Denuncian "Cóctel Letal" Para El Turf

Un comunicado atribuido a los trabajadores del turf de la provincia de Buenos Aires, señala que la industria atraviesa por una situación crítica debido a la liquidación de varios haras y la baja en la cantidad de nacimientos de potrillos. Denominado como un "cóctel letal" para el turf, los trabajadores explicaron que esta situación se debe, principalmente, a la falta de consensos y a la incapacidad para que el sector y el gobierno trabajen en conjunto. Algunos referentes del hipismo señalaron que la desidia por la que pasa el turf se manifiesta en el abandono de los sectores destinados al cuidado de los animales en los hipódromos.

El reconocido veterinario Esteban Di Gennaro consideró que en hipódromos como el de Palermo, la parte de la cancha y las gradas parecen de película, pero que el piso en la parte destinada a los caballos se asemeja a una montaña rusa, porque no lo ve el público apostador. "En los hipódromos hacen trabajos que salen muy poco para que después cuesten un montón. Todas las cosas que se han hecho no tienen como destino al caballo, como por ejemplo las entradas digitales. En el caso de San Isidro, recién ahora le están dando importancia a las pistas", señaló y añadió que estos problemas se arreglan con auditorías, pero que es muy poco probable que las vayan a permitir.

El profesional especificó que el sistema de auditorías es la única forma de que se sepan en qué se invierten los recursos que otorga la provincia, de los cuales el 70 por ciento debería ir a premios porque es la única forma de estimular a la actividad. "Los criadores pueden decir, tengo un caballo, gano una carrera y me cubro un año. Entonces cualquier persona con ganas y pasión se va a jugar a tener un caballo, de otra manera, no hay forma. Es un problema de manejo, y en todos lados pasa, mostramos la parte que se ve porque es lo que vende", dijo.

Para Di Gennaro, el gran problema que tiene el turf en la actualidad es la administración y la falta de recursos. "La provincia está apuntando a sacar los subsidios, lo cual tiene un dejo de coherencia porque una actividad no puede ser subvencionada, pero (el subsidio) es una plata que está bien generada porque fue consecuencia de los juegos que le sacan jugadores a las carreras". También advirtió que la única manera de saber con certeza dónde está yendo ese dinero, es disponiendo una intervención. "Si queremos que esta actividad funcione, hay una sola forma que es trabajar, pero muchos son alérgicos al trabajo".

El veterinario indicó que toda mejora en el turf depende también de una decisión política ya que a la actividad la están manejando personas que no tienen la experiencia para hacerlo.Opinión que comparten los trabajadores del sector que denunciaron la falta de incentivo debido al desconocimiento del potencial de la industria hípica. Además, en el documento reclamaron un aumento del 15 por ciento en el Fondo de Reparación y que se otorguen licencias a los hipódromos para captar apuestas online. El comunicado terminó exponiendo la falta visión estratégica, idoneidad e interés de la gobernadora María Eugenia Vidal,
quien, dicen, dejó a la deriva a una industria generadora de miles de puestos de trabajo.

Por su parte, el criador Jorge Cuenca, señaló que están amonestando a caballos porque se les administra calmantes cuando el estado de las canchas es deplorable. "El hipódromo de Tandil está muy bonito en el sector de tribunas, pero la mugre, la desidia y el abandono siguen estando. Parece que les gusta vivir del subsidio y no hacemos nada por prosperar", explicó. Para él, el gobierno de María Eugenia Vidal, a quien la mayoría de los criadores apoyó, fracasó estrepitosamente en el tema del turf porque no hace cumplir la ley, y advirtió que el sector está igual o peor que con los gobiernos anteriores.

Cuenca recordó que el antiguo administrador de Tandil, Daniel Blanco, hoy fallecido, siguió siendo administrador en Dolores bajo el actual gobierno, aun cuando tenía sentencia firme por juego ilegal y ya estaba imputado por administración fraudulenta. Para él, el actual presidente del IPLyC, Matías Lanusse, no tiene los conocimientos suficientes sobre la actividad y no se reúne con las personas idóneas para tratar los temas que acucian al turf. "Así no va a salir nunca adelante el turf, porque no hay ningún interés. Yo como propietario de un caballo no me dan ganas ir a un lugar en estado de abandono. Los hipódromos están en el tacho de la basura, más abajo no pueden estar" e indicó que, si bien la estructura edilicia y las gradas están bien mantenidas, el resto del predio es un verdadero basural.

Para Cuenca, la forma con la que las autoridades pueden sacar a la actividad del pozo es acompañando a los criadores que realmente lo necesitan, que invierten y que están comprometidos en mejorar la calidad del turf. "Que las autoridades acompañen es mucho más potable que cualquier subsidio. No digo que esté mal subsidiar, sino que hay que darle otra orientación al subsidio". Cuenca insistió en que los subsidios deben estar destinados a pagar premios y el mantenimiento de los hipódromos debe realizarse a través del alquiler de boxes y por el derecho de cancha, y no como en la actualidad que se intenta mantener a toda la actividad con el dinero del Estado.

Ambos referentes están convencidos de que las malas administraciones y la falta de compromiso son culpables de que hoy la mayoría de los hipódromos de la provincia estén pasando por un estado de dejadez que afecta principalmente a los sectores destinados al mantenimiento de los caballos.


 

 


 
Banner
Banner
Banner