La Moneda Bitcoin Tuvo Su Primer Crack

La moneda virtual utilizada en Internet denominada Bitcoin, el último fenómeno económico-tecnológico, sufrió la semana pasada su rápido descenso en la cotizaciòn llegando a 65 dólares en dos días, luego de haberse mantenido en 266 dólares. Aunque virtual, se trata de una moneda con validez legal, ya que sirve para jugar online y comprar bienes y servicios donde la acepten.

El bitcoin, que llegó a cotizarse en 266 dólares el miércoles, se vendía este viernes a tan sólo 65 dólares, según la plataforma Mt. Gox, que administra 80% de los intercambios de bitcoins y debió cerrar sus puertas temporalmente el jueves.

De acuerdo a algunos analistas, el alza vertiginosa que conoció el bitcoin habría sido provocada por inversores rusos y chipriotas que buscaban poner a buen recaudo sus euros cuando estalló la crisis financiera en Chipre. Pero para el profesor de economía Steve Hanke, de la universidad estadounidense John Hopkins de Baltimore, la burbuja de los bitcoins "explotó" por la presión de inversores "mayoritariamente estadounidenses".

Inventada en 2009 tras la crisis financiera mundial por un misterioso informático oculto bajo el seudónimo de Satoshi Nakamoto, el bitcoin conoció el jueves "una caída mayúscula", reconoció a AFP, Gavin Andresen, responsable científico de la Fundación Bitcoin. "Hubo mucha especulación de corto plazo, por gente que vio que el precio subía y quiso hacer dinero y luego intentó escapar antes de que el precio se desplomara", dijo.

En marzo, la plataforma Mt. Gox sumaba 60.000 cuentas abiertas; a principios de mes, 75.000; y, en los últimos días, habría pasado a registrar 20.000 altas diarias. "La asombrosa cantidad de nuevas cuentas que se han abierto en los últimos días, sumadas a las ya existentes y, además, al número de operaciones recientemente registradas han tenido un impacto en nuestro sistema y éste empezó a ralentizarse", expresó Mt.Gox en un comunicado. Además, el servicio ha sufrido un ataque de denegación de servicio (DDoS), que habría jugado un papel relevante en el desplome del valor.

La volatilidad del precio "no es buena para el bitcoin", dijo Andersen. "Pero a medida que el bitcoin aumenta de valor y que las infraestructuras que lo rodean alcanzan cierta madurez su precio en relación a las otras divisas tenderá estabilizarse", afirmó. Ese proceso puede llevar "algunos años" e incluir momentos "caóticos", admitiò.

El bitcoin es "creado" ("mined") por la resolución de programas matemáticos complejos generados por ordenador. El software de estos programas plantea una dificultad "exponencial" a la ahora de "acuñar" nuevos bitcoins, cuyo número ha sido limitado a 21 millones.

Esta complejidad alimenta el riesgo, estimó el Banco Central Europeo (BCE) en un informe publicado en octubre pasado.

Los intercambios son, además, totalmente anónimos. Y este "alto grado de anonimato" puede conducir al bitcoin a convertirse en una "alternativa monetaria al tráfico de drogas y al blanqueo de dinero", sostuvo el BCE.

La institución bancaria regional alertó también sobre la posibilidad de un funcionamiento "a la Ponzi", un sistema que consiste en remunerar a los primeros inversores por
los depósitos de inversores llegados con posterioridad y que fue utilizado por el estafador Bernard Madoff. Los usuarios de bitcoins sólo pueden retirar su dinero si otras personas les compran bitcoins.

La divisa es creada, distribuida y autenticada sin la intervención de bancos ni gobiernos. Sus características criptográficas hacen que resulte prácticamente imposible falsificarla.

El sistema utiliza un software libre que se puede descargar en Internet y que permite poseer y transferir dinero de forma anónima, bajo un pseudónimo. Las monedas pueden ser guardadas en cualquier ordenador o en los equipos de un tercero que ofrezca el servicio de almacenar ese archivo. En cualquiera de los casos, los bitcoins se pueden enviar a través de Internet.

Finalmente, el sistema tampoco ha escapado a ataques informáticos, como sucedió en 2011 cuando "valijas" virtuales de bitcoins fueron hackeadas.

En realidad, el número de establecimientos que por el momento aceptan bitcoins es reducido y se limita a algunos sitios web de juegos o de tecnologìa, si bien se llegó a vender un porsche Cayman por 300 bitcoins. El comprador pagó 4 dólares por cada una de estas monedas, con lo que desembolsó sólo 1.200 dólares por este deportivo. El vendedor, a día de hoy, perdería dinero: a un tipo de cambio de 50 dólares, ingresaría 15.000 dólares.

Sin embargo, algunos hicieron fortunas, como es el caso de un jugador de póker online del sitio Switch Poker, que había convertido sus fondos que ascendían a 150 mil euros, en bitcoin dejándolos allí guardados. Después de un año, y gracias a no haberlos convertido en euros, el rápido ascenso del valor de la moneda virtual hizo que ahora sus depósitos asciendan a cerca de un millón de euros.

La firma estadounidense BitPay de Atlanta, procesa transacciones con bitcoin de más de 4.500 empresas. Recibe pagos en bitcoins y envía el equivalente en efectivo al vendedor indicado, lo que implica que los clientes están protegidos de la volatilidad de la ciberdivisa.

El programador de software argentino Patricio Fink relató cómo cambió hace poco, bitcoins por dólares estadounidenses a una pareja de turistas australianos en un cafe Starbucks de Buenos Aires.

Los visitantes querían dinero con la cotización del mercado paralelo, pero sin tener que ir a una "cueva" de cambistas o a través de los arbolitos para obtenerlo. Fink, por su parte, quería más bitcoins para proteger a sus ahorros de la inflación reinante en Argentina.

"Es algo nuevo", dijo Fink, un joven de 24 años que describió su experiencia a Associated Press. "Y funciona bien", admitiò.

 


 

 

Fuente:www.afp.com, www.expansion.com y hosted.ap.org

 

 


 
Banner
Banner
Banner