La Quiniela, Un Clásico Que No Pasa De Moda

Albertina Dore

Por Albertina Dore *

Pese a la amplia variedad y oferta de entretenimiento y la proliferación de nuevos formatos dentro del mercado lúdico, el legendario juego de quiniela no sólo se resiste dentro del esquema tradicional de apuestas sino que se posiciona por encima de otras modalidades de juego. En la provincia de Buenos Aires mantiene un movimiento ascendente a través de los años, posicionándose incluso como la variante de juego con mayores niveles de recaudación respecto al resto de juegos como los poceados y preimpresos.

Lo producido anualmente por la explotación de la quiniela viene a romper con la instalada creencia general que supone que la tradicional quiniela ha perdido su posición dentro del mercado lúdico. El auge de los juegos online y las máquinas tragamonedas, sumada la oferta de más y nuevos juegos, parecen haber instalado el mito acerca de una disminución en las ventas y la popularidad de la clásica quiniela. Lejos de confirmar éste presupuesto, los números reflejan una evolución constante a través de los años respecto de su comercialización, en sintonía con el crecimiento anual de lo producido por la totalidad de los juegos de azar habilitados en la provincia.

Buenos Aires es la meca de la industria del juego. Según lo programado en el Presupuesto Legislativo de 2011, para este año se prevé un ingreso de $ 9.678.841.000 por la totalidad de los juegos de azar, unos 2.300 millones de dólares, un producido mayor a lo registrado en 2010: $8.404.900.000 y en años anteriores. Por encima del resto de las unidades de juego, al menos en la provincia de Buenos Aires, la quiniela continúa liderando el mercado de apuestas. De un total de $ 9 mil millones de pesos previstos para el corriente año, unos $4.034.480.000 corresponden a la explotación bruta de quiniela, liderando así el mercado de apuestas de este tipo. Aunque muy por debajo de esos niveles, en segundo orden de recaudación se ubica la Quiniela Plus, con un producido de $136.243.000 millones de pesos, seguida por el Quini 6 con $ 75.405.000 y la lotería con $ 20.231.000. De los juegos preimpresos, el Telekino supera al resto de variantes similares, con un total producido de $5.263.000, casi dos millones más que el Club Keno -$3.693.000- que a su vez, supera el $ 1.005.000 de lo recaudado por el Súbito, los $ 159.000 del Toto Bingo y los módicos $ 212 mil pesos generados por el Mono Bingo.

Estos montos comparativos reflejan el movimiento de las diferentes modalidades de juego que se comercializan en las agencias oficiales bonaerenses, más allá del resto de unidades que conforman la industria lúdica como bingos y casinos. Sin embargo, si se pretendiera realizar un análisis comparativo entre estos productos del sector - a pesar de sus especificidades y características- la quiniela sería la unidad de juego que más aportaría al crecimiento del volumen de dinero apostado. En el presupuesto legislativo del corriente año se ha estimado que lo producido por el bingo rondará los $ 156.688.000, el hipódromo generará ingresos por $ 227 millones, mientras los casinos alcanzarán una suma mayor estimada en $ 2.975.300.000. Como puede deducirse, la explotación bruta de quiniela continúa liderando el mercado de apuestas, incluso en comparación con otras unidades del sector tradicional como la hípica y las salas de juego presenciales.

La evolución del total producido en concepto de juegos de azar ha sido constante. Para el año 2002 ingresaron
aproximadamente un total de $1.942 millones de pesos, en el 2004 unos $3.888 millones, en el 2006 unos $5.145, durante el 2008 se registraron unos $6.344 millones y para el 2010 se llegó a los $8.500 millones de pesos. Este comportamiento ascendente de la industria lúdica en general no guarda idéntica relación entre las diferentes variantes y unidades de juego. De un modo general, algunas actividades como el bingo han descendido en sus niveles de recaudación: durante el 2010 los ingresos fueron menores respecto al año anterior, aunque según lo proyectado en el presupuesto del 2011 se registra cierta recuperación en los números.

De un modo particular, volviendo al análisis respecto de los diferentes productos que comercializan los permisionarios de agencias oficiales, podría decirse que la quiniela es también uno de los únicos o pocos juegos -que al menos en los últimos años- ha mantenido una constante evolución en lo recaudado por su explotación directa. Durante el 2008, esta variante registró ingresos por $ 2.121.280.000, unos $750 millones menos que durante el 2009 y $1.203 millones por debajo de lo recaudado en el año 2010. A excepción de la venta de los billetes de lotería, el Club Keno, el Súbito, el Quini 6 y la Quiniela Plus -que vienen en un constante aunque moderado aumento, a excepción de esta última-, para otros juegos como el Telekino, el Toto y el Mono Bingo, los montos previstos para el 2011 son inferiores respecto a los alcanzados durante el año anterior.

A pesar de la amplia oferta lúdica, el tradicional juego de quiniela parece continuar siendo uno de los formatos por excelencia para la inmensa mayoría de los apostadores bonaerenses. Al aumento proyectado para el corriente año se le suman los registros del 2010. De un total de $8.500 millones de pesos, unos $ 3.325 correspondieron a lo producido por la quiniela.

La provincia de Buenos Aires cuenta con mas de 3.000 agencias oficiales distribuidas en todo el territorio bonaerense y donde, durante años, el juego privilegiado por los apostadores ha sido la quiniela, principalmente la de la provincia de Buenos Aires y la Nacional. Con el correr del tiempo, a través de convenios con otros Institutos y jurisdicciones se han incorporado otras variantes de esta modalidad de juego exclusivas de otras regiones como la quiniela de Córdoba, Mendoza, Santiago del Estero, Santa Fe y Montevideo de Uruguay. Esta ampliación en la oferta, sumada a la incorporación de más sorteos diarios, probablemente sea el resultado de una evaluación previa sobre las potencialidades del mercado. Aunque resulte un tanto engorroso establecer si realmente los niveles de crecimiento de la quiniela se deben a estos cambios -orientados a una mayor oferta de juego- lo cierto es que el legendario juego de quiniela continúa siendo uno de los formatos lúdicos de mayor aceptación social para el público apostador de la provincia de Buenos Aires.


 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner