La Industria Del Juego En La Mira

Casinos, bingos y tragamonedas eran una rareza hasta los 90's. El cambio empezó cuando el ex presidente Carlos Menem encontró el resquicio para los casinos “flotantes” de la española Cirsa y, desde la gobernación bonaerense, Duhalde abrió el camino a Codere y habilitó el casino de Tigre para Boldt, otro gigante de las apuestas. Con la llegada de Kirchner, su amigo y zar del juego en la Patagonia, Cristóbal López, irrumpió en la escena nacional. Hoy la industria no ha encontrado aún su techo y se encuentra el el ojo de una tormenta política de consecuencias impredecibles. Una fuerte tributación, transparencia y férreos controles permitirán su evolución. Lo contrario significa profundizar el caos.

El periodista Sergio Serrichio ha publicado en el portal www.plazademayo.com una recopilación de datos sobre la actividad de juegos de azar, que intenta pintar como se ha llegado a este escenario:

comienza diciendo el articulo de referencia






(NDR:La compradora fue HAPSA, propiedad de López y De Achaval y explotadora de tragamonedas en el Hipódromo de Palermo)- 











en la etapa inicial de explotación


Las cifras del negocio




despues del pago de premios, comisiones a los agencieros y a los prestadores de serviuciosjuegos de otras jurisdiciones, como Quini, Loto y otros mas del









Caos Regulatorio






Sí Toca Botón



Lo que viene






Los pequeños Cristobalitos










 

 

Fuente:www.plazademayo.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner