Hay 70 Mil Tragamonedas Ilegales En Puerto Rico

Según el líder de la Cámara de Representantes de Puerto Rico, Jaime Perelló, las tragamonedas ilegales en la isla llegan a 70 mil. En un informe realizado por una consultora internacional dedicada a la investigación de los juegos de azar en el mundo, se proyecta un significativo descenso en los ingresos de los casinos en ese país si persisten en la ilegalidad las máquinas tragamonedas que funcionan fuera de las salas de juego. Las "maquinitas" florecen en distintos puntos de la isla sin ningún tipo de reglamentación. 

EEEEEEEEn 2009 la empresa Spectrum Gaming Group llevó a cabo la investigación para la Compañía de Turismo de Puerto Rico (CTPR), titulada "Los impactos de las terminales de video-lotería (VLT son sus siglas en inglés) en la Industria del Casino en Puerto Rico, un análisis económico, reglamentario y social".

Un informe realizado por la consultora internacional dedicada a la investigación de los juegos de casino en el mundo, consideró que la cifra de tragamonedas ilegales ronda entre las 45 mil y 75 mil tragamonedas.

Según el estudio realizado por la consultora internacional que trabaja para gobiernos, operadores de juegos, desarrolladores e inversionistas a través de las oficinas ubicadas en Atlantic City, Bangkok, Guangzhou, Hong Kong, Las Vegas, Macao, Manila, Tokio y Miami, las apuestas legales e ilegales están esparcidas en todo Puerto Rico. De hecho, Spectrum determinó que Puerto Rico es una de las jurisdicciones del mundo más intensivas en las apuestas.

Cuando se consideran sólo los dispositivos electrónicos para juego (máquinas de entretenimiento adulto: AEM's en su sigla en inglés),-incluyendo máquinas tragamonedas de casino y máquinas ilegales de entretenimiento adulto- y juegos de mesa de casino, hay alrededor de 36 a 56 adultos por posición de juego en la isla. El número de AEMs es desconocido porque muchas de ellas están operando ilegalmente. Se estima que el rango va de 45 mil a 75 mil. Según el líder de la Cámara de Representantes de la isla, Jaime Perelló, la cifra de tragamonedas llega a 70 mil.

En Puerto Rico hay 55,5 adultos por posición, si se toma la cifra de 45 mil AEMs. Los autores desconocen la existencia de algún otro mercado significativo que tenga tal concentración de posiciones de juego como es en el mercado de Puerto Rico. Lo más cercano que han encontrado es Australia, donde hay 79,8 posiciones de juego por adulto y eso ha dado lugar a graves problemas sociales.

Basados en sus décadas de experiencia en analizar mercados de juego por el mundo, Spectrum generalmente considera que los suministros de juego son apropiados cuando hay entre 200 y 400 adultos por posición de juego; menos de 200 está cerca de la saturación y menos de 100 está saturado, o con un exceso de oferta. Mercados con 400 o más adultos por posición de juego pueden acomodar más dispositivos de juego sin canibalizar los ingresos existentes.

Apuestas en Casinos

Los casinos en Puerto Rico son chicos para los estándares de EE.UU, cada uno con un promedio de 319 máquinas tragamonedas y 13 juegos de mesa. El casino más grande en 2009, año en el que Spectrum Gaming Group efectuó el estudio, era el San Juan Marriott, que tenía 439 máquinas tragamonedas y 26 juegos de mesa. Actualmente, el que más se destaca es el Caguas Casino Real, con 570 tragamonedas. Ese mismo año, ningún casino en el oeste de Estados Unidos tenía menos que 604 tragamonedas y casi todos explotaban más de mil.  Los casinos de Puerto Rico son considerados como un servicio más del hotel para los clientes, similar a las piletas, restaurantes, bares o entre eltenimiento.

En los casinos se requiere que operen juegos de mesa como una condición para la operación de máquinas tragamonedas. Deben abrir un mínimo de tres mesas de juego entre el mediodía y las 4 am, sin tener en cuenta la
demanda. El propósito de este requerimiento es proveer trabajos de calidad en el casino del hotel.

Pese a que los casinos son físicamente una pequeña parte de sus hoteles, contribuyen entre el 30 y el 50 por ciento de las ganancias brutas de operación de los complejos.

La industria del juego en Puerto Rico es exitosa y ha mostrado un crecimiento consistente en años recientes, pese a la proliferación del juego en el Caribe y el oeste de EE.UU.

Los ingresos por tragamonedas crecieron un 10,9 por ciento entre 2000 y 2006, y decrecieron un 1,8 por ciento entre 2006 y 2008. Desde el sector de casinos aseguran que los ingresos del último año fiscal 2011-2012 ( desde julio 2011 hasta julio 2012 ) bajaron un .56%. En lo que va de este año fiscal hasta enero 2013, los ingresos cayeron un 4.43%. Una clara señal de la caída de los ingresos fue el cierre de los casinos: Pichis Convention Center, El Conquistador y Gran Melia.

Desventaja

Según los resultados del estudio realizado por la consultora internacional, los casinos están en una desventaja competitiva con respecto a las máquinas tragamonedas ilegales en muchos aspectos, primariamente porque los AEMs ilegales operan virtualmente fuera de toda restricción.

Por ejemplo, las tragamonedas de casino pagan efectivamente 50 por ciento de sus ingresos brutos del juego a impuestos. En tanto, las tragamonedas pagan $2.250 por máquina con licencia; nada en máquinas sin licencia, lo que parece ser el caso de la vasta mayoría. 

Según fuentes del sector, con relación a las tragamonedas ilegales el gobierno en el último año no ha estado renovando los marbetes que costaban entre los $1,750 c/u y actualmente lo que están aprobando son patentes para máquinas de entretenimiento para adultos pagando entre $250 a $500 dolares por cada una.

El impacto financiero en casinos

Los ingresos de casinos de Puerto Rico representan sólo una parte del total del mercado del juego de tragamonedas puertoriqueñas. Las tragamonedas ilegales juegan una sustancial y creciente porción del total de los ingresos de apuestas. El estudio realizado por Spectrum determinó que los casinos están perdiendo cuotas de mercado por esta proliferación de dispositivos.

La pérdida de ingresos por parte de los casinos a partir de la tolerancia en las tragamonedas ilegales, tendría impactos de largo alcance en Puerto Rico debido al impuesto especial y las condiciones económicas impuestas en los casinos.

Más altas tarifas de habitación y menor ocupación

Los casinos efectivamente subsidian otras operaciones en los casinos en los que operan. Los casinos generalmente son responsables de entre el 30 y el 50 por ciento de las ganancias brutas de explotación del hotel. Un descenso en los beneficios del casino provocaría que los operadores compensaran a través del incremento de precios en otros sectores de sus operaciones -notablamente en las tarifas de habitación-. Los Incrementos en las tarifas del hotel sin el correspondiente aumento en el turismo causarían un descenso de las tasas de ocupación de hotel, -que entre enero y septiembre de 2012  rondó el 70,9 por ciento-.  

Fondos decrecientes para la Universidad de Puerto Rico y la pérdida de trabajo son otras dos posibles consecuencias de la persistencia de AEMs ilegales.

 


 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner