El Lobby Por La Legaligazión Del Juego Online Trabaja Contrareloj

Mientras el sector del juego presencial avizora grandes pérdidas por la pandemia del COVID-19 en EE.UU, el grupo de defensa de los juegos en línea, IDevelopment & Economic Association (iDEA), está trabajando para buscar caminos hacia una rápida legalización de esa modalidad de juego en el gran país del norte. IDEA está bregando para que en ese país se permita jugar a las personas en casinos en línea y así paliar las pérdidas declaradas por los casinos.

La gran mayoría de los empleados de los casinos norteamericanos está en este momento sin empleo y el país está entrando en una cuarentena para frenar la propagación de la pandemia. En New York, por ejemplo, en tres días se cuadriplicaron los casos de COVID-19, creando un panorama para nada alentador. En este contexto, según informa el Wall Street Journal, el grupo de defensa de los juegos en línea está presionando a los estados para que levanten las restricciones sobre las apuestas en Internet, de modo que parte de los ingresos que se pierden diariamente debido a los casinos cerrados, se puedan obtener por este canal.

El grupo ha presentado una opción de poderes de emergencia gubernamentales para legalizar rápidamente los juegos de azar en línea, para que de esta manera los sitios puedan comenzar a funcionar lo antes posible. John Pappas, lobista de IDEA, subrayó la necesidad de que la industria también tenga una plataforma de comercio electrónico, para que las empresas de juegos puedan hacer frente a los cierres masivos de sus salones. Para algunos analistas, muchos de los empresarios norteamericanos que en su momento dieron la espalda a los juegos en línea, podrían cambiar de opinión al ver la imposibilidad de reabrir sus puertas en el corto plazo. Para Yaniv Sherman, jefe de Desarrollo comercial de 888 Holdings, pronto se va a ver una industria del juego totalmente cambiada de como se la conoce en estos momentos.

Sin embargo, los ímpetus de IDEA por legalizar rápidamente el juego en línea, no son vistos de buena manera por todos. Keith Whyte, director ejecutivo del Consejo Nacional sobre Problemas de Juego, dijo a la prensa que usar los poderes de emergencia para legalizar algo que ha causado daño a una parte de sus usuarios, sería una política muy mala, ya que se le estaría facilitando a millones de personas el acceso a los juegos en un momento donde están recluidos en sus hogares. Whyte quiere que se debata cualquier posible legalización del juego y que se realice el proceso legislativo adecuado para evitar que los sectores más
vulnerables corran peligro.

Por su parte, Pappas explicó que históricamente la industria del juego ha alentado la regulación y la situación actual no es diferente, porque si los jugadores estadounidenses tienen acceso a los sitios de juego legales, va a ser menos probable que jueguen en sitos offshore sin supervisión del gobierno estatal o federal. Por ahora, los estados en donde el juego y las apuestas en línea están regulados son, New Jersey, New Hampshire, Pennsylvania, West Virginia, Indiana y Oregon. Por otro lado, los estados de Colorado, Tennessee, Michigan e Illinois están trabajando en regulaciones de apuestas deportivas y juegos en línea, mientras que en Nevada, Delaware, Iowa y Rhode Island existe alguna forma de juego en línea legal.

El cierre de casi todos los casinos en los Estado Unidos debido al coronavirus y, según las Vegas Review, de 910 salas de juego que han bajado sus persianas, hizo que dejen de funcionar el 92 por ciento de todos los casinos del país. Según la Asociación Estadounidense de Juegos, el cierre afecta a 642.000 personas, la mayoría de ellas empleados del casino. Cabe destacar que la mayoría de estas personas no se vería directamente ayudada por la rápida legalización del juego en línea y el lanzamiento de sitios de juegos, pero es posible que pueda existir algún nivel de contratación. Además, explica Pappas, si los sitios se activaran y proporcionaran algunos ingresos a los casinos, podría darles más recursos para contratar personas una vez que las cosas vuelvan a la normalidad. La mayoría de los establecimientos que siguen abiertos son aquellos ubicados en tierras tribales y los pocos casinos comerciales que hasta la fecha funcionan se encuentran en Deadwood, Dakota del Sur y Florida.

EEUU es ahora el tercer país con más casos de coronavirus, después de China e Italia, con más de 43.000 casos registrados. Solo Nueva York reportó más de 5.000 nuevos casos en un día. El estado suma más casos confirmados que Francia. Nuevo México, Washington, Indiana y Hawái se suman a la lista de estados que han pedido a sus ciudadanos que permanezcan en sus hogares.


 

 


 
Banner
Banner
Banner