Ese déficit fue puesto al descubierto el mes pasado cuando Macao fue golpeado por un tifón que mató a 10 personas y dejó sin energía y agua a más de la mitad de la ciudad.

Años de mala administración, una mala planificación y la corrupción son las razones clave por las que el dinero no fue utilizado de la manera correcta, de acuerdo a académicos, legisladores y residentes.

"Podrían gastar mucho más", dijo Eric Sautede, ex profesor universitario de Macao, y ahora investigador especializado en la antigua colonia portuguesa, refiriéndose a la inversión en infraestructura.

Comewntó que las arcas del gobierno tienen tando dinero que podría funcionar durante los próximos años sin recaudar impuestos.

Sin embargo, los impuestos de los seis operadores de casinos de Macao -que representan más del 80% de los ingresos del gobierno anualmente- continúan llegando al fisco.

Este territorio del sur de China tiene cero deuda pública y tenía reservas fiscales por 55.000 millones de dólares a finales de 2016, lo que equivale a un 540 % del gasto público ese año, según estadísticas de la oficina financiera de Macao.

La autoridad monetaria de Macao dijo que invierte las reservas en una cartera de activos globalmente diversificada, con un "estricto control sobre el nivel de riesgo general de la cartera".

La tasa de retorno anual durante 2012-2016 osciló entre el 0,7 % al 3 %, apuntó.

El gobierno de Macao normalmente distribuye un efectivo anual de 9.000 patacas (1.117,73 dólares) para cada una de las más de 600.000 personas que viven en el territorio, así como subsidios en educación y pequeñas empresas.

La tasa de ejecución del gobierno para proyectos de infraestructura como carreteras, puentes, puertos y escuelas también fue baja en los últimos años, según un análisis de las cifras del gobierno.

En 2013, cuando los ingresos de los casinos llegaron a un récord de U$S 45.000 millones, el gobierno tenía una tasa de ejecución de menos del 40%.

El gobierno dijo en un correo electrónico que los proyectos fueron "obstaculizados por razones diferentes".

Las tasas de ejecución mejoraron desde 2014, después de los nombramientos de funcionarios respaldados por Beijing, encargados de limpiar un rastro de corrupción dejado por sus predecesores que ahora se enfrentan a largas penas de cárcel.

En 2016 la tasa de ejecución subió a un 85%, aunque la asignación presupuestaria para infraestructura pública disminuyó, bajando a 11.100 millones de patacas en 2016 de los 14.800 millones de patacas el año anterior. En 2012, el número fue de 19.800 millones de patacas.

También se prevé un nuevo proyecto de ley para mejorar la transparencia en la redacción de los presupuestos y el control de las finanzas públicas.

Sin embargo, los proyectos de obras públicas pendientes aún están dispersos por Macao con presupuestos en aumento, según los economistas.

Un nuevo hospital público fue diseñado para abrir este año, pero todavía está en una fase de construcción temprana. La nueva terminal de transbordadores de Macao, por su parte, debía abrir en 2007, pero sólo se terminó este año, con 10 años de retraso y cinco veces su presupuesto original.

Paul Bromberg, director ejecutivo de Spectrum Asia, una firma de consultoría, dijo que las obras públicas de Macao se retrasaron con frecuencia.

"Recuerdo a los funcionarios del gobierno hablando de los planes para construir un tren ligero en 2003 y ahora es 2017 y todavía no hay sistema ferroviario", dijo.

El gobierno sigue lidiando con las secuelas del tifón, estimando esta semana las pérdidas en 1.400 millones de dólares. Más de 100 instalaciones públicas fueron dañadas y 500.000 árboles fueron destruidos, mientras que dos casinos permanecen aún cerrados.

Las cifras no incluyen las pérdidas potenciales para las empresas obligadas a suspender las operaciones comerciales, debido a los daños causados ​​por tifones.

El gobierno designó una nueva comisión para manejar desastres naturales y dijo que construirá una contención de la marea, para ayudar a aliviar las inundaciones en el futuro.

Sin embargo, los residentes estimanque no esperan cambios en el corto plazo.

"El gobierno ha estado hablando de ello durante décadas", dijo Harald Bruning, director del periódico Macau Post Daily, refiriéndose al proyecto del muro contra las mareas. "Supongo que el proyecto sólo se completará en la próxima década", agregó.