El Turf En Epoca Del Coronavirus

Pocos días después de la disputa del Gran Premio Latinoamericano, Argentina decretó cuarentena total debido al coronavirus y de paso, se quedó sin carreras en sus principales hipódromos. "La situación es muy complicada y creo que va para largo", dice el trainer Pablo Sahagián.

Argentina ha sufrido fuertemente los efectos del COVID-19. La cantidad de contagios se incrementa a diario y ya son 36 las personas que han muerto a causa del virus, obligando al presidente Alberto Fernández a decretar cuarentena total y prolongarla hasta, al menos, el próximo 14 de abril.

La hípica trasandina no es inmune a la crisis y sus recintos hípicos rápidamente tuvieron que cerrar sus puertas. El Hipódromo de San Isidro celebró el 4 de marzo el Gran Premio Latinoamericano, con triunfo del local Tetaze (Equal Stripes), y luego ya no pudo volver a abrir. Por su parte, Palermo bajó la cortina el lunes 16 y La Plata hizo lo propio al día siguiente.

Pero los caballos de carrera no saben de coronavirus y en medio de la cuarentena, sus responsables deben sortear estrictas medidas de seguridad para entregarles los cuidados básicos. "La situación es muy complicada y creo que va para largo", comentó a Elturf.com el entrenador Pablo Ezequiel Sahagián.

En Palermo, la cuarentena es total y las caballerizas trabajan exclusivamente con el personal que quedó dentro del hipódromo. Por su parte, San Isidro aún permite el ingreso a su centro de entrenamiento, aunque bajo estrictas medidas de seguridad. La Plata fue un paso más allá y cerró la cancha, por lo que ningún finasangre está ejercitando. La masa caballar también se ha reducido luego de que muchos propietarios resolvieran llevarse sus ejemplares al campo.

"Cada uno de mis colegas lo maneja como puede. En mi caso, envié a la mayor cantidad de cuidadores a sus casas y les hice saber que será difícil la cadena de pago en estas condiciones. Hoy trabajo con un peón por cada 12 caballos aproximadamente y también cuento con un galopador que nos está ayudando a mantener en forma a los caballos que siguen en training", agrega nuestro entrevistado.

El joven entrenador tocó la gloria en 2017 al ganar el Gran Premio Carlos Pellegrini (G1) con el campeón Puerto Escondido (Hurricane Cat), pero hoy ve con preocupación el panorama. "En este momento existe mucha incertidumbre y poco apoyo. Palermo al menos hizo una rebaja del 50% en el alquiler de pesebreras, pero San Isidro además de no pagarnos los premios, no nos da ninguna ayuda en ese sentido. Los costos son elevados y he tenido que llegar a acuerdo con mis propietarios. A los que decidieron que su caballo siga en entrenamiento les estoy cobrando casi la totalidad de la pensión y a los que optaron por parar, les doy una tarifa reducida".

El Hipódromo de San Isidro comunicó la semana pasada que ya están listos para reanudar la actividad. Si se levanta la cuarentena y las autoridades lo permiten, tratarán de hacer carreras el 16 de abril bajo nuevos protocolos sanitarios. Palermo y La Plata, en tanto, mantienen la suspensión hasta nuevo aviso.



Foto: Juan Ignacio Bozzello


Argentina ha sufrido fuertemente los efectos del COVID-19. La cantidad de contagios se incrementa a diario y ya son 36 las personas que han muerto a causa del virus, obligando al presidente Alberto Fernández a decretar cuarentena total y prolongarla hasta, al menos, el próximo 14 de abril.

La hípica trasandina no es inmune a la crisis y sus recintos hípicos rápidamente tuvieron que cerrar sus puertas. El Hipódromo de San Isidro celebró el 4 de marzo el Gran Premio Latinoamericano, con triunfo del local Tetaze (Equal Stripes), y luego ya no pudo volver a abrir. Por su parte, Palermo bajó la cortina el lunes 16 y La Plata hizo lo propio al día siguiente.

Pero los caballos de carrera no saben de coronavirus y en medio de la cuarentena, sus responsables deben sortear estrictas medidas de seguridad para entregarles los cuidados básicos. "La situación es muy complicada y creo que va para largo", comentó a Elturf.com el entrenador Pablo Ezequiel Sahagián.

En Palermo, la cuarentena es total y las caballerizas trabajan exclusivamente con el personal que quedó dentro del hipódromo. Por su parte, San Isidro aún permite el ingreso a su centro de entrenamiento, aunque bajo estrictas medidas de seguridad. La Plata fue un paso más allá y cerró la cancha, por lo que ningún finasangre está ejercitando. La masa caballar también se ha reducido luego de que muchos propietarios resolvieran llevarse sus ejemplares al campo.

"Cada uno de mis colegas lo maneja como puede. En mi caso, envié a la mayor cantidad de cuidadores a sus casas y les hice saber que será difícil la cadena de pago en estas condiciones. Hoy trabajo con un peón por cada 12 caballos aproximadamente y también cuento con un galopador que nos está ayudando a mantener en forma a los caballos que siguen en training", agrega nuestro entrevistado.

El joven entrenador tocó la gloria en 2017 al ganar el Gran Premio Carlos Pellegrini (G1) con el campeón Puerto Escondido (Hurricane Cat), pero hoy ve con preocupación el panorama. "En este momento existe mucha incertidumbre y poco apoyo. Palermo al menos hizo una rebaja del 50% en el alquiler de pesebreras, pero San Isidro además de no pagarnos los premios, no nos da ninguna ayuda en ese sentido. Los costos son elevados y he tenido que llegar a acuerdo con mis propietarios. A los que decidieron que su caballo siga en entrenamiento les estoy cobrando casi la totalidad de la pensión y a los que optaron por parar, les doy una tarifa reducida".

El Hipódromo de San Isidro comunicó la semana pasada que ya están listos para reanudar la actividad. Si se levanta la cuarentena y las autoridades lo permiten, tratarán de hacer carreras el 16 de abril bajo nuevos protocolos sanitarios. Palermo y La Plata, en tanto, mantienen la suspensión hasta nuevo aviso.


Foto: Juan Ignacio Bozzello


Argentina ha sufrido fuertemente los efectos del COVID-19. La cantidad de contagios se incrementa a diario y ya son 36 las personas que han muerto a causa del virus, obligando al presidente Alberto Fernández a decretar cuarentena total y prolongarla hasta, al menos, el próximo 14 de abril.

La hípica trasandina no es inmune a la crisis y sus recintos hípicos rápidamente tuvieron que cerrar sus puertas. El Hipódromo de San Isidro celebró el 4 de marzo el Gran Premio Latinoamericano, con triunfo del local Tetaze (Equal Stripes), y luego ya no pudo volver a abrir. Por su parte, Palermo bajó la cortina el lunes 16 y La Plata hizo lo propio al día siguiente.

Pero los caballos de carrera no saben de coronavirus y en medio de la cuarentena, sus responsables deben sortear estrictas medidas de seguridad para entregarles los cuidados básicos. "La situación es muy complicada y creo que va para largo", comentó a Elturf.com el entrenador Pablo Ezequiel Sahagián.

En Palermo, la cuarentena es total y las caballerizas trabajan exclusivamente con el personal que quedó dentro del hipódromo. Por su parte, San Isidro aún permite el ingreso a su centro de entrenamiento, aunque bajo estrictas medidas de seguridad. La Plata fue un paso más allá y cerró la cancha, por lo que ningún finasangre está ejercitando. La
masa caballar también se ha reducido luego de que muchos propietarios resolvieran llevarse sus ejemplares al campo.

"Cada uno de mis colegas lo maneja como puede. En mi caso, envié a la mayor cantidad de cuidadores a sus casas y les hice saber que será difícil la cadena de pago en estas condiciones. Hoy trabajo con un peón por cada 12 caballos aproximadamente y también cuento con un galopador que nos está ayudando a mantener en forma a los caballos que siguen en training", agrega nuestro entrevistado.

El joven entrenador tocó la gloria en 2017 al ganar el Gran Premio Carlos Pellegrini (G1) con el campeón Puerto Escondido (Hurricane Cat), pero hoy ve con preocupación el panorama. "En este momento existe mucha incertidumbre y poco apoyo. Palermo al menos hizo una rebaja del 50% en el alquiler de pesebreras, pero San Isidro además de no pagarnos los premios, no nos da ninguna ayuda en ese sentido. Los costos son elevados y he tenido que llegar a acuerdo con mis propietarios. A los que decidieron que su caballo siga en entrenamiento les estoy cobrando casi la totalidad de la pensión y a los que optaron por parar, les doy una tarifa reducida".

El Hipódromo de San Isidro comunicó la semana pasada que ya están listos para reanudar la actividad. Si se levanta la cuarentena y las autoridades lo permiten, tratarán de hacer carreras el 16 de abril bajo nuevos protocolos sanitarios. Palermo y La Plata, en tanto, mantienen la suspensión hasta nuevo aviso.


 

 

Fuente:elturf.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner