y regionalización. Además, su propuesta de alianza con los municipios para un mejor desarrollo de éstos necesita de contención de gastos y aumento de la recaudación. La salida más rápida y segura es apoyar la instalación de casinos en un estado donde el Turismo es una de las más importante fuentes de ingresos.

Mientras el premiado economista de la Universidad de Rio de Janeiro expone sus dudas sobre la instalación de casinos como una solución para la recuperación fiscal y la generación de empleo, sectores como la Federação Brasileira de Hospedagem e Alimentação (FBHA), aseguran que la liberación de los casinos propuesta por Witzel será un beneficio para la economía. Alexandre Sampaio, su presidente, recalcó que la instalación de casinos convertirá a Río de Janeiro en una continua sede de eventos turísticos, artísticos y gastronómicos.

Lo que todos los sectores aseguran es que si Rio quiere convertirse en "Las Vegas Carioca", las autoridades deberán trabajar en el fortalecimiento de la seguridad para el turista, lo que implicaría asociaciones con las secretarías de policía civil y militar. Para Sampaio "la legalización de hoteles-casino posibilitaría el movimiento de más 15 mil millones de reales en ingresos por año en el país, además de la generación de 400 mil puestos directos e indirectos de trabajo. Esto potenciaría el turismo brasileño, dando más rentabilidad, competitividad y atractivo".


 

 

Fuente:www.panrotas.com.br y www.brasildefato.com.br

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner