En México Decomisaron Más De 4.500 Tragamonedas Ilegales

Desde que el gobierno de México inició en el pasado julio un operativo a nivel nacional para decomisar y destruir las tragamonedas prohibidas por la ley, actualmente son 4.578 las máquinas decomisadas por las autoridades en mercados, farmacias, negocios de comestibles y locales de videojuegos.

Según estimaciones de la Dirección General de Juegos y Sorteos de la Secretaría de Gobernación (DGJS), hasta el año pasado existían en toda el territorio mexicano entre 70 mil y 75 mil de estos minicasinos.

Las tragamonedas ilegales generan en México un ingreso aproximado de 28.800 millones de pesos cada año, es decir, unos 85, 7 millones diarios.

El programa contra las tragamonedas inició con acciones simultáneas en el Distrito Federal y el Estado de México, consideradas dos de las entidades con mayor incidencia de este fenómeno.

Se realizaron operativos en demarcaciones como Cuautitlán Izcalli, Tecámac y Villa Victoria, en el Edomex, así como en la Delegación Gustavo A. Madero del DF.

En el "Programa para eliminar las máquinas tragamonedas", participan la DGJS, la Policía Federal y la Procuraduría General de la República, así como autoridades locales de seguridad y justicia. Se puso en marcha, de acuerdo con la Segob, en atención a diversas voces ciudadanas, en especial de padres de familia que demandaron proteger a los sectores vulnerables, como son los menores de edad.

La ilegalidad de estos dispositivos radica en que no están autorizados, son juegos de azar que funcionan con dinero en efectivo y entraron al país de contrabando.

Para Segob, representan un "peligro latente" para la sociedad, pues la adicción que genera es considerada por los médicos como la "cocaína-crack" de los juegos de apuestas.

En los primeros días de la campaña federal de denuncia contra máquinas tragamonedas, la Segob recibió 451
reportes telefónicos.

Esta semana, el organismo inició una campaña de información y denuncia a través de spots en medios de comunicación, bajo el lema "la adicción no es ningún juego".

La intervención de la fuerza pública de los tres órdenes de gobierno es necesaria para combatir eficientemente las máquinas tragamonedas en el país.

El presidente de la Asociación de Permisionarios y Proveedores de Juegos y Sorteos (APJSAC), Alfonso Pérez Lizaur, dijo que la Segob no tiene la capacidad suficiente para combatir sola este fenómeno, que cada año deja ganancias superiores a los 28.000 millones de pesos.

"Para combatir las tragamonedas se requiere decisión y uso de la fuerza pública. La Dirección de Juegos tiene poco personal, pero pueden hacer un convenio por ejemplo con la Policía Federal para que ésta vaya y retire las máquinas. Las acciones aún son insuficientes.

"Tendrían que hacerlo a través de la Policía, y eso no se va hacer hasta que se reconozca que es un problema realmente serio de afectación a los jóvenes, independientemente de la evasión fiscal y de las posibles implicaciones con el crimen organizado", señaló.

En opinión de Pérez Lizaur, es prácticamente imposible sacar de circulación todos los dispositivos de los casinos ilegales y "changarros", aunque estimó que sí es factible disminuirlo en forma importante siempre y cuando, insistió, intervengan estados y municipios.

Estimó que existen en el País al menos 100.000 máquinas tragamonedas -30.000 más de las que calcula la Segob- y que el número de usuarios podría ascender a un millón, en su mayoría, dijo, adolescentes y jóvenes.


 

 

Fuente:www.larazonsanluis.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner