Por Quinto Año, Creció El Número De Salones De Juego En España

El número de salones de juego volvió a crecer por quinto año consecutivo en España en 2018, alcanzando los 3.507 a cierre del pasado año, el nivel más alto registrado desde 2003, según los datos del Anuario del Juego en España, publicado hoy por la patronal del sector Cejuego. Desde 2013, cuando estas salas tocaron fondo con 2.362, su número aumentó 50%. Las apuestas presenciales y online están en crecimiento, mientras que las quinielas y las tragamonedas de los bares experimentaron un descenso.

Unos datos que se conocen en medio del debate abierto sobre el número y ubicación que deben tener este tipo de locales en las ciudades. Según los datos del anuario de Cejuego, hay una sala por cada 13.326 habitantes en España, aunque la proporción varía según la geografía. En Murcia hay una sala por cada 4.263 habitantes, mientras que en Asturias hay una por cada 46.563. En el Principado está en vigor una restricción a la apertura de nuevas salas de juego. En Cataluña, por ejemplo, existe la limitación de 127 establecimientos, lo que se traduce en uno por cada 59.185 personas.

Además de las salas de juego, existen en España 54 salas de Casino y 314 bingos, además de casi 160.000 máquinas de juego (como las tragaperras) en 130.000 bares y cafeterías.

Aun así, el denominado juego real presencial en España, variable que se obtiene de restar a las cantidades jugadas los premios entregados, cayó ligeramente en el último año, un 0,7% hasta 9.146 millones, el primer retroceso en un lustro. En cambio, el juego online volvió a crecer, un 25% hasta 724 millones, lo que le permite elevar su peso dentro del total del sector del juego hasta el 7,3%.

El volumen de juego en su totalidad en España indica que los niveles jugados no se recuperaron desde la crisis, siendo un 20% menor que en 2007.  De estos 9.870,3 millones de euros, EUR 5.581 millones corresponden al juego privado y EUR 4.289,3 millones al juego público.

Hay tres tipos de cantidades en el Anuario. Una, la que se apuesta, que incluye un factor que los autores llaman "circulante", y que es el dinero que se gana y pierde en una misma sesión de juego. Si se toma ese volumen de euros que se destinan al juego, la cantidad apostada total suma 86.035 millones de euros, entre el juego presencial y el juego online. Representa una subida con respecto al año anterior, que alcanzó los 70.000 millones, de más del 20%.

La segunda forma de contar para estas estadísticas se denomina "cantidades jugadas". Entre las loterías, los bingos y la apuesta online fueron de 31.993 millones de euros. Sin embargo, el sector prefiere hablar, y sacar estadísticas, a partir de "la diferencia entre las cantidades jugadas y los premios", a lo que tanto empresarios como académicos denominan "juego real". Esa cifra limpia, la tercera empleada en el Anuario, es en realidad el beneficio antes de impuestos, y suma los 9.870 millones de euros, un 0,8% del PIB español. Ésa es la pérdida neta de los jugadores españoles en 2018, al menos la que reconoce el sector. Un 5% más que en 2017 fue de 9.400 millones. Aunque para llegar a este número se restan los premios y el
"rejuego", que es cuando el apostador vuelve a jugar el dinero ganado en una misma sesión.

Sobre el "circulante", que es el dinero ganado que se vuelve a apostar, Cejuego y la Universidad Carlos III de Madrid mantienen que no son "cantidades realmente jugadas". Sin embargo, desde otra perspectiva, la del jugador, por ejemplo, este dinero podría ser ganancia si se retirara a tiempo. Y es parte esencial del impulso ludópata. En esta edición del anuario hay mucho cuidado de esconder el "circulante", tanto el 'handle' en webs, lo que llaman "rejuego", que existe sólo en las modalidades digitales, casino y tragaperras. El fenómeno del dinero del rejuego o circulante no existe en loterías, quinielas o bingos. Utilizar el dinero de un reintegro, por ejemplo, en otro cupón no se descuenta de sus cálculos.

En "juego real", que es el baremo empleado por los autores del reporte, las apuestas en general han experimentado una subida: de 9.215 en 2017 a 9.146 en 2018 (0,7%) En el juego online, el incremento es mayor. Pasa de 577 a 724 en el mismo periodo (25%), siempre utilizando los datos facilitados por el sector. En los últimos cinco años, desde 2014, cuando tocó suelo, las apuestas no paran de crecer año tras año. En las apuestas presenciales, de los 7.975 millones a los 9.145 millones. En las online, que engloba las apuestas deportivas e hípicas, los concursos, el póquer, el bingo y los juegos de casino, de los 8.229 a los 9.870.

Como los empresarios del juego, al igual que los autores del anuario, cuyo primer autor es José Antonio Gómez Yáñez, del Instituto de Política y Gobernanza de la Carlos III, consideran que el dinero movido en las apuestas ("sin el circulante") es de unos 32.000 millones de euros en 2018, afirman que en premios reparten 69,5%, y sus beneficios son del 30,5%, 9.870 millones de euros, de los que pagan 1.340 millones en impuestos. Además, "el 34,8% de los ingresos de las empresas de juego de entretenimiento privadas, no on line, se destina a impuestos o cotizaciones sociales", casi 1.300 millones de euros. No hay cifras similares para el sector on line, que está fuera del radar incluso de Cejuego.

El director general de Cejuego afirmó que "la evolución del juego en los últimos años muestra que, todavía no se ha llegado a los niveles de ingresos previos a la crisis. Lo que ha cambiado es la composición de la oferta con la entrada de las apuestas deportivas y el juego online".

Asimismo recordó que "el juego online, una actividad legalizada y regulada desde 2011 por la Ley 13/2011, ha obtenido unos ingresos de 724,4 millones de euros, lo que supone tan solo un 7,3% de la facturación total que genera el juego en España".


 

 

Fuente:cincodias.elpais.com y www.elcorreo.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner