Fuertes Avances En La Legalización Del Juego On Line: Estados Unidos Comienza A Ver El Negocio

Diferentes estados del país del norte han comenzado a debatir legislativamente la regulación de las apuestas on line. Aunque la normativa actual prohíbe el juego virtual, existe una clara tendencia por parte de los gobiernos intermedios en modificar la situación. Básicamente, el interés radica en la importante recaudación tributaria que la explotación de la actividad podría significar para las arcas estatales y la reactivación de la economía en general. Florida, Nueva Jersey, Nevada y California ya se han puesto al frente de la regulación.

Como era de esperarse en Estados Unidos se está llevando a cabo un intenso debate acerca de la regulación de las apuestas online, a pesar de la política restrictiva que se ha impulsado siempre en materia de juegos de azar. Más allá del impacto de las apuestas online y el auge que ha producido este nuevo formato a nivel mundial, desde hace cuatro años en EE UU existe una Ley Federal que las prohíbe. Entre idas y vueltas, y sin resultados concretos, desde hace unos años, algunos estados han impulsado proyectos tendientes a legalizar la actividad, precisamente el Póker online. En el último tiempo han resurgido propuestas de este tipo y todo hace pensar que, en épocas de paralización económica, cualquier iniciativa de este tipo puede ser tan tentadora como viable. Florida, Nevada y New Jersey se encuentran actualmente dentro de éste proceso.

El gobierno americano ha sido siempre bastante inflexible en cuanto al desarrollo de los juegos de azar en general, incluso la actividad estuvo completamente prohibida en el último decenio del siglo XIX, hasta que el crack de 1929 hizo pensar en la reglamentación del juego como un potencial mercado para reactivar la economía. Finalmente en 1931, con la completa legalización del juego en Nevada, nace Las Vegas. En los años 90 se produjo la revolución de las apuestas online, y desde entonces los diferentes gobiernos del mundo han intentado intervenir en el desarrollo de este negocio. Estados Unidos siempre se ha mantenido en una posición bastante rígida respecto a la apertura de las apuestas virtuales, hasta el punto de sancionar su prohibición. Pero la apuestas online son un negocio tentador para los estados, más aún en tiempos de crisis económica.

La legalización de las apuestas a través de Internet constituye una movida tentadora a medida que las finanzas públicas de los países empeoran. De esta manera los gobiernos están tratando de sacar este negocio de la sombra -como sucede actualmente en España- e incluirlo dentro de la economía digital, donde puede ser regulado y sujeto a impuestos. Las apuestas mueven millones configurando una enorme posibilidad de recaudación fiscal para las arcas estatales y los gobiernos no son ingenuos ante esta realidad.

El tema de la regularización de las apuestas por Internet en Estados Unidos ha comenzado a generar la opinión de los sectores vinculados a la actividad, teniendo en cuenta que entre 8 y 10 millones de americanos, aproximadamente, juagan online a través de cuentas extranjeras. Respecto a este punto, el representante de Florida de Poker Players Alliance, Joseph Abruzzo, opinó que "es sentido común, hay cientos de miles de jugadores en Florida jugando sin regulación ni protección".

El estado de Florida podría estar bastante cerca de regular la industria de póker en línea, a través de sitios virtuales
operados por terceros, a comienzos del mes de julio. La propuesta incluye el pago de una comisión por cada mano jugada en el sitio virtual, mientras que el Estado participaría en un porcentaje de esas apuestas. Los legisladores se han mostrado bastante interesados en este tipo de configuración, por sus múltiples beneficios y la posibilidad de generar ganancias en el corto plazo.

La semana pasada el South Carolina Senate Judiciary Comitte aprobó por amplia mayoría un proyecto de ley que podría modificar la retrógrada normativa del estado respecto a los Home Poker Games. Ahora el documento se dirige al Senado, mientras la Poker Plakers Alliance prometió recurrir hasta el Juez Supremo del sur de Carolina  si fuese necesario para lograr la aprobación de la propuesta legislativa.

Otros estados como Nueva Jersey -el más avanzado en este sentido- y California se encuentra en proceso de evaluación de éste tipo de iniciativas para explotar el mercado online dentro de sus estados. El propio gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, fue quien le dio impulso a la legalización del sector de los juegos online. En los últimos días, por medio de la firma de una ley, habilitó el cambio de apuestas por Internet: uno de los documentos aprobados permite a las Compañias New Jersey Sports y Exposition Authority contratar operadores extranjeros para proveerles la posibilidad de apostar en el país. Dentro de los siguientes 90 días, el gobernador, deberá decidir si sellar con su firma un proyecto proveniente del senado que permitiría a los casinos de Atlantic City ofrecer versiones online de sus juegos.

Por su parte, el estado de Nevada, anunció un acuerdo de cooperación entre la Nevada Gaming Control Boar (NGCB) y la Alderney Gambling Control Comisión (AGCC). Aunque los detalles del acuerdo no han sido oficializados, los directivos de ambas firmas han manifestado la importancia de esta cooperación para el futuro desarrollo del juego online.

En medio del repentino interés de los gobiernos y funcionarios por normalizar las apuestas virtuales, teniendo en cuenta los ingresos que significarían para el Estado, las empresas interesadas en el comercio de la actividad, favorecidas por el contexto, están  aprovechando la situación. En el orden de lo discursivo, han salido a argumentar la imperiosa necesidad de habilitar este formato de apuestas, mientras que desde la estrategia comercial están estableciendo alianzas para consolidar sus posiciones dentro del mercado y de una batalla  mucho más compleja, teniendo en cuenta el actual debate interno acerca de la regulación de las apuestas online, dentro de un país histórica y tradicionalmente estricto y reticente a la liberalización de los juegos de azar en general.


 

 


 
Banner
Banner
Banner