El Juego En Neuquén Recauda Más De 200 Millones Al Año

El Instituto Provincial de Juegos de Azar de Neuquén recauda 35 millones de pesos por año, el 16% proviene de lo que perciben de los 2 casinos y las 22 salas de juego que la provincia alberga. Además de la capital, las ciudades neuquinas que más juegan son Rincón de los Sauces, Zapala y Plaza  Huincul. Las autoridades buscan impulsar el juego responsable.

El misterio del azar, el esfuerzo por dominar la suerte, la adrenalina del riesgo y la chapa de la victoria seducen a miles de personas en la provincia de Neuquén. El mercado de los juegos de azar recauda 218 millones de pesos anuales en la provincia. 

La Mañana de Neuquén presenta el mapa de los casinos y el dinero que circula en las 24 salas habilitadas.

Las mesas de paño dividen las aguas. Las que tienen cartas, dados y ruletas son considerados casinos, sólo hay dos en la provincia, el de Neuquén y el de San Martín de los Andes. Los restantes 22 comercios del azar son considerados salas de juego, de distintas magnitudes, lo que más ofrecen son maquinitas.

Sin contar el caso de la capital, las localidades que más salas tienen son las que, a su vez, más recaudación generan. Los puestos fluctúan de acuerdo con la época del año, pero lideran Zapala con tres salas, Plaza Huincul con dos y Rincón de los Sauces con tres.

Antes de que se sancionara la Ley 2.751 en enero del año pasado, todos las pequeñas salas con tragamonedas eran ilegales porque la autorización para establecer locales de juegos de azar le corresponde a la Provincia mediante concesiones. Ahora, según explicó Ricardo Pullella, director general de Salas de Juego y Casinos de la provincia, todos los pequeños locales que estaban en situación irregular están blanqueados. Esto generó que haya muchas salas en varias localidades y de pequeña envergadura.

Para dimensionar el movimiento de las salas del interior, Pullella explicó que la provincia tiene 3.600 maquinitas y que 1.000 de esas están en el casino de la capital. Además, que la magnitud de esta sala ubicada en la Ruta 22 se puede comparar a 12 salas juntas del interior.

En algunos casos, los locales que ofrecen estos juegos significan un atractivo importante para la localidad, porque son los únicos espacios de ocio y porque, en algunas ciudades, están vinculados con otras actividades comerciales. 

Un mapa del juego 
Distribuidas las 22 salas y los dos casinos de la provincia, el mapa demuestra que las zonas donde más actividad petrolera hay es donde, a su vez, la presencia del juego es más fuerte. Algo similar ocurre con las localidades turísticas por excelencia, donde están más relacionadas a la oferta hotelera.Por ejemplo, una localidad del norte que tiene 3.400 habitantes como Buta Ranquil, tiene dos salas de juegos, junto a Rincón que tiene tres y a Añelo que tiene una, conforman un trinomio petrolero importante relacionado con el comercio del azar. Los sectores de producción minera, como Las Lajas y Loncopué, tienen cuatro salas y no llegan a los 10 mil habitantes en total.

Las localidades del centro de la provincia, históricamente ligadas al petróleo, también muestran esta tendencia. Sin embargo, son ciudades grandes que no tienen tanta población en tránsito como caracterizan a las anteriores. Se trata de las grandes ciudades del centro: Zapala, que tienen
tres salas, Plaza Huincul con dos, y Cutral Co, con una sola. Éstas son las que más movimiento financiero tienen, junto con Rincón de los Sauces.

Sin embargo, a pesar de la gran cantidad de salas que hay, el movimiento más importante está en la capital, donde el casino ubicado en la Ruta 22 tiene alrededor de 1.000 máquinas tragamonedas y juegos de mesa de paño. Esto ocurre en simultáneo con la gran cantidad de personas que va cada noche pero no llega a las mesas de apuesta porque va para disfrutar otras propuestas, como los espectáculos musicales, el hotel y los restaurantes. 

"La gente sabe que va a perder"
Fue la explicación de Pullella. Así, el dinero que ingresa se recicla y gira en distintos porcentajes a los municipios, al instituto provincial recaudador, a las empresas concesionarias. "A nosotros nos interesa recaudar porque todo lo que ingresa vuelve a la comunidad a través de Desarrollo Social y Educación", explicó Pullella.

La Ley 2.751 establece que el canon que percibe el Instituto Provincial de Juegos de Azar de la ganancia de Lotería, Quiniela y casinos de la provincia es el 16%. Además, tiene la fiscalización online de cada máquina de la provincia. Y de ese canon que perciben mensual, se reparte el 20% a cada municipio adherido a la normativa que tenga salas en su ejido.

"Miles de personas van todos los días a jugar a los casinos de la provincia, lo necesitan, se divierten, juegan su plata, no hay que demonizarlo", sostiene Pullella, quien añade: "Sí, la mayoría pierde su dinero porque sino no estaríamos recaudando 35 millones anuales y la gente sabe que va a perder. Algunos ganan pero son los menos y eso tenemos que resaltarlo en el trabajo de prevención".

Para eso, se creó el Programa de Promoción y Orientación hacia un Juego Responsable donde se hacen campañas de difusión para prevenir conductas patológicas relacionadas al juego. Entre las medidas, se hace difusión en eventos provinciales y se reparten auto-encuestas en folletos en cada sala.

Según explicó, hay 30 personas que le solicitaron al Programa ser autoexcluidos de los casinos. Les dan la potestad a los guardias de prohibirles el ingreso. Wanda Leitner, jefa del departamento de Promoción de la Salud y Orientación hacia un Juego Responsable explicó que aproximadamente el 1,5% de las personas que va al casino tiene la enfermedad de la ludopatía, según una encuesta que ellos mismos realizaron en tres localidades."Las mujeres son mayoría en las salas pero no son las que más juegan. Van a comer, a ver shows y acompañan a otros", expresó Leitner, psicóloga. Desde su programa intentan contener a la tercera edad, sector vulnerable por la soledad en la que viven y la poca expectativa de vida.

El casino es un lugar de encuentro social además del juego.  "Los concesionarios saben que tienen que involucrarse más en la sociedad, ya no están aislados, el control del juego es estatal", resaltó Leitner.


 

 

Fuente:www.lmneuquen.com.ar

 

 


 
Banner
Banner
Banner