Convenio Sobre Juego En La Ciudad, Sin Definiciones

El periodista Carlos Pagni del Diario La Nación, publica hoy una nota de opinión sobre las explicaciones que dio el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, sobre el frustado convenio por el juego en la ciudad de Buenos Aires. Según Pagni, las aclaraciones que hizo Macri contradicen el texto del acuerdo.

En una nota publicada el viernes el jefe de gobierno de la ciudad, Mauricio Macri, formuló algunas aclaraciones sobre el convenio que el Instituto de Juegos de Apuestas de la Ciudad firmó con Lotería Nacional en beneficio de los casinos del empresario oficialista Cristóbal López Macri se queja de que ese acuerdo, que fue suspendido por la justicia porteña, haya sido objeto de falsedades y tergiversaciones. Pero no consigue definirlas.

Las explicaciones de Macri contradicen el texto del acuerdo. Macri sostiene que no condona la deuda de López en concepto de impuesto a los ingresos brutos, a cambio de que pague un nuevo canon. Sin embargo, la cláusula 3.2 de ese documento dice: "Las partes acuerdan que la percepción de las sumas convenidas en la presente significará la extinción de las pretensiones o créditos relacionados con el pago del Impuesto a los Ingresos Brutos o cualquier otra tributación específica sobre las concretas actividades de juego desarrolladas en nombre de Lotería por los referidos operadores".

Está claro, entonces, que el gobierno porteño no sólo renuncia a "pretensiones y créditos", sin especificación alguna, lo que significa perdonar una deuda aproximada de 2400 millones de pesos. También desiste de aplicar a López cualquier otra tributación que establezca sobre el juego. López alcanzó así una suerte de blindaje impositivo del que carece cualquier otro vecino.

En su aclaración, Macri promete que la Ciudad seguirá reclamando en los tribunales la jurisdicción sobre el juego y el cobro del impuesto a los ingresos brutos a López. Pero en la cláusula sexta del convenio renuncia a cualquier litigio judicial. Allí se estable que una Comisión de Enlace integrada por el Instituto porteño y Lotería será "el órgano donde se propondrán los mecanismos institucionales tendientes a dilucidar en forma pacifica las cuestiones referidas a la competencia en materia de funcionamiento y explotación del juego en la ciudad de Buenos Aires".

En otras palabras: Macri justifica su acuerdo en que la justicia federal le impide cobrar el impuesto a López, pero renuncia en el mismo acuerdo a litigar en la Justicia.

Macri consigna que la Corte Suprema le negó a la Ciudad la jurisdicción sobre el juego en septiembre de este año. Pero la Corte le reconoció esa jurisdicción en octubre de 2011.

Macri asegura que la Ciudad recibirá de López una suma adicional de 300 millones de pesos. Sería el resultado de que Lotería cederá al Instituto el 50% de lo que recauda en
los casinos de López. Ahora le gira el 35%. A la vez, se establece un canon adicional del 3% sobre las utilidades, que esos casinos pagarán a cambio de no tributar Ingresos Brutos. Macri sostiene que la Ciudad recibiría así una suma casi idéntica a la que recaudaría con el impuesto.

Es imposible saber cómo llega Macri a esa cifra. El gobierno porteño debería cobrar a López el 8% sobre sus Ingresos Brutos. Pero el nuevo canon que pagará López es del 3% sobre "utilidades netas realizadas". Hay una diferencia ostensible entre el 8% de lo que López cobra y el 3% de lo que López gana. Pero Macri parece no advertirla.

Sin embargo, el jefe de gobierno omite lo más grave de este caso, y es que la Ciudad no estaría en condiciones de saber lo que gana López. Ni siquiera lo que cobra.

Uno de los reproches que se le hace a Macri es que jamás haya exigido a Lotería Nacional la instalación de una terminal electrónica para determinar cuánto se juega en los casinos de López.

Varios legisladores han pedido informes sobre ese dato, pero Lotería siempre contestó que no compete a la Ciudad saberlo. De modo que cualquier cálculo es ilusorio porque el canon que paga López se determina a partir de las declaraciones del propio López.

El jefe de gobierno se ufana de los beneficios que recibirán los porteños con su convenio. Debería explicar, entonces, por qué lo envió a la Legislatura cuando ya vencía el plazo para su presentación, y por qué se trató en una sesión plenaria, sin que comisión alguna lo discutiera.

Esa sesión, de la que participaron 30 diputados que esa noche terminaban su mandato, duró 15 minutos. Ningún legislador de Pro ni del kirchnerismo pronunció un discurso para explicar lo que se votaría. Menos todavía para defenderlo.

Macri no aclara por qué un acuerdo tan virtuoso tuvo un procedimiento casi clandestino.

Tampoco hace referencia a que, como reveló LA NACION, el procurador de su propio gobierno, Julio Conte Grand, había dictaminado que, al ser una exención, el pacto con Lotería a favor de López debía ser aprobado por la Legislatura, sometido a una audiencia pública, y reingresado en la Legislatura para eventuales reformas y su aprobación definitiva, como indica la Constitución porteña. La audiencia debe ser convocada en 30 días. Macri dice estar preocupado porque los vecinos no tengan dudas sobre lo que pactó. Hasta el 9 de enero está a tiempo para convocar a esa asamblea.


 

 

Fuente:www.lanacion.com.ar

 

 


 
Banner
Banner
Banner