Los Operadores Tradicionales Del Juego, En Estado De Alerta

En todo el mundo el acceso a Internet aumentó y las nuevas tecnologías permiten que cualquier usuario que cuente con las herramientas pertinentes pueda conectarse a la red desde su teléfono móvil. También, la telefonía celular permite que los amantes de los casinos online apuesten desde el lugar donde se encuentren en el momento que elijan. Si bien la tecnología es recibida con beneplácito por la mayoría de la sociedad, existen sectores que se sienten afectados por la inmediatez que significa conectarse y poder apostar desde cualquier lugar remoto.

Los  agencieros en Argentina, quienes, si bien reconocieron que las nuevas tecnologías son necesarias para favorecer la recaudación y la acción social que realiza el Estado, se mostraron preocupados por la cantidad de apuestas de juego que se realizan a través la telefonía celular o internet. El temor de los agencieros es que el auge de las apuestas a través de medios electrónicos signifique el cierre de muchos de los 24 mil locales habilitados y el riesgo de que pierdan su empleo parte de los 100 mil empleados que trabajan en las agencias.

Desde la Federación Argentina de Cámaras de Loterías, Quinielas y Afines (FACALQA), se alzaron voces que dan cuenta del peligro que puede significar las masivas apuestas On Line sin un control cierto del Estado. Los agencieros destacaron que el peligro de la ludopatía y del blanqueo de dinero, y la proliferación de empresas clandestinas y fantasmas está a la orden del día si las apuestas electrónicas no se realizan de forma ordenada. Para ello, explicaron, no se deben alentar metodologías que perjudiquen a las otras actividades relacionadas con el sector y que, a corto plazo pueden redundar en llevar al juego desde el uso a la compulsión.

En el mundo, el ciberjuego se está llevando porciones cada vez más grandes de las recaudaciones globales en apuestas y juegos, mientras las asistencias a lugares físicos está en franca caída. En España, la actividad On Line creció en diferentes porcentajes, y hasta se sextuplicó en cantidad de ciber apostadores  según la comunidad autónoma, mientras que las apuestas en casinos físicos cayeron en los últimos 5 años más del 27 por ciento. Este fenómeno se está dando en buena parte del mundo y preocupa a los operadores del juego tradicional.

En toda Europa las empresas dedicadas a los juegos de azar electrónicos se están multiplicando y muchas casas abren filiales en diversos países. El ayuntamiento de Gibraltar, por ejemplo, aprobó el permiso para que la empresa Porbalility pcl, desarrolladora de software para la creación de juegos de azar para telefonía móvil, opere desde el Peñón y se sume a las 19 empresas de juegos On Line que
tienen sede en esa localidad. Las utilidades de los portales de apuestas van en crecimiento y muchos países están dándole un marco legislativo a la actividad.

Dinamarca, por ejemplo, está preparando una ley para que los casinos On Line comiencen a funcionar de manera legal el primer día del 2011. La británica PartyGaming, líder mundial en el sector, será la encargada de proveer los servicios de juego en sociedad con la empresa local Danske Spil. No obstante, esta ley deberá ser estudiada a fondo antes de ser puesta en marcha ya que se enfrenta a la firme oposición de los sectores relacionados con las casas de juego tradicionales, quienes alegan que los operadores On Line van a tener mejores condiciones tributarias dentro del régimen danés.

Por su parte, Francia dará a conocer por primera vez las cifras del juego On Line, las cuales se calculan en un 56 por ciento del total de los apostado. El presidente del ente controlador del juego por Internet en Francia (ARJEL), Jean-François Vilotte, dijo que se estima que alrededor de medio millón de franceses apuestan On Line cada semana en los portales de las 40 empresas que ya recibieron su licencia para operar. Asimismo explicó que cada dos semanas se conceden nuevos permisos en el país.

Mientras se espera que los miembros de la Unión Europea legislen sobre el juego de azar y las apuestas en Internet, en muchos países los casinos y bingos traiciónales están levantando sus voces de protesta ya que consideran a la actividad virtual "fuera de la ley". Lo cierto es que las casas de juegos están viendo cómo sus ingresos merman con el auge de las apuestas electrónicas. En España, desde mayo pasado, los casinos y bingos están tratando de entablar demandas debido a que la ley les prohíbe realizar publicidad pero los operadores en línea lo hacen sin problemas pues se encuentran en un vacío legal.

Todos coinciden que el auge y crecimiento de los casinos electrónicos es imparable. Sin embargo los operadores tradicionales están pidiendo que las legislaciones se expidan para que ambos sectores puedan competir en igualdad de condiciones bajo reglas de juego claras.


 

 


 
Banner
Banner
Banner