El Conflicto Entre La Justicia Y Las Tribus Americanas Por La Construcción De Un Megacasino

El proyecto de construcción de un importante complejo de juegos en la zona de Glendale, California, por parte de una tribu de Arizona, entró en una complicada batalla legal, cuando el tribunal de apelaciones tomó el caso en sus manos. La raíz del conflicto radica en que el proyecto de construcción está a más de 250 kilómetros de distancia de la sede de su reservación.

Los jueces que componen el Tribunal del Noveno Circuito no dieron indicios de determinar si la ley federal permite que la Tohono O'odham Nation convierta la propiedad comprada en 2003 en parte de su reservación, como una medida de escapar de la autoridad de los funcionarios estatales. Los jueces, se limitaron a poner en su lugar a los abogados de ambas partes y a cuestionar sus argumentos por más de una hora.

Uno de los argumentos que exponen los funcionarios gubernamentales para oponerse a la construcción del casino, es que a pocas cuadras se erige una escuela secundaria y el centro comercial está a menos de dos kilómetros, donde se concentra mucha gente para ver los partidos de Hockey, deporte que es un furor en la ciudad. Además, alrededor de 30 mil personas viven en los tres kilómetros a la redonda, lo que hace que los funcionarios teman por la integridad de los habitantes.

El terrero donde se proyecta el casino se encuentra en una zona suburbana del condado de Maricopa y los funcionarios locales y estatales argumentan que el proyecto del casino los obligará a reforzar el servicio de bomberos, policía y otros requisitos cívicos en una zona que no está equipada para dar cabida a un estilo de Las Vegas Resort. Por su parte, la tribu dijo que compró el terreno con los fondos asignados por el Congreso debido a las pérdidas sufridas en su reserva original, luego de que quedara inundada, lo que les daría el mismo estatus ya que, en 2010, el Departamento del Interior declaró esa propiedad en Glendale como una reserva.

La tribu recibió 30 millones de dólares para remplazar 10 mil acres (4040 hectáreas) de tierras ancestrales que habían quedado bajo el agua por causa de una represa. Los  Tohono O'odham dijeron que el terreno adquirido dentro de los límites de la ciudad de Glendale en 2003, es parte de ese programa de sustitución y que ese lote se encuentra a 72 kilómetros de su tierra originaria.

Glendale, el Estado de Arizona y otra  tribu presentaron una demanda para revocar la decisión del Departamento del Interior, a la que se unieron varias otras tribus de la región que están de acuerdo con los fundamentos de las autoridades estatales. El abogado de la tribu Tohono O'odham, el ex procurador general de los EEUU, Seth Waxman, dijo a los jueces que la compra fue un remplazo y que esa zona fue una reserva india mucha antes de que se convirtiera en un Estado.

Por su parte los abogados de Glendale y las tribus que se oponen al proyecto argumentaron que la nación Tohono O'odham compró el terreno con dinero del gobierno y que no se puede convertir en reserva cualquier pedazo de tierra, ni construir en él un casino del tamaño del Venetian Hotel.

El procurador general de Arizona, Dave Cole, dijo que la tribu tiene permiso de construir un casino en Glendale, pero que los funcionarios de la ciudad, del condado o del estado, no tienen ninguna autoridad sobre el proyecto, por lo que el concepto de control local "no es más que una ilusión."

Si bien La ley federal prohíbe los juegos de azar en general dentro de las reservas tribales creadas a partir de 1988, existen algunas excepciones y ésta parece ser una de ellas.


 

 

Fuente:www.businessweek.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner