El Año En Que Enjoy Cambió De Manos

El 2020 será un año que los hermanos Antonio y Javier Martínez no olvidarán. No solo por el impacto mundial que generó el coronavirus, sino  por la drástica decisión que tuvo que tomar la familia ante el golpe de la pandemia sobre su negocio emblema: ceder el control de los casinos Enjoy.

La familia Martínez estuvo 45 años a la cabeza del holding ligado al mundo de la entretención, pero los últimos años fueron pasando la cuenta del fuerte crecimiento que tuvieron en la década del 2000. Hoy cuentan con diez casinos en Chile, uno en Mendoza y un último en Uruguay -anunciado en 2012-, el que para muchos fue una apuesta que evidenció los problemas de liquidez del grupo.

Hace ya cerca de siete años que Enjoy arrastraba una precaria situación económica, la que se intentó aplacar con un sinfín de cambios y mejoras, pero no fueron suficientes. Y cuando se veía la luz al final del túnel con lo que se esperaba fuese un 2019 exitoso, el estallido social y el Covid-19 dieron la estocada final.

Cerraron el año pasado con una pérdida de $ 27.707 millones -superior a los cerca de $ 25.000 millones del ejercicio previo- y una deuda financiera de $ 384 mil millones, donde $ 282 mil millones correspondían a bonos.

Por eso, dentro de las medidas para contener la crisis interna se planteó la necesidad de realizar un aumento de capital por US$ 150 millones, pero en abril pasado, cuando se discutirían los detalles de esa operación, el directorio de Enjoy sorprendió al mercado y anunció una reorganización judicial, proceso que los tuvo gran parte del 2020 en gestiones y en la vitrina de los medios. Finalmente, en agosto los acreedores aprobaron la propuesta con una amplia mayoría.

Gracias a esa operación, la compañía de casinos mantuvo la continuación efectiva y total del giro de las actividades comerciales, otorgó nuevas condiciones para el pago de los créditos afectados al acuerdo, y redujo el nivel de
endeudamiento de la sociedad mediante la conversión de, al menos, un 70% de la deuda valista (no garantizada) en bonos convertibles en acciones. Además, consiguió la obtención de recursos frescos para la empresa.

El próximo ejercicio

Pero el 2021 también será un año que el grupo mantendrá en su memoria, pues se espera que en la junta de accionista de fines de abril próximo se ejecute la reorganización societaria de Enjoy, donde tanto la familia Martínez como el fondo norteamericano Advent International se quedarán con menos de un 10% de participación. Previo al proceso, Advent ostentaba el 34,4% de la empresa -según la memoria 2019-, y la familia Martínez -a través de Inversiones e Inmobiliaria Almonacid e Inversiones Cumbres- tenía el 26,12%.

En el rebaraje accionario entrarán las aseguradoras Penta y EuroAmerica, las cuales antes del proceso de reorganización judicial eran acreedoras de Enjoy. "Para la junta de accionistas de fines de abril ya podría estar abierto el período en que los acreedores puedan convertir su deuda en acciones", señala un conocedor del proceso. Hoy en la firma conviven ambos polos: el directorio elegido en abril del año pasado y la junta de acreedores que monitorea la empresa cada semana.

Mientras todo este cambio se materializa, la operadora continúa trabajando para mantener el programa de apertura de los casinos -permitido para aquellas localidades que estén en Fase 3 del plan Paso a Paso del gobierno- que anunció en noviembre pasado, cuando reabrió Viña del Mar -hoy cerrado- Santiago y Coquimbo. Actualmente están operando el resto de los casinos en el país y en el extranjero.


 

 

Fuente:www.latercera.com

 

 


 

Artículos más leídos

Banner
Banner
Banner