Los datos oficiales suministrados por el ente regulador del sector de esa región estadounidense, la Nevada Gaming Contyrol Board, indican asimismo que coinsiderando el año fiscal (1 de julio 2019 al 30 de junio 2020), los ingresos disminuyeron en un 21,67 por ciento.

Por otra parte, el estado recaudó por conceptos impositivos provenientes del sector durante julio solo 344.027 dólares, sobre la base de los ingresos de mayo de los establecimientos de juego.

Esto representa una caída del 99,39 por ciento (o U$S 56.174.986) en comparación con igual mes del año pasado, cuando la recaudación fue de U$S 56.519.013.