Grandes Apuestas En El Clausurado Casino Ilegal Del Abasto

Fuentes de la Agencia Gubernamental de Control de la Ciudad de Buenos Aires, el organismo que clausuró la semana pasada el "Club Social Primera Junta", en Lavalle 3469, donde funcionaba una sala clandestina de juego, describieron a El Diario del Juego que en ese lugar, se encontraron mesas y fichas de ruleta, cartas de póker y "entre 6 y 8" mesas de paño, entre las que se contaron de blackjack y punto y banca. Según allegados a la investigación, en el local, que sólo estaba habilitado como club social, además de funcionar un casino, se realizaban apuestas deportivas en pesos y en dólares.

El estupor y la polémica se mantienen después de conocerse la noticia sobre la clausura del convocante casino ilegal ubicado en el corazón del centro porteño. Más allá de los montos que se jugaban en la sala ilegal, fuentes periodísticas hablan de cifras que rondaban los 200 mil pesos por día, se presume que en este club se apostaba mucho dinero, al estilo de los salones VIP de los establecimientos de juego.

La Agencia Gubernamental de Control porteña, al mando de Juan José Gómez Centurión, allanó el jueves pasado la sede del "Club Social Primera Junta". Según el diario Clarín, el casino trucho funcionaba mediante una sociedad anónima llamada "Promoción de Eventos y Entretenimientos". En los registros públicos, sus socios son Blas Tallone y Sergio Jassik.

En concreto, la Agencia encontró mesas de ruleta, fichas de este juego, cartas de póker, y además había "entre 6 y 8" mesas de paño, explicaron fuentes de este organismo. "Se clausuró porque estaba habilitado como un club social cuando había un casino clandestino", confirmaron a este diario.

Tras la clausura del establecimiento, intervino la Justicia Contravencional de la Ciudad por el delito de "actividad comercial irregular". Según la Agencia, "está en manos de la Justicia revocar la habilitación del club".

Ayer fuentes radiales aseguraron que en las mesas de blackjack se hacían apuestas de entre 500 y 6.000 pesos, mientras que en las de punto y banca, los montos que se manejaban iban de 500 a los 25.000 pesos por jugada. En el lugar trabajaban croupiers y camareras
"profesionales" que eran ex empleados de otros reconocidos casinos.

¿Qué casino?

Caras ingenuas y palabras inseguras caracterizaron a los vecinos de la calle Lavalle al 3400. "¿Qué casino?" fue una pregunta constante de casi la totalidad de los encuestados. Silencio.

Hasta que un joven de nombre Diego quiso relatar su versión de los hechos,-pero a escondidas-. "Si sos del barrio te enterás (del funcionamiento del club). Hace 4 años que yo me enteré. Se corrió la bola entre la gente. Yo me di cuenta por los autos".

Las marcas de los automóviles que circulaban en esta calle eran Rolls Royce, o Audi, según citó Diego. Alta gama de autos y alta talla de los personajes y dueños de los autos: "Lo vi a Cali bajar y subir 3 o 4 veces, lo saludé también. A Sofovich lo vi una vez", describió entusiasmado el vecino, en referencia a Jorge "Acero" Cali, el boxeador que regenteaba el local y fue custodio de Guillermo Moreno, el secretario de Comercio; y a Gerardo Sofovich, el conductor de televisión.

Según describió, 2 garajes funcionaban, contiguos al club social y deportivo. Estos estacionamientos fueron clausurados, junto con el club 1º Junta.

"Nunca vi gatos", explicó Diego, refutando la versión de la presunta función de "puticlub" del casino clandestino.

"Cali decía que funcionaba un gimnasio, pero si era así, él entrenaba las 24 horas", bromeó el vecino dispuesto a hablar del asunto.

 

 


 

 


 
Banner
Banner
Banner