Póker: Después Del "Viernes Negro" Ahora Viene La Guerra Entre Protagonistas

alt

Por Francis Thief

Después del "Viernes Negro" en Estados Unidos para las compañías más importantes del póker online, a nivel mundial, la apertura de las World Series of Poker 2011 (WSoP) se han convertido en el escenario de un fuerte conflicto de intereses entre dos significativos protagonistas del mundillo de esta actividad. Por un lado, uno de los rostros más difundidos del póker mundial, Phil Ivey y por el otro Tiltware, la empresa matriz de Full Tilt Poker una de las grandes companías, quizás la mas afectada por los sucesos de mayo.

Ivey -rostro promocional del póker para Tiltware- anunció su decisión de no jugar las World Series que organiza la empresa en sala de torneos "Amazonas" en el Rio All-Suite Hotel & Casino en Las Vegas y su intención de desvincularse de Full Tilt Póker. Acusó veladamente a la empresa de haberlo mantenido engañado, aduciendo desconocer muchas de las cosas que salieron a la luz como resultado de las acciones judiciales emprendidas por el Juzgado del Distrito de Nueva York. Como contrapartida, la empresa lo acusa de querer enriquecerse más, no sólo a costa de Tiltware, sino tambien de los damnificados por Full Tilt Póker(FTP), ante quienes Ivey se mostró solidario en su anuncio. FTP agrega que Ivey ha sido responsable de torpedear sus acciones para devolver el dinero e incluso le reclama cantidades que les adeuda que servirían para realizar los pagos.

La embestida comenzó con el anuncio de Ivey indicando que habría de presentar una demanda contra Tiltware, la empresa matriz de Full Tilt Poker, y de su renuncia a jugar las WSOP en solidaridad con los miles y miles de jugadores estadounidenses de la sala que no han podido aún recuperar su dinero y no podrán jugar las Series Mundiales por ello.

La demanda habría sido presentada ya por Chesnoff & Schonfeld, los abogados de Ivey. En la misma, los abogados de Ivey explican que nadie de la compañía le comunicó que las autoridades habían "repetidamente advertido y notificado con claridad que su conducta era ilegal en Estados Unidos", tal y como se especifica en el comunicado de prensa que el Juzgado del Distrito de Nueva York emitió tras el Black Friday.

Evidentemente, también se afirma en la demanda que Ivey desconocía que FTP estaba usando "métodos fraudulentos" para evitar las restricciones bancarias para procesar fondos.

Aparece la cifra de 150.000.000 como la cantidad que se cree pertenece a los fondos impagados de los jugadores de Estado Unidos.

También se afirma que, según informaciones que Ivey desconocía, FTP no mantenía las reservas de fondos suficientes para satisfacer la devolución del dinero a los estadounidenses.

Los abogados presentantes con todos esos datos en la mano, consideran que el contrato entre Ivey y FTP en el que se indicaba que la compañía "proveía el software y el soporte relacionado para llevar a cabo actividades legales de poker online" ha sido vulnerado por Full Tilt Poker.

La actuación de la compañía, al estar el nombre y prestigio de Ivey tan absolutamente relacionado con la misma, ha supuesto para el jugador un "daño irreparable" y "una humillación pública además de la pérdida de su reputación personal y profesional", según sostiene la presentación de los letrados.

Del análisis de lo apuntado, se desprende que la estartegia legal elegida por los patrocinantes de Ivey apunta a ir por una fuerte indemnización al jugador, no solo por el "daño moral irreparable" y la "humillación pública", sino también por la vulneración unilateral de los aspectos más relevantes del acuerdo "desarrollar actividades legales", que presupone la imperiosa necesidad de Ivey de desvincularse al tomar conocimiento de la realidad, para no convertirse en cómplice de la ilegalidad manifiesta.

Apenas conocida a través de los medios de comunicación esta posición de Phil Ivey, la companía emitió un comunicado, en el que sostiene que "a pesar de su moralista comunicado público, la demanda sin fundamento de Phil Ivey solo trata de ayudar a un único jugador: él mismo. En un intento de enriquecerse más aún a costa de otros, el señor
Ivey parece haber programado esta demanda para frustar los acuerdos pendientes con varias partes que habrían llevado a la devolución del dinero a los jugadores.

"De hecho, el señor Ivey ha sido invitado -y ha declinado- a realizar acciones que podrían haber ayudado a la compañía en sus esfuerzos, incluyendo devolver una gran suma de dinero que le debe a la sala. Tiltware duda que la frívola y egoísta demanda del señor Ivey llegue a juicio en algún momento. Pero si esto ocurre, la compañía está deseosa de presentar las pruebas que demuestran que el señor Ivey está anteponiendo sus intereses financieros personales a todos esos jugadores a los que afirma querer ayudar".

La empresa, además, le reclama cantidades que les adeuda que servirían para realizar los pagos.

Esta saga había comenzado con un primer comunicado, extenso de Phil Ivey, en el que sostenía que  estaba "profundamente decepcionado y avergonzado con el hecho de que los jugadores de Full Tilt no hayan recibido el dinero que se les debe. Estoy igualmente avergonzado de que, por esto, muchos jugadores no puedan competir en torneos y estén sufriendo un perjuicio económico. No jugaré las World Series Of Poker ya que no creo que sea justo que yo pueda competir cuando otros no podrán hacerlo. Estoy haciendo todo lo que está en mi mano para encontrar una solución al problema tan rápido como sea posible.

"Mi nombre y mi reputación han sido cubiertas de fango por culpa de la falta de decisión y la inactividad de otros y en defensa de los jugadores de poker me niego a permanecer más tiempo en silencio. He interpuesto electrónicamente una demanda contra Tiltware relacionada con las cuentas de jugador impagadas. Como seguro que el público se puede imaginar, esta no ha sido una decisión fácil para mí.

"De todo corazón me niego a aceptar que no se haga nada para devolver los fondos a los jugadores y me enfurece que las personas que me han apoyado durante mi carrera sean tratadas tan injustamente.

"Espero sinceramente que este comunicado sirva de acicate para aquellos capaces de resolver este problema con acciones inmediatas y me gustaría clarificar que hasta que no se alcance una solución que afiance la seguridad de los jugadores, tanto estadounidenses como del resto del mundo, dedicaré, como he hecho en las últimas seis semanas, todo mi tiempo y esfuerzos en encontrar una solución para aquellos que han sido perjudicados con el dolorosamente lento proceso de pagos".

Esta claro que el nivel virulento de ambas declaraciones, y todas las acciones conocidas que se han registrado en torno a estos episodios, marcan el irrevocable divorcio del matrimonio entre Phil Ivey y Full Tilt Poker.

Ivey le ha dicho, abogados y presentacion de demanda mediante que desea desligarse de Full Tilt Poker por lo que entiende ha sido un vulneración de los términos del contrato que les une, al actuar la compañía contra la ley, según el Departamento de Justicia, y contraviniendo el principio de "buena fe".

Según se entiende en la demanda, en el contrato existe una cláusula que le impediría asociarse a cualquier competidor de FTP y solicita al juez que, al menos mientras el litigio continúe, esa cláusula no tenga validez y no pueda ser reclamada por Full Tilt.

Ivey cree que tiene derecho a negociar relaciones contractuales y acuerdos de patrocinio con terceros sin que FTP use la cláusula "anti-competencia".

También se valora el daño de imagen y la pérdida de oportunidades de negocio y de ingresos para Ivey en "una cantidad que excede los 150.000.000$".

Otra cosa que queda en claro: Esto es sólo el principio... 


 

 


 
Banner
Banner
Banner