Las Apuestas Deportivas En Argentina

alt

Por Fabián Bataglia

Las apuestas deportivas online en Argentina están generando una oleada de apoyos y rechazos, sobre todo en el ámbito de los clubes de fútbol y en el seno mismo de la AFA (Asociación del Fútbol Argentino). Hace ya unos años, la empresa de origen austríaco Bwin ingresó al mercado argentino como punta de lanza en la operación de apuestas deportivas y, con los grises de la ley, parece que no existen verdaderas restricciones para que ofrezca sus servicios dentro del ámbito nacional.

 

Algunos dirigentes del fútbol argentino vienen sosteniendo hace años que la industria de las apuestas deportivas deben ser monitoreados por la AFA y sus beneficios deben volver a los clubes.

Cuando Bwin desembarcó hace algunos años en estas tierras, varias voces estrechamente relacionadas con los clubes de fútbol más importantes de país, se lamentaban y culpaban a los grandes dirigentes del Fútbol por haber dejado al máximo deporte de la Argentina afuera de este meganegocio.

Incluso, el dirigente quilmeño y ex secretario general de la Confederación Sudamericana de Fútbol, José Luis Meiszner, dejó claro que la AFA es la propietaria de los derechos que emanan del Fútbol y que la Asociación debe ponerse a la vanguardia de las nuevas tecnologías en materia de apuestas.

Algunas informaciones aparecidas en medios especializados dan cuenta que el futuro mercado de las apuestas en línea estaría en manos de la ya mencionada Bwin, del multi-empresario kirchnerista Cristóbal López y de la empresa española Codere.

Las razones que se esgrimen para justificar estas apreciaciones son las relaciones comerciales que existen entre algunas empresas de juegos de azar y los clubes de fútbol, sobre todo en materia de publicidad en las remeras deportivas.

Sin embargo, una fuente allegada a la empresa Codere dijo que no existe ninguna unidad de negocios en esa compañía dedicada al estudio de la explotación de las apuestas deportivas en Argentina.

Por otro lado, aparece Cristóbal López, socio de Intralot, una de las empresas más importantes de mundo en la automatización de apuestas deportivas y de lotería, a través de su participación accionaria en TecnoAcción, una compañía de servicios que realiza proyectos para la administración automatizada de apuestas.

Para algunos analistas, López tendría el apoyo implícito de amplios sectores de la política, que allanarían el terreno para que el empresario desembarque en la provincia de Buenos Aires, y uno de los factores clave sería la legalización de los juegos en línea.

Cabe recordar que Lotería Nacional, a pesar de tener un fallo de la justicia en su contra, otorgó en 2011 a TecnoAcción el servicio de captura y procesamiento de las apuestas que se realizan en 1300 agencias de Capital Federal.

Con relación a este tema, existe un proyecto para legalizar la actividad lúdica en línea presentado por el actual intendente de la ciudad de La Plata, Pablo Bruera, cuando ocupaba una banca en la cámara de diputados de la provincia de Buenos Aires.

Bruera, hombre de estrechos lazos con el gobierno
nacional, cree que si se tiene en cuenta que el 60 por ciento del volumen total de apuestas de Argentina se origina en la provincia de Buenos Aires, ésta es la mayor perjudicada por las apuestas que se generan en ese territorio de manera ilegal.

Por su parte, el ex presidente de Bwin Argentina, Andy Wasserman, defendió el derecho de la empresa a operar en el país mediante su licencia en la provincia de Misiones, ya que ellos están cumpliendo los reglamentos que dicta la lotería provincial.

Wasseman, quien dijo en varias oportunidades que "Lotería Nacional no tiene nada que hacer con nosotros" y que "a Bwin le encantaría ayudar a los clubes de fútbol, pero no es su función", afirmó que, aunque la compañía opera desde la provincia de Misiones, puede ofrecer sus servicios en todo el país.

Para defender su postura, Wasseman recurrió a un argumento poco feliz, al decir que "el que cosecha papas en una provincia no tiene por qué pedir permiso en otro lado".

Lo cierto, es que Bwin está poniendo como ejemplo el caso del Quini 6, el cual está reglamentado bajo las normas de Lotería de Santa Fe, pero se puede jugar en todo el país.

Por su parte, el problema con la AFA es claro y sin demasiados ribetes melodramático:

Los clubes de fútbol quieren  coparticipar de lo recaudado por las apuestas deportivas online, ya que consideran que el grueso de la recaudación de Bwin se encuentra en los dos campeonatos de fútbol más importantes del país.

Pero Lotería no parece estar haciendo demasiado con las quejas de la Asociación de Fútbol y muchos dirigentes ya miran el negocio de las apuestas como un camino posible hacia una sólida financiación de sus agujeros negros.

Pero como medida novedosa, el presidente de la AFA, Julio Grondona, y los directivos más importantes de la Asociación, tendrían hace ya tiempo en carpeta el proyecto de Prode Bancado, una especie de "aggiornamiento" del clásico juego del pronóstico deportivo, al que ya todos tratan como un dinosaurio de las apuestas.

El nuevo prode, tendría características similares pero a través de soportes a distancia como telefonía móvil e Internet. Cabe destacar que el ya mencionado Cristóbal López, rechazó participar de este proyecto por considerarlo vetusto.

Hoy, el panorama de las apuestas deportivas en el ámbito nacional y provincial, sigue teniendo observadores que pronostican que, para que las cosas funcionen, las tres patas del juego tienen que estar en perfecta armonía cósmica, como si de una alineación estelar se tratase.

Por lo pronto, operadores, clubes de fútbol y sectores políticos, dicen ser los legítimos dueños de las reglas del juego y reclaman con la verdad de su lado, una suculenta tajada de los miles de millones de pesos que se apuestan anualmente.


 

 


 
Banner
Banner
Banner