Utilizan Ratas Para Reducir Efectos Del Juego Compulsivo

Investigadores dedicados al estudio del cerebro humano de la Universidad de British Columbia en Canadá, lograron establecer con la ayuda de ratas, que el problema de las conductas relacionadas con el juego compulsivo, puede ser tratado con fármacos que bloquean los receptores de la dopamina D4. En el estudio, los animales debieron enfrentarse a un juego al estilo de las tragamonedas de los casinos.

 

Los profesionales lograron reducir en las ratas el comportamiento similar al del juego compulsivo, demostrando por primera vez que este problema en los seres humanos puede ser tratado con estas medicinas.

"Se necesita más trabajo, pero estos hallazgos ofrecen una nueva esperanza para el tratamiento de la adicción al juego, que es un problema creciente de salud pública", dijo Paul Cocker, autor principal del estudio y estudiante del Departamento de Psicología de la Universidad. "Este estudio arroja nueva luz sobre la importancia de los procesos cerebrales que participan en juegos de azar y las adicciones al juego", aseguró.

Para el estudio, las ratas debieron jugar con bolitas de azúcar utilizando un dispositivo especial al estilo de una máquina tragamonedas que tenía tres luces y dos palancas, las que podían empujar con sus patas. Las ratas presentaban varias conductas relacionadas con problemas con el juego, tales como la tendencia a tratar a las "casi pérdidas", como similares a las ganancias.

Basándose en una investigación anterior, el equipo se centró en el receptor D4 de la dopamina, que se relaciona con una variedad de trastornos de la conducta, pero nunca se demostró útil en el tratamiento del juego compulsivo. El estudio encontró que las ratas tratadas con un medicamento que bloquea los receptores de la dopamina D4, exhibieron niveles de reducción en los comportamientos asociados con problemas de juego.

Mientras que los resultados sugieren que el bloqueo del receptor de la dopamina D4 puede ayudar a reducir las conductas de juego patológico en humanos, los investigadores señalaron que se necesitan más investigaciones, antes de que las drogas puedan considerarse un tratamiento farmacéutico viable para tratar el juego patológico.

"El juego patológico se considera cada vez más como una adicción de comportamiento similar a la adicción a las drogas
o el alcohol, pero se sabe relativamente poco sobre la forma de tratar el problema del juego", dijo Cocker. "Nuestro estudio es el primero en demostrar que mediante el bloqueo de estos receptores, podríamos ser capaces de reducir los aspectos gratificantes de los casi pérdidas que parecen ser importantes en el juego".

En el estudio de 16 meses, un grupo de 32 ratas de laboratorio respondió a una serie de tres luces intermitentes antes de elegir entre dos palancas. Una combinación de luces (todas las luces iluminadas) marcaba una victoria y siete combinaciones (cero, uno o dos luces) marcaba una pérdida. Una palanca de "cash-out" premiaba a la rata con 10 bolitas de azúcar en los turnos ganadores, pero penalizaba en 10 segundos de tiempo sin juego cuando perdían en los turnos. La palanca de "roll again" (tira de nuevo) permitió que las ratas comenzaran un nuevo giro sin penalización, pero no proporcionaba bolitas de azúcar.

Curiosamente, las ratas mostraron una tendencia a la elección de la palanca "cash-out" cuando dos luces ("casi pérdidas") se iluminaban, lo que sugiere que las ratas, como las personas, son susceptibles al efecto denominado conato de pérdida. Al bloquear los receptores D4 con los fármacos, los investigadores fueron capaces de reducir con éxito la elección de la rata por la palanca de "cash-out" en los giros no ganadores.

El fármaco bloqueador de D4 utilizado en el estudio anterior fue probado en seres humanos en un intento para tratar trastornos del comportamiento como la esquizofrenia, pero parecía no tener ningún efecto.

El conato de pérdida, o "casi pérdida" es un signo cognitivo común considerado como un factor importante en el desarrollo de problemas de juego patológico. El hecho de que las máquinas tragamonedas tienden a tener una proporción relativamente alta de posibilidades fallidas en comparación con otros juegos de azar, puede ser la razón de que las máquinas tragamonedas sean una forma tan particularmente adictiva de los juegos de azar.


 

 

Fuente:www.sciencedaily.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner