Codere Logra Obtener Más Dinero De Sus Bonistas

La empresa de origen español del sector del juego Codere convocó de nuevo a su consejo de administración para aprobar el acuerdo definitivo con sus acreedores que le permitirá huir del riesgo de concurso. La compañía logró hasta 200 millones de euros de un grupo de fondos oportunistas que son, a su vez, los propietarios de los bonos que estuvo a punto de no poder pagar.

De esta manera, la empresa logra el doble del dinero que había estimado en un principio necesario para afrontar el impacto del Covid-19 en sus cuentas. Aunque el equipo directivo, liderado por Vicente Di Loreto, había mantenido negociaciones muy avanzadas con varios fondos de capital riesgo, como Pimco y Carlyle, para que le concedieran la nueva financiación, finalmente fueron los bonistas lo que decidieron apostar de nuevo por la empresa participada principalmente por otros fondos de 'private equity' como Silver Point, Prudential y Abrams Capital.

Los bonistas que van a poner los casi 200 millones comprometidos son Jupiter, Dryden, Invesco, Blackrock y BNY Mellon, que son los que tienen una parte importante de los cerca de 800 millones en euros y en dólares que Codere tiene emitidos en bonos y cuyo vencimiento está fijado para noviembre de 2021. Junto a la aportación de dinero fresco, los acreedores aceptaron alargar hasta tres años el pago de los bonos en circulación, a cambio de subir el tipo de interés y de eximir a la compañía de cumplir este año determinadas cláusulas o 'covenants' relacionadas con su beneficio operativo y su deuda.

La situación por la que atravesó Codere fue tan difícil que el pago del cupón del pasado mes de abril se retrasó un mes por las dificultades financieras. Una medida que provocó que las agencias de rating rebajaran de forma abrupta su grado de solvencia, hasta el nivel más bajo de bono basura, al descontar que el grupo podría quebrar. En el caso de
Standard & Poor's, la agencia ha reducido su calificación financiera tres veces --la última, a finales de junio-- en lo que va de año.

La compañía intentó conseguir financiación urgente para atender el pago de ese cupón, que ascendía a 27 millones de euros, ya que disponía de caja para tan solo tres meses más. Incluso acudió al Instituto de Crédito Oficial (ICO), pero el banco estatal le denegó un crédito de 10 millones de euros por tratarse de una empresa del sector del juego.

En ningún caso habrá quita para los acreedores actuales, opción que el mercado descontaba cuando el precio de los bonos se hundió por debajo del 40% de su valor nominal. Actualmente, cotizan a cerca del 60%, lejos, no obstante, del 95% al que se pagaban en octubre de 2019, antes de que la compañía admitiese problemas contables en sus filiales en Latinoamérica.

La irrupción de la pandemia a nivel mundial le obligó a cerrar todas sus salas en todos los países en los que está presente, como España, Italia, Uruguay, México, Colombia y Panamá. La empresa aplicó un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para más de 1.300 personas en Espasña, lo cual no impidió que cerrase el primer trimestre del año con unas pérdidas de 97 millones de euros.

Codere, que llegó a valer más de 1.000 millones de euros en bolsa, al cotizar por encima de los 20 euros por acción, capitaliza hoy apenas 177 millones, al cambiarse a tan solo 1,5 euros por título.


 

 

Fuente:www.elconfidencial.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner