Los Seminoles, Uno De Los Operadores Más Influyentes En La Industria Del Juego Norteamericana

La tribu Seminole creció de tal manera dentro del mundo del entretenimiento en los últimos años, que se transformó en la más poderosa dentro de la actividad del juego y uno de los conglomerados de negocios más importantes del mundo. Mientras Florida, el estado originario de la tribu, rechaza una y otra vez la creación de casinos, los seminoles están celebrando la remodelación y expansión del Coconut Creek Casino, en donde linvirtieron más de 150 millones de dólares.

 

El reciente rechazo de la legislación del juego paralizó la construcción de un mega casino y resort en Miami y dio un increíble espaldarazo al monopolio del juego manejado por la tribu. De haberse aprobado, la tribu hubiese enfrentado a la mayor competencia en su propio Estado nativo, en donde se señorea de forma suprema desde finales de la década de los '70.

La tribu, en la conformación de grupos de presión y para hacer causa común con una asociación tan dispar como lo es el Parque Temático de Orlando de Walt Disney Co., gastó cientos de miles de dólares en un esfuerzo para jugar en contra de la legislación. Incluso, se puso de la vereda de enfrente en contra de las grupos que apoyaban la legislación, como Las Vegas Sands, el Genting Group de Malasia, además de otras empresas de juegos de envergadura.

La presión tuvo éxito y el principal patrocinador de la legislación en la Cámara retiró el proyecto después de una acalorada discusión parlamentaria, mientras la mayoría de los legisladores aseguran que el tema "está en punto muerto". De esta manera, la los Seminoles, tribu que había sido diezmada a principios de siglo XX, se anotó una gran victoria, la cual agiganta su imagen cómo grupo de influencia dentro de las fuerzas económicas del Estado de Florida.

Tony Sánchez Jr., presidente de la junta directiva de la tribu Seminole de Florida, dijo que la relación de la tribu con el Estado funciona porque "siempre cumplimos con nuestras promesas". Para Sánchez, los grupos que desean invertir en Orlando quieren que la gente se olvide de la tribu con la promesa de que ellos pueden darles más opciones, pero asegura que nadie sería capaz de darle mayores beneficios a Florida ni tener el alcance que tiene la tribu.

Lo cierto es que este suceso dejó al descubierto que los seminoles son uno de los más influyentes operadores en la industria del juego en los EEUU y, obviamente, el mayor operador de casinos tribales. Sánchez explica que cuando la comisión directiva seminole habla "todo el mundo escucha" y añadió que lo que la tribu construyó en los últimos años nunca fue imaginado, aun en los sueños más optimistas.

Gracias a la creación de un concepto moderno dentro de la industria, la tribu trepó a niveles económicos impensados. Fue la primera tribu que actualizó las máquinas tragamonedas, que ofreció un estilo propio pero con conceptos de Las Vegas
y que hizo hincapié en ofrecer una muy buena variante gastronómica.

Esto hizo que los seminoles hicieran escuela dentro de los operadores tribales, ya que muchas tribus están siguiendo el ejemplo de inversión, expansión y modernización que viene realizando los nativos de Florida. La tribu ya opera seis casinos en la Florida, Brighton e Immokalee; en el Condado Collier, Coconut Creek y Hollywood en el Condado de Broward, bajo la marca de Seminole, además de complejos turísticos Hard Rock en Tampa y Hollywood.

Cuando en 2007, James Allen decidió hacer un acuerdo económico en el que la tribu adquiriría la totalidad de Hard Rock por algo menos de 1000 millones de dólares, los seminoles se convirtieron en la primera tribu que era dueña de una importante corporación internacional.

Al comprar Hard Rock Internacional, los seminoles vieron ensancharse la hendija por donde iban a fluir cientos de oportunidades de negocios. Ahora son dueños de más de 130 locales  en todo el mundo, incluyendo dos en Las Vegas, más de una docena de hoteles en cuatro Estados y siete países. Además siete nuevos hoteles Hard Rock están proyectados en Dubái, Emiratos Árabes, México y Hungría, entre otros países.

Definitivamente, la tribu tiene mucho dinero y sus negocios son altamente rentables, mucho más que los racinos de Florida, ya que éstos no pueden competir con su oferta de entretenimiento. No obstante, dos desarrollos importantes, uno en Hollywood y otro en Tampa, han quedado por ahora paralizados.

El futuro de la legislación del juego también podría retrasar los planes de la tribu de transformar los Immokakle Casinos en un Hard Rock en la costa del Golfo de Florida, mediante la incorporación de un hotel de 500 habitaciones y un campo de golf. Como se podrá ver, los seminoles piensan en grande y el fantasma de una apertura a otras empresas podría paralizar todos estos proyectos.

Los analistas creen que la ley de casinos en Florida podría ser aprobada, sobre todo luego del recambio legislativo y porque las empresas interesadas también ejercen presión. Sin embargo, de aprobarse la ley los casinos aún tardarán de dos a tres años en ponerse en marcha, lo que deja a los seminoles en una posición privilegiada, muy por delante de cualquier competidor que pueda operar locales de juego en el Estado de Florida.


 

 


 
Banner
Banner
Banner