El Misterioso Casino Que Sólo Abre Una Vez Cada Dos Años

Hecha la ley, hecha la trampa. Este dicho al que los pícaros del mundo recurren con mucha frecuencia para argumentar sus triquiñuelas, bien podemos aplicarlo a los propietarios de la compañía Station Casinos. ¿Cuál podría ser el propósito de una empresa que se hizo con un casino, prácticamente, para derribarlo? Vamos a averiguarlo.

El casino Showboat, el nombre original que mantuvo desde 1954 a 2000, fue comprado en 2004 por Station Casinos una compañía que opera una serie de lugares pequeños en Las Vegas. La firma pagó cerca de U$S 33 millones de dólares por Resort que pasó a llamarse Castaways, que para entonces era un edificio de 19 pisos, con un hotel de 445 habitaciones y una superficie de casi 7.500 metros cuadrados para la casa de juego.

El precio parece una ganga, pero esto no es toda la historia. El edificio era decrépito y probablemente inútil, y el negocio, aunque tuvo momentos de gran esplendor, en el año 2004 no pasaba por su mejor momento. La empresa propietaria no había conseguido remontar el vuelo y se encontraba en quiebra.

Aquella adquisición, podía parecer descabellada. Muchos se preguntaban por qué motivo la compañía había decidido comprar un paquete que arrastraba problemas. El casino había permanecido cerrado desde el 2004 y, para sembrar aún más el desconcierto, en 2008 Station Casinos decidió demoler todo el complejo.

Entonces, ¿Por qué lo compraron? ¿Quizá por los terrenos? Esta fue la primera idea pero no funcionó. La segunda opción de los empresarios pasaba por construir un nuevo casino valuado en US$ 90 millones de dólares, según los valores de aquella época. Tendría un estilo clásico con una decoración 'typical spanish' y su nombre sería Castaways Station. Así podría la compañía justificar el verdadero motivo que los llevó a comprar un complejo hotelero hundido en la más absoluta ruina. Y es que, tal y como estipulan las reglas establecidas por la Comisión del Juego de Nevada, para hacerse con una licencia de juego sería suficiente con adquirir un casino que ya la tuviera en su haber.

Esta fue la verdadera razón por la cual Station Casinos se hizo con el Hotel & Casino Castaways. Finalmente, el proyecto nunca se llegó a completar.

Si se desea abrir un casino, se necesita una gran cantidad
de dinero y una licencia de juego. Cómo solicitar una licencia es un proceso largo con ninguna garantía de éxito - la Comisión de Juego de Nevada puede terminar rechazando su oferta- hay otra manera de lograrlo. Se puede simplemente comprar otro casino - uno con una licencia - y operarlo, renovar los terrenos, cambiar el nombre, edificar una torre lo que sea. Siempre y cuando la nueva casa de juego se levante en el mismo lugar donde estaba antes.

Por eso, y con la firme intención de que no le arrebatasen la tan codiciada licencia de juego, los responsables de la empresa se las tuvieron que ingeniar para abrir un casino en la misma ubicación del anterior, durante al menos ocho horas en un periodo de dos años.

Si decidían saltarse esta norma, en un plazo de mismo tiempo les retirarían el permiso para instalar máquinas tragaperras o mesas de póker y hacer negocio con ellas. Y claro, siendo una empresa cuya principal fuente de ingresos son los casinos (cuenta con 16 en Nevada y uno en California) no hubiera sino nada bueno ir en contra de las reglas establecidas. Más aun teniendo en cuenta que, desde 1997, la Comisión del Juego de Nevada no otorga nuevas licencias para la apertura de estos establecimientos. Perder algo tan valioso podía suponer caer en bancarrota.

Así fue cómo se gestó la leyenda del casino que aparecía y desaparecía de forma casi mágica. Una vez cada dos años, Station Casinos monta un improvisado complejo con una estructura prefabricada de 12 metros de largo por 3 metros de ancho, con forma de contenedor, en la misma parcela en la que años antes se levantó el Castaways.

El habitáculo está equipado con 16 máquinas tragamonedas en el cual opera nada más que ocho horas, luego la empresa se lleva el improvisada estructura por 24 meses hasta que vuelven a realizar la misma operativa. No importa cuántos clientes entren, tal como confiesa un portavoz de la compañía, "simplemente tiene que estar abierto al público". Ingenioso, ¿Verdad?


 

 

Fuente:www.cookingideas.es, boingboing.net y cardplayerla.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner