Una Investigación Financiada Por La UE Relaciona El Juego Con Aspectos Sociales Y Culturales

Desde 1980 y hasta la crisis financiera, la generación de ingresos y la especulación se convirtieron en uno de los factores socialmente más extendidos, sobre todo en los EEUU y dentro de la Unión Europea (UE), lo que hizo que la ciudadanía participara más de lleno en las discusiones acerca de los diversos mercados y la generación de bienes. En este contexto, y con el impulso de las nuevas tecnologías, el sistema económico de la UE contribuyó a la transformación de los juegos de azar, los cuales se convirtieron en un tema de estudio referido a las conductas y patologías de las personas. Asimismo, al centrarse en la cuantificación y categorización de los juegos de azar, esta industria está impactando de diversa manera en la economía doméstica de los jugadores y en el turismo.

Rebecca Cassidy, profesora del Departamento de Antropología de la Universidad Goldsmiths de Londres, junto a un equipo de expertos, realizó un estudio sobre las dimensiones del cambio tecnológico y los procesos transnacionales referidos a los juegos de azar, así como la repercusión de la actividad lúdica en las decisiones individuales en distintos contextos sociales y culturales. Cassidy basó su estudio en variables antropológicas como la relación entre el juego y la religión, género, edad o clase social, y cómo impacta en la cotidianeidad de los jugadores.

La investigación se centra en una serie de estudios, cuyos casos representan algunas de las características más importantes de los juegos de azar en Europa y abarcan las características más importantes de la industria. Los estudios que se utilizaron para realizar el informe abarcan la propagación de apuestas entre los operadores financieros en el Reino Unido, el juego doméstico y comercial en Chipre, la industria de los juegos de azar remotos en Gran Bretaña y los actores sociales de los casinos en la frontera ítalo-eslovena.

En principio, se debe destacar que el valor de la industria del juego en Europa es de alrededor de 89 mil millones de Euros, dentro de un mercado que cuyas leyes al respecto no son armónicas y muchos gobiernos se mueven entre la represión,  la contención y la participación en la generación de utilidades. Por su parte, la evolución del mercado debido a la aparición sistemática de nuevas tecnologías en la creación de mercados deja atrás a las legislaciones, volviéndolas obsoletas.

El enfoque que propone la profesora Cassidy se centra, no en las patologías, sino en cuestiones relacionas con la sociedad. Una de las conclusiones del equipo de Cassidy se refiere a los aspectos religiosos y morales, y pone como caso testigo lo ocurrido en Portugal en septiembre de 2009, en donde un fallo del Tribunal Europeo da la razón al monopolio del juego portugués frente a Bwin y la liga portuguesa de fútbol. En el fallo, el Tribunal Europeo explica que "la legislación sobre juegos de azar es una de las áreas en donde existen importantes diferencias morales, religiosas y culturales entre los Estados Miembro" y que "corresponde a los estados miembro determinar en esas zonas, de conformidad con su propia escala de valores".

Estas escalas de valores, morales, sociales y políticas, crearon en la década del 80, según explica el estudio, la actual concepción de la industria en el Reino Unido, cuya política explícita es convertirse en un líder mundial en todas las formas de juego, incluyendo lo juegos de azar a distancia. Esta condición hizo que el Reino Unido se convirtiera en el artífice de la regulación más "madura" con relación a los juegos de azar virtuales, con un mercado valuado en 896 millones de libras (algo así como 1.430 millones de dólares). No obstante, la investigación de Cassidy muestra que, a pesar de que las condiciones sociales y culturales británicas hicieron crecer el mercado del juego hasta los valores antes detallados, la avidez del gobierno de Brown por elevar los cánones hizo que muchos operadores online migren sus licencias hacia paraísos como Alderney, Gibraltar, Isla de Man o Malta, lo que limitó el crecimiento de
la industria en el último año.

Para el británico medio, los juegos de azar son parte de su vida cotidiana, ya sea a través de la lotería o de las casas de apuestas, cuestión que está haciendo mella en otra de las premisas culturales británicas, como lo es el ahorro fruto del trabajo. Estas dos características totalmente antagónicas, la del juego y la del ahorro, crecieron por una misma situación económica que impactó sobre las actitudes de riesgo, recompensa y acumulación. El estudio estima que el juego online se desarrolla en el Reino Unido alrededor de un conjunto de premisas entre las que se señalan, el apego al juego, la relación entre las legislaciones británicas y de la UE, y razones comerciales y morales.

Otro de los ítems del informe trabaja sobre el efecto significativo de los juegos de azar en Chipre y su lugar ambiguo desde 1974, cuando la isla se dividió entre turcos chipriotas al norte y greco-chipriotas al sur.  Mientras que la lotería del estado, las carreras de caballos y las apuestas de fútbol son las únicas formas autorizadas de los juegos de azar en el sur, un pequeño número de casinos, inspirados en los clubes privados del Soho de Londres durante los años '50 y '60, operaban en el norte. Cuando en 1997 en Turquía el juego en vivo fue prohibido por el partido islamista Bienestar, muchos operadores se mudaron a la parte turca de Chipre, la cual se convirtió en un refugio offshore para los jugadores turcos, los del medio Oriente y para los greco-chipriotas que cruzan la frontera custodiada por las tropas de la ONU.

El estudio del equipo liderado por Cassidy explica que el gobierno chipriota, que actualmente sólo tiene injerencia el la parte sur, pero que están tratando de reunificar a toda la isla, quiere "repatriar" a los jugadores en el marco de un régimen de juegos de azar autorizados y legitimados por el Estado. El hecho es que, ambos gobiernos, el turco y el chipriota, evocando principios morales, religiosos y políticos, prohibieron o acotaron los juegos de azar en sus regiones, convirtiendo al norte de la isla de Chipre en una especie de reducto para el juego y el turismo.

El informe revela que si el gobierno de Chipre, de extracción comunista, pone marcha adelante para regular la industria del juego, traerá consigo una implacable restricción en los juegos tradicionales de los greco chipriotas como los pozos en las peleas de gallos y otras actividades clandestinas que se realizan en cafés y clubes privados. Estas leyes, explica, chocarían con las actividades clandestinas, las cuales son prácticamente una tradición transgresora en buena parte de la población.

También, el trabajo del equipo de la Universidad Goldsmiths explora el tema del juego en Eslovenia y cómo disfuma las fronteras, en este caso con Italia, debido a la concentración de salones de juegos que atraen a turistas italianos, sobre todo en la ciudad de Nova Gorica. Esta parte del estudio se basa en el análisis de las preferencias de juego y proporciona una visión típica del ritmo diario de un casino. Además, explora las características del turismo esloveno como nuevo paradigma de una imagen nacional, ya muy alejada de los 20 años que separan a esta república de la ex Yugoslavia. 


 

 


 
Banner
Banner
Banner